30 de noviembre de 2020, 11:36:28
PERIODISMO

El primer diario en España da en marzo un importante cambio de modelo, pero es improbable que la medida logre salvar las cuentas del rotativo: la edición en papel sigue lastrada por los mismos esquemas de hace 25 años


El muro de pago no salvará a "El País"

Por Miguel Ormaetxea

Es una pena: tenemos sin duda un medio de comunicación entre los de más calidad que se puede leer en español. Podría lograr la hazaña, muy conveniente para España y para toda la enorme área del idioma, de ser el faro hegemónico del periodismo explicativo, del imprescindible servicio público que permita a los ciudadanos tomar decisiones informadas. El medio global en español por excelencia. Pero la evolución de su cuenta de resultados es un lastre demasiado pesado. Y hay también otros lastres culturales más allá de los números.


Soy lector de "El País" desde sus inicios, hace casi 44 años. Soy suscriptor. Claro que no es el único diario que leo habitualmente. Durante muchos años, diariamente y por razones profesionales, en la mesa de mi despacho se apilaban los principales diarios no solo de España sino también los más destacados en francés, inglés o italiano. Pasaba un buen rato de mi jornada laboral ojeándolos. Tal vez deformación profesional. Esta web, www.media-tics.com, es un ejemplo de mi interés sin jubilación por los medios de comunicación y su evolución en el nuevo contexto digital. El pasado 4 de marzo publiqué un amplio elogio sobre su última directora, felicitando también a su equipo, "porque el diario ha ganado pulso en los últimos meses, poniendo en marcha iniciativas interesantes. Tiene bastantes asignaturas pendientes, entre otras cosas porque estos grandes buques tienen en su gran mayoría un problema de isomorfismo", decía. Como muchos otros diarios de calidad, sus portadas mantienen el mismo esquema de hace 25 años. Con demasiada frecuencia hace el ridículo en el quiosco con grandes titulares que son la noticia del día anterior, conocida y repetida hasta la saciedad por la TV, la radio y los digitales, cuando no vapuleada por novedades que pueden desvirtuar el sentido y la actualidad del titular. ¿Tiene sentido imprimir noticias que todo el mundo conoce con antelación? No es un problema solo de "El País" sino de un gran número de diarios en todo el mundo, que no han logrado adaptar sus formatos de portada a la era digital. Hagan ustedes la prueba con casi cualquier diario. Es cierto que últimamente muchos, también el diario español más global, intentan titulares de portada algo más "explicativos", interpretando, calificando, extrapolando, el sentido de la noticia ya conocida, a veces a costa de introducir ideología política, algo siempre peligroso para el periodismo "independiente" de calidad. La cultura digital no ha calado aún en las portadas al uso. Tampoco en la estructura informativa del diario en papel, que sigue básicamente igual, con clamorosas ausencias y desubicaciones de temas de creciente importancia, como la información sobre tecnología, que produce colosales noticias y perspectivas, superabundantes, significativas, esclarecedoras del mundo que viene, que ya está aquí.

Pero debo decir que la directora Soledad Gallego-Díaz ofrece un balance positivo desde el punto de vista periodístico o informativo. "El País" está cubriendo brillantemente los "agujeros negros" del mundo, los conflictos, las guerras de baja intensidad, los refugiados, los emigrantes, la pobreza, con frecuencia da voz a los sin voz, una faceta crucial del periodismo.

Enhorabuena.

El muro de pago "poroso" que va a introducir en la edición digital tendrá un precio el primer mes de un euro. Luego, los lectores podrán acceder por 10 euros al mes. Pero cualquiera podrá acceder a 10 artículos al mes de manera gratuita Para algunos artículos será necesario registrarse. El diario tiene un importante activo con cerca de un millón de lectores registrados con sus datos.

Ya hay suficiente experiencia a nivel nacional e internacional sobre muros de pago. Se sabe lo que funciona y sus limitaciones. Para los medios que han logrado audiencias globales (que son muy pocos y con demasiada frecuencia en inglés), los muros porosos, incluso muy flexibles, han dado resultados económicos sustanciales. El mascarón de proa es "The New York Times" con sus apabullantes 4,4 millones de suscriptores de pago digitales, que esperan que alcancen los 10 millones en 2025. Ya es su primera fuente de ingresos. Pero hay que destacar el coste de la hazaña: el diario norteamericano tiene 1.600 periodistas entre los mejor pagados del país. (Casi 2.000 dólares semanales de media según el estudio de NewsGuild). El "Washington Post" tiene 750 periodistas, bastante peor pagados. El "Wall Street Journal", nada menos que 1.500. "El País", 380... Lograr ser un medio global tiene altos costes y grandes incertidumbres.

En una gran parte de los medios con muros de pago, las tasas de suscripciones de pago han sido los primeros años entre el 4% y el 6% de su audiencia teórica. Echen ustedes cuentas. Sobre todo si tenemos en cuenta que las cuentas de "El País" son un cuento más bien de terror. El Grupo Prisa perdió el año pasado 183,3 millones de euros (269 millones en 2018). Una vez más, Santillana salvó al Grupo, con una mejora del 4,6% y una facturación de 628 millones. La radio pierde el 4,8% y factura 273 millones. Prensa pierde el 4,7% y factura 210 millones, en un declive que no encuentra suelo. Su audiencia tampoco: la OJD de enero anota una nueva caída del 9,9% hasta los 76.000 ejemplares. La deuda neta del Grupo es de 1.123 millones. Crece el patrimonio neto negativo, su pasivo aumenta, representando el 126% del total activo. La cotización de la acción de Prisa está en 1,37 euros. Cuando salió a Bolsa se fijó un precio de 20,8 euros, equivalente a 4.550 millones. Hoy vale menos de 1.000. !Para la web en español líder del mundo!

Vamos a ver movimientos interesantes tal vez este mismo año. Pero, por ahora, deseamos el mayor de los éxitos al diario español más influyente.

media-tics.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.media-tics.com