www.media-tics.com

    

Blogs > Blog de Jesús Rodriguez

Como ya comente en mi último post, desde la definición hace más de una década de las tarjetas chip EMV por parte de las empresas franquiciadoras de Medios de Pago, numerosos países, principalmente de Europa, han avanzado en el proceso de migración de sus tarjetas de banda magnética a las nuevas tarjetas chip EMV. Proceso que en Europa ya podemos afirmar que se ha completado.

En el año 2.002, se finalizó la primera versión de la normativa EMV para tarjetas con microchip. Europa fue pionera en el proceso de migración de sus tarjetas bancarias, que consistía en la implantación y uso del chip frente a la banda magnética con el fin de combatir los riesgos de fraude en los medios de pago. Proceso que culminó en el año 2.010, considerándose este año como la fecha definitiva de implementación del chip en las tarjetas para toda el área de la UE.

Tal y como comenté en mi último post, actualmente se está gestando, a nivel de la Unión Europea, un Reglamento sobre la Interoperabilidad de la Firma Digital, que se prevé estará vigente entre diciembre de 2013 y enero de 2014.

En los últimos años, se vienen realizando numerosas iniciativas y esfuerzos para avanzar hacia la Interoperabilidad de la Firma Digital entre los países miembros de la Unión Europea.

España ha sido un país pionero en la definición de un marco jurídico que regula la validez y uso de la firma digital. Por ello, el 17 de septiembre de 1999, se publicó el Real Decreto Ley 14/1999.

A menudo, escuchamos hablar de manera indistinta de firma digital y firma electrónica, pero ¿es lo mismo? A esta pregunta hay que responder rotundamente “no”.

Seguridad en las transacciones bancarias

Actualmente, todos los procesos relacionados con la banca y los medios de pago exigen unos parámetros de seguridad que garanticen la protección del usuario y eviten el fraude.

Llevamos ya muchos años hablando de Phising, término que a día de hoy nos resulta familiar y que sabemos hace referencia a un delito informático, el que a su vez, es el origen de las estafas por suplantación de identidad digital.

En la actualidad, la suplantación de la identidad digital se está convirtiendo en una lacra que afecta a un alto porcentaje de usuarios y organizaciones en el mundo, al igual que en nuestro país, tal y como reflejan algunos estudiosos realizados al respecto durante el último año.

Es partir del año 2002, con la puesta en marcha del proyecto del “DNI Electrónico” y su posterior despliegue, cuando comienzan a sentarse las bases para que los ciudadanos españoles hagan uso de la criptografía. Nace, así, un nuevo documento de identificación personal, basado en una tarjeta Chip criptográfica, que permite identificarse y autenticarse de manera segura frente a las Administraciones Públicas, además de firmar digitalmente. A partir de este momento, es cuando podemos decir que se generaliza el uso de la criptografía entre los ciudadanos, al tiempo que se sientan las bases para su popularización y usabilidad.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,171875