www.media-tics.com

Cuando Jerome Weidman conoce a Einstein: lección de liderazgo

martes 02 de septiembre de 2014, 12:00h

Entre las historias de vida que nos enseñan a liderar mejor, hay una que especialmente me impresiona: la noche que el Pulitzer Jerome Weidman conoció al Nobel Albert Einstein.

José Luis Zunni, Director Edición Online ECOFIN, Miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos, Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la Escuela Europea de Negocios y Coordinador del Foro de Management y Nueva Economía de la EEN. Experto en Management y formador de directivos y profesionales en las técnicas de liderazgo.
José Luis Zunni, Director Edición Online ECOFIN, Miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos, Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la Escuela Europea de Negocios y Coordinador del Foro de Management y Nueva Economía de la EEN. Experto en Management y formador de directivos y profesionales en las técnicas de liderazgo.

Jerome Weidman que fue novelista, guionista y dramaturgo, ganador del Premio Pulitzer, relata la noche en que le invitaron a cenar en casa de un distinguido filántropo neoyorquino. “Después de la cena, nuestra anfitriona nos llevó a una sala enorme. Aparentemente, me esperaba una velada de música de cámara”.

Weidman no era precisamente un adicto a la música, más bien lo contrario. Y cuando todo el mundo aplaudía, hizo lo propio.

“Al instante oí una voz suave, pero sorprendentemente penetrante, que me preguntaba si me gustaba Bach”. Weidman no conocía nada sobre Bach, pero sí le era familiar uno de los rostros más famosos del mundo que estaba sentado a su lado: el del profesor Albert Einstein.

La sorpresa fue para Weidman que cuando le confesó a Einstein que no sabía nada de Bach ni que distinguía los tonos musicales, el maestro le llevó al piso de arriba a la biblioteca, una habitación atestada de libros. Entonces le preguntó si había algún tipo de música que le gustase, y asintió con la cabeza cuando le respondió que prefería la música donde pudiera seguir la melodía, como por ejemplo, casi cualquier tema de Bing Crosby.

Einstein se acercó a un fonógrafo y empezó a sacar discos e inmediatamente empezaron a escucharse los compases relajados de “When the Blue of the Night Meets the Gold of the Day”, de Bing Crosby.

“Einstein me sonrió y llevó el compás con su pipa. Después de tres o cuatro frases, detuvo el fonógrafo y me preguntó qué era lo que acababa de escuchar”.

A Weidman le pareció lo más sincero intentar cantar la letra que conocía de esa canción. Entonces Einstein le habló en tono más fuerte estimulándolo por el hecho de que sí tenía oído para la música.

Weidman no creía que fuera una prueba suficiente de que comprendía mejor la música y que pudiera sentir placer en ello. A lo que Einstein le respondió con el siguiente ejemplo: “¿Recuerda su primera lección de aritmética en la escuela? Suponga que en su primerísimo contacto con los números el maestro le hubiera pedido que resolviera un problema, digamos, que tuviera que ver con la división o las fracciones. ¿Lo hubiera podido hacer?”

Weidman respondió que no y Einstein afirmaba que obviamente no hubiera podido hacerlo y que “como resultado de ese pequeño error de su maestro, es posible que durante toda la vida se le hubiera negado la belleza de la división y de las fracciones. En su primer día, ningún maestro sería tan tonto”. Entonces, dijo Einstein, que de la misma forma que el maestro empezaría por las cosas más sencillas, también es así con la música.

Siguieron intentándolo con más discos que el maestro iba poniendo y Weidman tarareaba acompañando cada uno de ellos. Y lo que le sorprendía a Weidman era que Einstein estaba totalmente concentrado como si fuera lo único que le interesara, hasta que finalmente le dijo: “muy bien joven, ya estamos listos para Bach”

Al regresar a la sala de la planta inferior, los músicos estaban por iniciar una nueva interpretación. Al terminar la función, la anfitriona se dirigió a Weidman y Einstein diciéndoles que sentía mucho que se hubieran perdido gran parte de la función.

Pero Einstein al responder que también lo sentía, agregó: “Mi joven amigo y yo, sin embargo, estábamos ocupados en la actividad más grande de la que es capaz el hombre: abriendo un fragmento más de la frontera de la belleza”.

¿A qué se refería con esta frase? A que el arte en general, evidencia la sensibilidad del hombre, su capacidad de demostrar sin miedos sus reales sentimientos. Los grandes líderes si en algo han destacado, es justamente en su empatía hacia los demás, en ponerse en el lugar del otro y en demostrar hasta en los más pequeños detalles, que las otras personas que comparten tareas y equipo sí le importan.

Había comprendido Einstein el movimiento del cosmos como nadie. Revolucionó la física y las matemáticas, pero lo que siempre destacó de su carácter y personalidad, era su absoluta originalidad en el enfoque de los temas. “Cómo veo el mundo”, una de sus obras, es la síntesis de su pensamiento.

La noche que Weidman conoció a Einstein, es una lección de liderazgo desde el interior del alma. Porque la belleza de una obra que se plasma en un cuadro o en una partitura, previamente subyace en los sentimientos del autor. La belleza es más profunda por lo que representa que por lo que es.

La lección de Einstein a Weidman traspasa las fronteras del conocimiento hacia la dimensión del hombre. Bastaba con esforzase en comprender la música que Weidman no quería escuchar, para descubrir que durante el resto de su vida disfrutaría no solamente de Bach, sino de la belleza de la música.

Finalmente le hizo entender que la trascendencia del hombre solamente se da cuando toma consciencia de lo humano y que se manifiesta en las pequeñas cosas de la vida. Cuando al menos una persona enseña a los demás la magnificencia de traspasar “la frontera de la belleza” que Einstein abrió a Weidman aquella noche.

Esa es la grandeza del liderazgo de Einstein, cuya filosofía de vida le permitió afirmar “entre el conocimiento y la imaginación, elijo la segunda, porque el primero se agota y con la imaginación puedo navegar por el universo”. Sin duda, Bach le ayudaba a esos viajes infinitos de su poderosa mente, pero quiso que su pupilo esa noche, comprendiera lo simple que es sentir la música, al mismo tiempo que demostrar que somos personas y nos emocionamos con la belleza.


Otros post:


Memorias de África: hay una Karen Blixen en cada mujer líder

Helia Lajeunesse: la que fue niña esclava que lucha por acabar con la esclavitud infantil

¿Se le puede tomar manía al trabajo y responsabilidades diarias?

La llave para iniciar una start-up está en la mente

La visión de Michelle Obama sobre el liderazgo de los jóvenes

Jane Goodall: una de las grandes mujeres científicas y líderes de nuestro tiempo

Mujeres líderes y liderazgo "bottom-up"

Faltan hombres líderes que lideren como mujeres

Rajoy y el buda de los maestros

La pesada carga del arrepentimiento

El "estado mental alerta" del presidente Rajoy

Los diez minutos que salvaron mi vida. Sepamos liderarnos a nosotros mismos

Mariposas y Mujeres. La auténtica transformación del liderazgo

¿Es Ud. dueño de su tiempo... o "baila" al ritmo de los demás?

¿Hay CISNES NEGROS en la UNIÓN EUROPEA?

Simplifique su vida y cómprese un poco de tiempo

Chariots of fire (Carros de fuego) o el deporte como lección de liderazgo y valores en la vida

La Paradoja de Abilene (The Abilene Paradox) o la opinión individual frente a la del grupo

¿Es Ud. una persona negativa? Entonces es peor que un hecho negativo

La Inteligencia Emocional enseña a que no se tenga miedo a manifestar la opinión del equipo

Prefiero entender un por qué

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.