15 de agosto de 2020, 18:48:44
Medios de Comunicación

Ambos se necesitan, pero también luchan entre sí por ser más imprescindibles en nuestras vidas


La relación de amor-odio entre Facebook y la prensa

Por Miriam Garcimartin

Mark Zuckerberg ha vuelto a referirse a los medios de comunicación en su último comunicado publicado en Facebook. La red social ha decidido perseguir las noticias falsas y se ve a sí misma como la mejor plataforma para informarse. Los medios, por su parte, conciben Facebook tanto como un aliado que promociona sus informaciones en Instant Articles, como su mayor competidor por llevarse casi todo el pastel de la publicidad digital junto a Google. ¿Qué podría hacer Facebook para mejorar esta difícil relación?


El vínculo que une a Facebook y los medios de comunicación es una mezcla entre colaboración y rivalidad. Ambos intuyen que se necesitan, pero a su vez pelean por ser la puerta de entrada a la información para los usuarios.

En el último comunicado de Mark Zuckerberg titulado “Construyendo una comunidad global”, el CEO de Facebook asegura que “los medios sociales ya proporcionan más puntos de vista de los que jamás han conseguido los medios tradicionales”, máxime cuando la gente siempre acude a los mismos periódicos y canales de televisión para informarse. Sin embargo, es consciente de que se corre el riesgo de compartir informaciones inexactas o falsas que la red social debe perseguir.

En su escrito, Zuckerberg muestra su preocupación por el creciente sensacionalismo en los medios. Con la intención de acabar con la polarización y construir un entendimiento común, Facebook ha declarado la guerra a las noticias sensacionalistas, que ya han empezado a ser identificadas y a tener una menor presencia en el News Feed. Pero el CEO reconoce finalmente que “una industria de noticias fuerte también es fundamental para la construcción de una comunidad informada”, que dar voz a la gente no es suficiente “si no hay personas dedicadas a descubrir nueva información y analizarla”, y que tienen que apoyar a los medios para asegurarse de que “esta función social vital es sostenible”. En su opinión, se trata de hacer que crezcan las noticias locales, que se desarrollen formatos que se adapten mejor a los dispositivos móviles o que se encuentren modelos de negocio que funcionen.

Facebook puso su granito de arena creando Instant Articles con la intención de ofrecer una mejor experiencia de usuario, o Facebook Live para promover los contenidos en directo. Sin embargo, los medios no están satisfechos con estas asociaciones y dudan que la red social quiera ayudarles a ganar dinero, de acuerdo a un informe elaborado por Digital Content Next. Sobre Instant Articles piensan que limitar el número y el tipo de anuncios dificulta a los editores poder monetizar el servicio con tasas comparables a las de sus webs, además del problema de la medición de audiencias. En cuanto a Facebook Live, los responsables de medios no están de acuerdo con las cantidades que perciben por estas emisiones, teniendo en cuenta que emplean muchos recursos y tiempo en producirlas. También creen que se ha fracasado en el intento de atraer públicos a gran escala. A todo ello hay que sumar la sospecha generalizada de que Facebook ya no estaría interesado en los vídeos en directo de los medios de comunicación, sino en producir contenidos audiovisuales propios al estilo de Netflix.

El citado informe, que también hace referencia a otras plataformas como Snapchat y Twitter, señala que los medios tienen la sensación de que están perdiendo el contacto con su público y temen que Facebook invada aún más sus negocios tradicionales.

Facebook cada vez se percibe menos como un aliado y más como un competidor que juega con mucha ventaja. El ministro de Justicia alemán, Heiko Maas, pidió a las autoridades europeas que la red social fuera considerada un medio de comunicación, ya que con este tratamiento estaría sujeta a la misma legislación que regula a la prensa, es decir, que sería responsable de los contenidos que se publican en la plataforma. De hecho, con sus cambios de algoritmos y toma de decisiones Zuckerberg ya actúa como un editor de periódico que censura o promociona las noticias según sus propios criterios. El CEO siempre se limitaba a responder que su compañíá solo era una plataforma tecnológica para el intercambio de contenidos, aunque ante la oleada de quejas por su pasivo papel en la divulgación de informaciones falsas, no le ha quedado más remedio que aceptar finalmente que Facebook hace mucho más que distribuir noticias y es una parte importante del discurso público. En cuanto al plano económico, de los 59.000 millones de dólares gastados en toda la publicidad digital en 2015, 36.000 fueron a parar a Google y Facebook. Y también recibieron la mayor parte del aumento en publicidad digital que se produjo en 2016, informa ‘The New York Times’. De hecho, la categoría denominada ‘todos los demás’ vio disminuir sus ingresos.

Facebook lo mismo cambia sus algoritmos para que las historias de los usuarios anónimos tengan más visibilidad que las de los medios de comunicación, que elabora el ‘Proyecto Periodismo’ para explorar nuevos formatos de narración y apoyar las noticias locales. No hay que olvidar que el 25% de sus ingresos por publicidad digital proviene de empresas locales.

Las dudas de la prensa hacia la red social son lógicas, pero deben superarse. Desde la revista ‘Columbia Journalism Review’ consideran que el periodismo independiente necesita más que nunca a Facebook y otras compañías de Silicon Valley. Mark Zuckerberg, aseguran, “tiene la oportunidad de realizar una intervención generacional que mejorará considerablemente la salud del periodismo en EEUU”. A su juicio, las compañías tecnológicas son las únicas organizaciones que pueden apoyar a esta industria en la actualidad: “Están aprendiendo rápidamente que el valor real del periodismo rara vez es monetario. Al periodismo le gustan las lecturas largas, pero en este momento lo que necesita es más dinero”, sentencia.

media-tics.com.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.media-tics.com