No se necesitan palabras cuando el poder de la expresión es tan fuerte