www.media-tics.com

    
Cada vez que analizamos cuáles son las claves para el desarrollo de líderes eficaces, se llega a la conclusión que los secretos de la ejecución exitosa de diferentes estrategias en organizaciones que contaban con un liderazgo fuerte, superaron ampliamente a otras organizaciones aunque fueran similares sus estructuras y servicios ofrecidos, porque la diferencia, la auténtica ventaja competitiva estaba en el buen liderazgo. Parece un intangible, pero en realidad no lo es. Es un activo en toda regla, cuya capacidad económica está en lograr y encauzar la sostenibilidad de la organización de cara a un futuro mediato.
Desarrollo de buenos líderes

El final de un proceso está influenciado por el inicio del mismo, nos guste o no admitirlo. Cierto es, que a lo largo del camino se habrán tenido que hacer ajustes, pero lo que nos importa no es cuántos ni en qué profundidad, sino que las personas en posiciones de liderazgo que empiezan una nueva empresa o que están lanzando un nuevo producto y/o servicio, deben saber lo antes posible, cómo quieren terminar.

Liderazgo fundamentado en valores humanos

Cuando se habla de cómo se puede evaluar el talento de una organización, existen obviamente, muchas métricas de rendimiento diferentes que se pueden utilizar. Pero la pericia del líder efectivo hace que preste atención y recuerde las veces que un empleado ha hablado en referencia a determinada cuestión o problema que preocupa y finalmente, cuáles han sido las acciones que ha implementado. Algo así como “obras son amores y no buenas razones”. En liderazgo también se aplica aunque no se diga en este lenguaje coloquial.

La organización es el principal producto

Jeffrey P. Bezos, el propietario de “The Washington Post” en referencia a la revolución digital que está afectando todos los sectores de la economía y la sociedad, dice: “no hay mapa y trazar un camino por delante no será fácil. Necesitaremos inventar, que significa que necesitaremos experimentar”. En definitiva, es la sensación que los líderes actuales tienen sobre qué es el mercado y cómo competir con capacidad de obtener beneficios y lograr mantenerse como empresa viable en el futuro.

Liderazgo digital
Como es habitual en nuestras aportaciones doctrinarias, iniciamos hoy una serie de artículos en los que estudiamos en profundidad los aspectos más destacados que deben conocer directivos, líderes empresariales, profesionales autónomos, jóvenes profesionales recién graduados, así como aquellos que ya tienen más experiencia laboral y académica, porque están cursando un master o algún curso específico de postgrado, o también, porque recientemente lo han finalizado. En todo caso, cualquiera de estos colectivos señalados, necesita comprender en profundidad el alcance de la transformación a la que están sometidas en el presente las organizaciones y como no puede ser de otra manera, la forma en la que hay que dirigir y liderar empresas y negocios en el mundo digital que hoy día todo lo contiene y controla.

Estamos expuestos cada minuto de nuestra vida al mundo digital. Estamos condicionados por nuevas pautas de consumo y renovadas formas de pensar. De ahí, que debamos estudiar, qué es lo que está sucediendo ahí fuera, para poder implementar acciones y tomar decisiones, acorde con este nuevo mercado y cultura empresarial.

DTE (Digital Transformation Engine) (La máquina de transformación digital) (Parte 1)
Cada vez que pensamos en mujeres y hombres líderes destacados, creemos que nuestra capacidad para llegar a ostentar algunas de esas posiciones es del todo imposible. Por ejemplo, cualquier mujer profesional en puestos de dirección puede pensar que llegar al nivel de Arianna Huffington, cofundadora y editora del “The Huffington Post” es una mera ilusión. O cuando un hombre que lleva algunos años en su puesto y tiene cuatrocientas personas bajo su mando, sabe que no tiene sentido pretender emular a Richard Branson fundador y presidente del Virgin Group. Pero en realidad se equivocan, porque toda persona tiene el potencial para convertirse en un gran líder. La cuestión pasa por las circunstancias que condicionan la vida y el éxito o fracaso de cada persona, pero igualmente concurren en cada una de ellas, los atributos características de personalidad para que se pueda tener la posibilidad de desarrollar todo ese “líder potencial” que llevamos dentro.

Lo que sí es importante, es que comprendamos qué cosas podemos hacer para mejorar aún más nuestras posibilidades, en caso de que se nos presenten, de poner en práctica nuestras habilidades y conocimientos para demostrar que podemos ejercer un liderazgo moderno y efectivo.

Ser percibido como líder

La transformación más difícil no es la de la estructura de una organización ante el cambio, sino cambiar la mentalidad y manera de hacer las cosas. Según algunos de los más importantes expertos internacionales en la materia, la llamada “industria de gestión del cambio” no ha prestado en los últimos años la debida atención a las consecuencias derivadas de llevar a cabo el cambio en una organización. Esto ha conducido a que los resultados finales del proceso de adaptación al cambio de muchas organizaciones, en un alto porcentaje hayan sido desastrosos. Y no se cansan de decir consultores prestigiosos en la materia, que el éxito es la excepción.

Ahora bien, cuando se centra el proceso de cambio en la cultura y mentalidad de esa organización, especialmente en la filosofía que se imparte desde la dirección, entonces las probabilidades de salir airosos ante la transformación se disparan

Change y performance Management
Durante la campaña electoral de Bill Clinton en 1992 cuyo oponente era George W. Bush (padre), se puso de moda una frase que fue muy utilizada en la política interior norteamericana y que sorprendió especialmente al Partido Republicano, que fue el que perdió las elecciones y tuvo que soportar la expresión “la economía, estúpido”. El origen de la misma se debe a que James Carville, que era el estratega de la campaña de Clinton, sostenía que ésta debía focalizarse en cuestiones de la vida cotidiana de los ciudadanos y de sus necesidades más inminentes. Para ello, en las oficinas centrales del partido se puso un cartel que tenía tres mensajes que forman parte de la comunicación demócrata a sus votantes:

- Cambio vs. más de lo mismo.

- La economía, estúpido.

- No olvidar el sistema de salud.

El blog tiene la palabra
Las personas cometen errores y los líderes también. Etimológicamente hablando, la palabra infalible significa que una persona nunca falla. Es evidente que la realidad es la que se termina imponiendo siempre en todos los ámbitos, pero también es cierto que es muy diferente según sean las circunstancias en las que ocurre en cada uno de ellos. Esto no puede excluir tampoco al liderazgo. La clave es la lucha y la voluntad que ponemos en nuestras tareas y responsabilidades que ejercemos cada día. Nuestra actitud frente a la vida.

El liderazgo consiste en hacer las cosas y ayudar a las personas a alcanzar su potencial. Pero en ningún momento la doctrina habla de infalibilidad. Es más, cuando algún autor o experto se ha atrevido a siquiera aproximar algún concepto parecido en referencia al liderazgo efectivo, la crítica es contundente. Porque por más eficaz que se sea a la hora de dirigir personas y organizaciones, el error siempre aparece. La cuestión es cómo se gestiona.

Ni mitos ni liderazgo infalible
El 80% de las ofertas de empleo no se publican, o su equivalente, solo se publican 2 de cada 10 ofertas de empleo.

Debemos dar este dato como válido, según un estudio de Lee Hecht Harrison de 2013, 3 de cada 4 ofertas de empleo no se publican, formando estas lo que conocemos por mercado oculto. Qué representa el 34% para las mujeres y el 66% para los hombres –datos del estudio-.

Madurez del mercado laboral o bisoñez de los Recursos Humanos #RRHH
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,25