www.media-tics.com

Francisco González y la "discontinuidad" de un banquero

Los banqueros suelen ser gente conservadora y tiene lógica que así sea. Lo que pasa es que en los tiempos actuales ser muy prudente y conservador puede ser mortal. Francisco González, presidente del BBVA, se ha caracterizado por su preocupación por la tecnología. Está en buena posición para ver lo que se avecina: la discontinuidad.

Su reciente intervención en la International Monetary Conference en Shanghai ha sido un aldabonazo: “en 2016 estimamos que el cliente acudirá a su sucursal una o dos veces al año, al cajero automático entre tres y cinco veces al mes; por medio del PC o la tableta accederá a sus posiciones de siete a diez veces al mes, pero lo hará entre 20 y 30 veces más a través del móvil”, dijo. Como “hay 4.700 millones de usuarios de móvil en el mundo frente a las 1.200 de servicios bancarios”, es evidente que el futuro es móvil y radicalmente distinto. “La huella física ya es innecesaria para hacer negocios”. En una entrevista posterior decía: “la banca va competir con los Google de turno u otras marcas”. “Grandes compañías de Internet ofrecen información desde la Red y nosotros ofrecemos desde el mundo físico productos financieros, que también es información, así que al final vamos a chocar”. Clarividente, pero aún se queda corto.

Un detallado informe de McKinsey Global Institute enumera doce tecnologías en marcha que tienen carácter y potencialidad disruptiva, o sea, que pueden cambiar todas las bases establecidas de un negocio o sector. Las técnicas de automatización del conocimiento, las gestión de los grades datos, son algunas de las que van a impactar en el negocio bancario. El análisis y la creación de contenidos de alta calidad será un factor clave en la relación de confianza entre los usuarios y los establecimientos bancarios. De eso aún se habla muy poco, pero se hablará en el futuro, porque hay una transcendental batalla en ciernes entre los grandes empresas de Internet, los medios, las empresas de telecos y los Gobiernos al respecto.
¿Algún banquero está estudiando cómo las Google Glass y otros dispositivos, gafas, relojes y otros aparatos integrados en el cuerpo humano, pueden tener sobre el negocio bancario? En un periodo entre cinco y siete años, su impacto es intrínsecamente impredecible.

Algunos de los mejores expertos en prospectiva avisan de que estamos cercanos a un punto de discontinuidad esencial: van a converger tantas nuevas tecnologías que nos acercaremos, al igual que una supernova, a una explosión radical. La discontinuidad será la base de todo negocio que quiera tener futuro, hasta el punto de que un negocio debe estar dispuesto a autodestruirse, debe preparar su propia subversión. Daniel Kaplan, por ejemplo, dice que es necesario invertir fuertemente en preparar los posibles futuros. Y un 10% de esa suma deberá reservarse a financiar proyectos “heterodoxos, insólitos, molestos incluso con lo establecido, aquellas posibilidades que no se contemplan en ningún escenario”. Y hay que ponerlos en marcha de manera simple y rápida. Todo gran banco debería tener su propio “Laboratorio de Preparar el Futuro”, con una rama denominada algo así como “La información de Calidad en la Sociedad Digital”. ¿No le parece señor González?


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.