Y si RTVE no eligiera un presidente, sino una Sociocracia…