cabecera

    29 de agosto de 2014
1339/3691

La inversión en periódicos impresos en EE UU cayó a niveles de hace 60 años

La crisis de la publicidad se agrava y hunde a la prensa

Última actualización 03/04/2012@13:25:17 GMT+1

En 2011 el sector publicitario español facturó lo mismo que en 2003 y un 6,5% menos que 2010. Las perspectivas para el año 2012 continúan siendo malas excepto para Internet, el único soporte que registra un crecimiento de un 12,6%. La inversión publicitaria en televisión y en prensa escrita española caen un 9,5% y 14% respectivamente.

Los malos datos del sector publicitario se materializan en cierres de cabeceras (el último en caer ha sido ‘Público’, que se ha quedado reducido a su edigión digital) y emisoras de radio y televisión, que seguirán sucediéndose durante 2012, a tenor de las malas perspectivas que prevé InfoAdex para este año, que, asegura, ya ha comenzado mal.

La inversión publicitaria en España, que supone un 1,1% del PIB, ha retrocedido a niveles de 2003, según InfoAdex, que ha hecho público su estudio anual del sector. Si en 2010, un año malo, facturó 12.893 millones de euros, en 2011 la cifra de negocio se quedó en 12.061 millones. Los medios tradicionales (prensa, radio, televisión e Internet), han visto esfumarse el 6% de la inversión, que pasó de 5.858 millones a 5.505 millones de euros. Las televisiones autonómicas perdieron un 27,4% y los diarios, un 14%, lo cual agrava aún más sus escuálidos resultados.

Internet, que sí ha subido y continuará haciéndolo, sigue representando sin embargo un porcentaje muy pequeño del pastel publicitario, con 900 millones de euros facturados en España. De estos, además, un tercio se queda en la caja de Google, lo cual no ayuda a sostener el sector de los medios o ayudarle a levantar cabeza.

Más optimista que InfoAdex, la empresa Strategy Analytic, según La Presse, prevé que la inversión mundial crezca en 2012 para llegar hasta los 484.000 millones de dólares en el mundo. Internet seguiría siendo el medio que más sube, con un 12,8% de aumento, mientras la televisión lo haría un 5% y la prensa escrita se mantendría, con un 0,5% positivo. Apoya su predicción positiva en la celebración eventos este año de gran impacto internacional como los Juegos Olímpicos de Londres, la Copa de Europa y las elecciones presidenciales de EE UU.

El drama de la prensa escrita

Los diarios impresos siguen viendo cómo se les escapa de las manos su principal fuente de ingresos. Los de tirada nacional sufrieron unos recortes del 17%, seguidos por los regionales, con un 12,7% y los deportivos, que tuvieron un 12% menos de anunciantes.

En EE UU la situación es igual de grave, o peor. Los ingresos publicitarios estimados para la prensa escrita para 2011 son de 20.700 millones de dólares, el más bajo registrado desde los 19.500 millones de dólares de 1951, hace 60 años, según datos de la Newspaper Association of America recogidos por Seeking Alpha. Si a la inversión publicitaria en papel se suma la publicidad online de algunas cabeceras, la cifra remonta hasta 22.600 millones de dólares, un tercio de los 64.000 millones que facturaron los periódicos en 2000.

Si Robert Niles, de OJR tiene razón, los ingresos publicitarios del papel caerán aún más cuando los anunciantes se den cuenta de que su inversión no se corresponde con el tiempo, en declive, que los consumidores pasan en los periódicos impresos. Para optimizar el retorno de su inversión, Niles se apoya en un estudio de Flurry para sugerir que los anuncios seguirán migrando, como los lectores, hacia Internet y los dispositivos móviles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?   Si (1)   No(0)
1339/3691
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia



Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.