Hollywood se quita por fin la máscara y da paso a la diversidad