www.media-tics.com

Joaquín Almunia, Guillermo de la Dehesa y A.C. Grayling en Hay Festival Segovia

Desafíos internacionales: el Brexit y el Trumpit

El filósofo A.C. Grayling en Hay Festival Segovia
Ampliar
El filósofo A.C. Grayling en Hay Festival Segovia

Winston Churchill aseguraba que “la democracia es el menos malo de los sistemas políticos” y que “el mejor argumento en contra de la democracia es una conversación de cinco minutos con el votante medio”. Fenómenos internacionales como el triunfo del Brexit y de Donald Trump parecen dar la razón al que fuera primer ministro británico. Un político, un economista y un filósofo dan su propia visión del panorama internacional en Hay Festival Segovia.

Los acontecimientos políticos que tuvieron lugar en el año 2016 han reabierto el debate acerca de la crisis de la democracia. En junio se celebró un referéndum que fue el punto de partida para la salida de Reino Unido de la UE, con tan solo el apoyo del 52% de las personas que fueron a votar. El otoño también llegó cargado de sorpresas, con el Parlament de Cataluña aprobando un referéndum “vinculante” de independencia y el vuelco en las elecciones estadounidenses que permitió llegar a la presidencia del país a Donald Trump.

A.C. Grayling, uno de los filósofos más conocidos de Reino Unido, pone de manifiesto en su último libro “La democracia y sus crisis” que este sistema representativo en el que el “demo” (pueblo) tiene el poder último, está sido manipulado.

En la charla que tuvo lugar durante la celebración de Hay Festival Segovia, A.C. Grayling aseguró que el problema es que se proponga que la sociedad tenga “autoridad y buen gobierno”. Los votantes se mueven por el cortoplacismo y casos como el Brexit y la elección de Trump, “desastres absolutos” en opinión del filósofo, muestran que es necesario que la gente deje de tener una “actitud relajada”.

Algo tan deseable como fue la llegada de la democracia representativa, es hoy un arma de doble filo. Los gobernantes utilizan diferentes métodos de persuasión, el más evidente es el de realizar promesas que saben que no podrán cumplir, porque en realidad se rigen por intereses particulares y una férrea disciplina de partido. “Nuestro orden democrático ha sido secuestrado”, afirmó Grayling con rotundidad.

Trump

El fenómeno Trump no se entendería sin tener en cuenta que existen empresas que llevan a cabo técnicas de análisis de Big Data capaces de hacer que en una votación gane la opción deseada. El economista Guillermo de la Dehesa señaló en un debate con el exministro del PSOE Joaquín Almunia, que “desgraciadamente, Trump ha estado bien asesorado”. Su campaña se centró en la construcción de un mensaje en Twitter con el que su público objetivo se sintiera representado. Ese trabajo se realizó fundamentalmente en las redes sociales, pero también, como apunta Almunia, en los cuatro estados con industrias decadentes en los que necesitaba el apoyo de los ciudadanos para ganar.

Una vez que ha llegado a la presidencia, las cosas son más complicadas. En algunos asuntos el poder del presidente es muy débil, algo que se ha puesto de manifiesto con el rechazo de los republicanos a sus propuestas en materia sanitaria, inversiones en infraestructuras o la ruptura de negociaciones internacionales para acuerdos comerciales. En cambio, como apuntó Grayling, sí tiene la capacidad de “declarar la guerra o el estado de emergencia sin pasar por el Congreso”.

En su opinión, estamos en el momento en el que la democracia exige una rendición de cuentas a los políticos, pero el problema es que las agencias de datos que tanto influyen en la opinión pública no tienen que hacerlo.

Brexit

En el referéndum de Reino Unido también se incluyeron de antemano ingredientes que permitieron redirigir al electorado hacia el ‘sí’. Según Grayling, abanderado del ‘no’, no permitir votar a jóvenes de 16 años o expatriados explica en gran parte el resultado de la consulta. Otra razón de peso fue que los medios de comunicación aseguraban que el ‘no’ era la opción mayoritaria, y con esa premisa mucha gente se quedó en casa porque llovía.

Joaquín Almunia y Guillermo de la Dehesa fueron más allá al asegurar que los que proponían la salida de la UE, o no contaron a los ciudadanos cuáles serían las consecuencias de su decisión, o directamente ni ellos sabían cuáles eran. Prueba de ello es que la primera ministra británica Theresa May ha solicitado un periodo de implementación de dos años desde el momento en que se haga efectivo el Brexit, en vista de las dificultades que está encontrando para su ejecución.

Algunas de los problemas con los que se encontrará Reino Unido fueron enumerados por Almunia y de la Dehesa:

-Tener que seguir contribuyendo al presupuesto europeo por los acuerdos adquiridos anteriormente.

-Un vacío legal, al no depender del Tribunal de Justicia europeo para resolver determinadas disputas.

-No poder negociar acuerdos comerciales durante los dos años de prórroga porque se mantendrá la libre circulación de bienes y servicios, además de la de personas.

-El PIB ya crece menos que el de la inmensa mayoría de países de la UE, su evolución es de la mitad. A esto hay que añadir que la City era contraria a esta salida y supone casi el 13% de su PIB. La salida provocaría una caída entre el 3,75 y el 7,75%.

-Los bancos extranjeros trasladarán su sede fuera del Reino Unido y solo dejarán allí una sucursal.

¿Cómo podemos evitar ser engañados?

A.C. Grayling afirmó que “estamos siendo tratados como ovejas de un rebaño por los pastores que usan estas técnicas y en cuyas manos somos muy moldeables”. Sin embargo, el filósofo no quiso que quedara la sensación de que pensaba que los ciudadanos eran ignorantes por votar lo que votan. En su opinión, es absolutamente legítimo que la gente se centre en su vida y no tenga que estar pendiente de fiscalizar a todas horas a sus gobernantes. Sin embargo recalcó que no podemos limitarnos a ir a votar cada cuatro años. “Debemos estar dispuestos a estar informados y ser parte del debate; saber evaluar y ser escépticos; ser críticos pero constructivos”. Para llegar a ese punto de madurez democrática, previamente las instituciones académicas tienen que enseñarnos lo que significa ser ciudadano y ofrecernos diferentes puntos de vista para que seamos capaces de realizar un análisis competente de la realidad.

En el contexto de crisis democrática en el que nos encontramos, Grayling considera que la celebración de un referéndum no es la mejor opción. Pero si en su país se llegara a repetir el referéndum, abogó por hacerlo sobre los hechos, con una hoja de ruta clara.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.