OTAN sí, OTAN no y la capacidad de resiliencia de Occidente