Incluso su dolor pasado puede ser una bendición para alguien. Los levantadores de esperanza están dispuestos a volver atrás y transmitir ilusión