27 de noviembre de 2020, 15:33:55
Tecnologías Emergentes

Las empresas asiáticas y estadounidenses se lanzan a invertir en el continente


Europa es ahora la nueva esperanza del mundo tecnológico

Por Miguel Ángel Ossorio Vega

A pesar de las dificultades económicas, el talento europeo atrae a empresas de todo el mundo. Europa se ha hecho fuerte en Inteligencia Artificial, Realidad Virtual, drones, robótica, Big Data y Machine Learning.


La carrera por conquistar el mundo digital no ha sido muy exitosa para Europa hasta el momento: el mercado sigue dominado por empresas estadounidenses y en los últimos años están creciendo compañías asiáticas o israelíes. Pero no europeas, al menos por fuera. Y es que el modelo europeo no se ha centrado en crear grandes compañías al estilo de Amazon, Uber o Facebook, sino en centrarse en pequeñas áreas concretas y especializarse al máximo en ellas. Y esa está siendo la clave de su éxito, ya que las gigantescas empresas extranjeras han encontrado en estas start-ups europeas la respuesta a sus necesidades.

Según datos de Atomico, desde principios de 2015 se han invertido más de 2.300 millones de dólares en sectores relacionados con robótica, chips e Inteligencia Artificial. Las start-ups europeas de alta tecnología están camino de recaudar 1.000 millones de dólares, cuatro veces más que en 2011. Además, y al contrario de lo que sucedía antes, las grandes empresas estadounidenses o asiáticas no compran la pequeña empresa europea y la integran en su equipo, sino que adquieren el derecho a utilizar su tecnología y dejan que mantenga su libertad (aunque se mantienen las compras: en los últimos cinco años, Apple, Google, Amazon, Facebook y Microsoft han comprado hasta 30 empresas europeas).

Todo esto ha permitido que Europa tenga un especial protagonismo en algunos de los inventos más innovadores: en el desarrollo de Alexa, el cerebro digital de Amazon, participaron ingenieros de la Universidad de Cambridge, y en los drones Aquila de Facebook participa la europea Ascenta. Otras empresas están construyendo centros de investigación en suelo europeo, como es el caso de Microsoft, que invertirá 14 millones de dólares en una incubadora finlandesa especializada en el Internet de las Cosas o Amazon, que prevé abrir uno de sus centros más importantes en Madrid.

Hay muchas ciudades europeas en las que está proliferando un ecosistema empresarial tecnológico. Aunque las principales son Londres y Berlín, también Múnich, Grenoble, Malmö (Suecia), Zurich, París, Birmingham, La Haya, Klagenfort (Austria), Lisboa o Milán cuentan con importantes centros de investigación de grandes corporaciones (Rakuten y Facebook en París, por ejemplo), start-ups con un prometedor futuro o un incipiente “Silicon Valley europeo”.

Historias de éxito europeas
No todas las empresas europeas se dedican a prestar algún servicio concreto en áreas determinadas: existen importantes historias de éxito que incluso han marcado el camino para otras empresas posteriores. Algunos de estos ejemplos son Skype (nacida en Estonia), Spotify (Suecia), BlaBlaCar (Francia), JustEat (Reino Unido) o el estudio de videojuegos para móviles King (Suecia).
Aunque algunas de estas compañías han sido absorbidas por empresas extranjeras (como King o Skype, que fue adquirida primero por eBay y luego por Microsoft), otras se mantienen independientes y lideran su sector, como BlaBlaCar y Spotify, a cuyo servicio de música en streaming intentan hacer frente Google, Amazon, Apple…
media-tics.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.media-tics.com