www.media-tics.com

“Extraño el tañir de las campanas de mi Iglesia” Napoleón Bonaparte

martes 02 de septiembre de 2014, 12:00h
José Luis Zunni, Director Edición Online ECOFIN, Miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos, Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la Escuela Europea de Negocios y Coordinador del Foro de Management y Nueva Economía de la EEN. Experto en Management y formador de directivos y profesionales en las técnicas de liderazgo.
José Luis Zunni, Director Edición Online ECOFIN, Miembro de la Junta Directiva de Economistas Críticos, Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la Escuela Europea de Negocios y Coordinador del Foro de Management y Nueva Economía de la EEN. Experto en Management y formador de directivos y profesionales en las técnicas de liderazgo.

Hemos ido analizando a lo largo de esta tribuna que di en llamar “Prefiero entender un por qué”, diferentes aspectos del comportamiento de personas y organizaciones. Hoy nos detendremos en dos poderes tremendamente determinantes en el carácter de los hombres: la consciencia y la palabra.

Cuando estaba exiliado en la Isla de Santa Elena, el que había sido el hombre más poderoso de Europa, se encontraba un día demasiado pensativo y callado, ante lo cual su lugarteniente le preguntó: ¿qué le pasa a su majestad? Ante lo cual Napoleón respondió: “Es que extraño el tañir de las campanas de mi Iglesia”.

Lo que el antiguo gran capitán de los ejércitos franceses quería significar, es que cuando pasamos revista en nuestra consciencia a los actos que hemos llevado a cabo a lo largo de la vida, sea por arrepentimiento o por descubrimientos tardíos de cuál era la verdad, la persona siempre vuelve a los lugares comunes y recuerdos, como una regresión en el tiempo que le haga sentir más humano. A veces, una forma de expiar sus pecados.

El hombre que sostenía que “para pensar hay que pensar a lo grande”, o al que al desfilar con sus ejércitos en pleno Valle de los Reyes en Egipto, ordenó a sus huestes el famoso ¡”Salud soldados…que cinco mil años os contemplan!”, en el epílogo de su peregrinar por este mundo, tiene necesidad de expresar un sentimiento que le haga más terrenal, como sabiendo que el final de su vida está próximo. Puede concluirse que la consciencia finalmente pone a cada uno en su sitio, más allá de las glorias obtenidas.

El escritor norteamericano Malcolm Dalkoff relató en una ocasión, que un día de octubre de 1965, su maestra de lengua y literatura en la escuela de enseñanza media les dio como tarea leer el libro “Como matar a un ruiseñor” de Harper Lee.

El ejercicio literario consistía en escribir un capítulo que fuera a modo de continuación del final de la novela. Fue esta tarea que por simple que parezca y como una más de las tantas que encargan los maestros, la que predispuso y condicionó al mismo tiempo el futuro de ese niño que se convertiría años más tarde en un escritor consagrado.

Los buenos líderes saben perfectamente el poder que tiene la palabra. Muy especialmente una palabra oportunamente dicha. A todas las personas siempre hay una palabra, un ejemplo, una orden, un comentario, una anécdota, que le hacen cambiar el punto de vista, la visión que habían tenido hasta ahora de las cosas, de su mundo.

Esto ocurre en el mundo empresarial, en el estudiantil, en el familiar.

Lo que parece más simple, lo que parece menos científico, es al final, la guía, el elemento ejemplar que determina un cambio de actitud.

 

Muchos cambios de actitud se han debido al observar y escuchar a otros, al seguir un ejemplo, al leer un párrafo de un libro…en suma: al incorporar una visión nueva a nuestra vida.

 

Estos dos valores de nuestra especie, conviven a diario entre nosotros aunque a veces no nos percatemos de ellos, en frases como “es que no tiene consciencia” o “me gusta lo que dice y cómo lo dice” o también “si todo el mundo tuviera su nivel de consciencia otro gallo cantaría”, etc.

 

Además, la palabra emana de la consciencia, como diría Noam Chomsky, porque es un mecanismo articulado que depende de que primero nuestro cerebro haya emitido un pensamiento inteligente.

Y éste una vez en el “exterior” de nuestra cabeza, se convierte en vehículo de comunicación y entendimiento entre las personas. Sin consciencia no hay palabras, mucho menos comunicación posible.

 

De ahí que una buena comunicación en las organizaciones, en las esferas de la política, en instituciones, etc., solamente requiera de una materia prima, pero fundamental: un nivel cognoscitivo suficiente para que nuestras acciones se realicen bajo el único precepto que las debe condicionar: la verdad. Tener consciencia de ello.

 

Sin verdad no puede haber justicia…lo que significa que tampoco puede pedirse una consciencia social por omitir u ocultar dicha verdad.

Cuando la palabra se construye soportada en la verdad, no hay ejército capaz de vencerla. Además, desde la escritura cuneiforme hasta  los smart-phones, han sido siempre las palabras las que han transformado y siguen transformando nuestro mundo.

Consciencia, palabras y después política. No en sentido inverso.

 

Otros post:

Cómo influye el cine en la visión de nuestras vidas

Lágrimas de dos soldados

Una Gran Roca Inamovible y la búsqueda de respuestas


"No puedo ofrecerles más sangre, sudor y lágrimas". Winston Churchill

Las emociones hacen la vida: Fleming y Churchill

"Vive como si fueras a morir mañana... aprende como si fueras a vivir siempre", Mahatma Gandhi

La insoportable levedad de la pobreza

La herencia científica y humanista de Marie Curie

El gran legado de MALALA YOUSAFZAI con solo 16 años

El médico y filósofo de la selva: Dr. Schweitzer de Lambarené

El chelista de Sarajevo: en defensa de la dignidad humana

Lección de liderazgo del Jefe indio Seattle al presidente de los Estados Unidos

Soy un buen líder, por tanto una persona auténtica

Melinda Gates: "¿está cambiando la tecnología en beneficio de todo el mundo?"

¿Padece Ud. del síndrome del impostor?

En algún momento todo líder cae en la desesperanza

La importancia de encontrar sentido a nuestra vida

Memorias de África: hay una Karen Blixen en cada mujer líder

Helia Lajeunesse: la que fue niña esclava que lucha por acabar con la esclavitud infantil

¿Se le puede tomar manía al trabajo y responsabilidades diarias?

La llave para iniciar una start-up está en la mente

La visión de Michelle Obama sobre el liderazgo de los jóvenes

Jane Goodall: una de las grandes mujeres científicas y líderes de nuestro tiempo

Mujeres líderes y liderazgo "bottom-up"

Faltan hombres líderes que lideren como mujeres

Rajoy y el buda de los maestros

La pesada carga del arrepentimiento

El "estado mental alerta" del presidente Rajoy

Los diez minutos que salvaron mi vida. Sepamos liderarnos a nosotros mismos

Mariposas y Mujeres. La auténtica transformación del liderazgo

¿Es Ud. dueño de su tiempo... o "baila" al ritmo de los demás?

¿Hay CISNES NEGROS en la UNIÓN EUROPEA?

Simplifique su vida y cómprese un poco de tiempo

Chariots of fire (Carros de fuego) o el deporte como lección de liderazgo y valores en la vida

La Paradoja de Abilene (The Abilene Paradox) o la opinión individual frente a la del grupo

¿Es Ud. una persona negativa? Entonces es peor que un hecho negativo

La Inteligencia Emocional enseña a que no se tenga miedo a manifestar la opinión del equipo

Prefiero entender un por qué

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.