www.media-tics.com

    
¿De verdad somos capaces de cambiar procesos en las empresas? En ocasiones no cambia nada, y si lo hace es de una forma muy lenta. Tal vez porque los protagonistas de los cambios no tienen claro cual es el final, ni siquiera como conseguirlo. Incluso porque el cambio en si mismo no puede producirse, no al menos siendo protagonizado por los que lo anuncian.

He leído con atención libros como “La nueva formula del trabajo” –Ed. Conecta, 2015- de Laszlo Bock (Vicepresidente de Gestión de Personas de Google), artículos y post de diferentes fuentes, ejemplos de cambios y transformaciones de éxito en organizaciones –mejor no hacer ninguna lista-, incluso contenidos de cursos, masters y eventos –seguimos con más de lo mismo-, esperando extraer de ellos las claves para el cambio necesario en la gestión de las personas en las empresas, y mentiría si no digo que he extraído de todo ello excelentes ideas y aprendizaje. Que me permiten entre otras cosas, escribir este post. Pero ningún cambio excepcional.

Cambiamos los procesos de selección? #RRHH
Nuestra foto de portada corresponde al Blair Hall de la Universidad de Princeton cuya fundación data de 1746, reconocida como una de las más prestigiosas universidades del mundo. Durante su larga vida han pasado por sus aulas mentes brillantes como la de Albert Einstein que enseñaba e investigaba en el Instituto de Estudios Avanzados. Pero no se confundan: el talento no se compra, sino que es un don, parte de la inteligencia innata que además puede cultivarse con el esfuerzo y el estudio.

Por ello, al titular hoy nuestra aportación doctrinaria como “desarrollar el talento, no comprarlo”, es un llamado a la reflexión del papel que estas instituciones educativas de postgrado tienen en las sociedades modernas. En general, todos los procesos formativos, así como de capacitación y entrenamiento que las organizaciones ponen a disposición de su personal.

Desarrollar el talento, no comprarlo

En uno de los parques nacionales de Colombia que mostramos en nuestra foto de portada, se observa un grupo de flamencos. Los hemos elegido como ejemplo, ya que no existemanera más gráfica de comprender qué es el conocimiento, que tratar de clasificar las especies de animales vivos. Hasta la fecha su número oscila según qué factores se tengan en cuenta, caso de cuando se recopila información de la literatura taxonómica y sistemática de las bases de datos y de las recopilaciones históricas previas. Puede ocurrir que algunos nombres de especies sean sinónimos de otras (se refieren a la misma especie) pero se han cambiado los criterios taxonómicos, por lo que antes se consideraba una especie, ahora se consideran varias, y viceversa. En todo caso, la horquilla de cantidad de especies va desde los 1,5 a 2 millones (según algunas estimaciones), aunque se cree que se está subestimando el número real de especies que viven en la Tierra, pues cada año se descubren varios miles nuevas, lo que colocaría la cifra más aproximada a la realidad en una horquilla mucho mayor aún, que va de entre 5 a 50 millones.

No hay duda que cada vez que el cómputo numérico y de clasificación sube se expande el conocimiento humano sobre la naturaleza.

Leadrship from the core (Liderazgo desde el núcleo)

El Ngorongoro es un volcán al norte de Tanzania cuyas magnitudes asustan (20 km de extensión y 600 mts. de altura) y que está enclavado en el corazón de la sabana, con una inactividad de miles de años que alberga en el interior de su cráter una importante reserva de animales salvajes tales como cebras, gacelas, búfalos, elefantes, antílopes, flamencos y rinocerontes negros, siendo este último una especie críticamente amenazada de extinción. Sin duda uno de los grandes mamíferos que aún viven en el planeta y que nuestra foto de portada nos muestra con su porte de líder indiscutible.

La expresión tener “buen feeling” se ha desgastado más de la cuenta, porque se utiliza con diferentes propósitos y también diversos alcances. En cuanto a los primeros, en el ámbito laboral, es casi una regla no escrita pero de aplicación diaria, que todos los compañeros/as de departamento y/o equipo, tengan por objetivo personal agradar tanto a compañeros como a jefes, incluso algunas de las relaciones diarias derivarán en una real amistad; respecto al alcance, dependerá si la relación interpersonal se produce dentro de un grupo o se extiende a aquella que necesariamente debe tenerse con mandos intermedios, directores de departamento y la misma dirección. En todo caso, es tal la importancia que se le ha asignado al tener o no química en todos los ámbitos de las relaciones humanas, más allá del trabajo, que es lógico que a veces se le esté exigiendo un alcance que en realidad no tiene.

Buen feeling personal

Entre el 17 y 20 de enero próximo, se celebrará un nuevo encuentro anual del “World Economic Forum” en la ciudad suiza de Davos. Vale la pena destacar lo que dice en su Web como para que los líderes mundiales no lo olviden: “vivimos en un mundo acelerado e interconectado donde las tecnologías revolucionarias, los cambios demográficos y las transformaciones políticas tienen consecuencias sociales y económicas de largo alcance. Más que nunca, los líderes necesitan compartir ideas e innovaciones sobre cómo navegar mejor en el futuro”.

No podemos dejar de coincidir con esta visión con la que con matices diferentes, años tras año se pretende dar desde Davos. Pero la cuestión es si los líderes mundiales, políticos y representantes de las más importantes organizaciones a escala global, una vez que dejan la paradisíaca localidad suiza, están realmente persuadidos de que el tiempo corre y que las medidas de políticas para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, no pueden sufrir demoras.

Los retos de 2017

Nuestra aportación de hoy corresponde a la Parte II de “DTE (Digital Transformation Engine) (La máquina de transformación digital) (Parte 1)”

Digitalization triggers change (La digitalización dispara/activa el cambio)
Cada vez que se analizan comportamientos como la queja y la ira en las relaciones interpersonales en las organizaciones, no sólo se está afectando el buen ambiente, sino que también está alterando la salud física y mental de quiénes se conducen de esa manera. Quejarse y más aún, llegar a situaciones de descontrol emocional como es la ira, según la ciencia afecta la salud mental y física de quién lo hace.

¿Por qué las personas se quejan? Desde ya que tienen derecho a hacerlo, la cuestión es la forma en que lo hacen. Pueden llegar a torturar a otras personas de su entorno, laboral o familiar, con la negatividad constante. En los casos en que ante un enojo muy fuerte se escucha lo que coloquialmente se llama “estaba pegando voces”, no sólo está sacando al exterior sus emociones, sino que cree que es la manera de sentirse mejor. De desfogarse.

Queja e ira: malas consejeras

Los planteos que solemos hacernos respecto del uso del tiempo, acelerando nuestras tareas, a veces son un poco irreales o no conducen a nada positivo, porque en la creencia de que estamos haciendo bien nuestras tareas, o intentando solucionar problemas, en realidad los estamos complicando. El tiempo es un factor sistémico, es decir, que un problema en una de nuestras actividades puede afectar notablemente a otra actividad que aparentemente no tenga relación con la primera. Si nos faltan horas de descanso, es evidente que estaremos afectando nuestro rendimiento en el trabajo. Pero quizás uno de los problemas que más afectan el uso de nuestro tiempo disponible, es una mala planificación de nuestra agenda.

¿Desacelerar el ritmo?

El gran filósofo chino Lao Tsé decía que “el agradecimiento es la memoria del corazón”. Otro grande de la historia, aunque mucho más contemporáneo, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), poeta, novelista y dramaturgo alemán, afirmaba que “si nos encontramos a alguien que nos debe agradecimiento, enseguida lo recordamos. ¡Cuántas veces nos encontramos a alguien al que debemos agradecimiento y no pensamos en ello!”.

En la China antigua, en la Europa de los siglos XVIII y XIX ya había pensadores y autores que de alguna u otra manera se referían a la importancia del agradecimiento en las relaciones humanas
Cultura de gratitud y compromiso
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,234375