www.media-tics.com

Ojo por ojo y tuit por tuit

Un juez ha considerado que Luis Pineda, presidente de la Asociación de Usuarios de Banca (AUSBANC), ha difamado a Rubén Sánchez, portavoz de FACUA-Consumidores, a través de una serie de testimonios y opiniones (vertidos a través de Twitter) que el magistrado ha considerado constitutivos de delito. Hasta aquí, nada fuera de lo normal. La noticia está en que al procesado se le ha condenado a pagar una multa de 4.000 euros y, ojo al dato, a retractarse públicamente (a través de Twitter) durante todo un mes.

Siempre se ha dicho, y con razón, que la legislación va muy por detrás de la realidad. Y si es tecnológica, más. No es fácil. En muchas ocasiones las novedades hacen que algunos derechos queden desamparados, se produzcan injusticias, desigualdades, o den lugar a delitos nunca antes tipificados por la Ley.

Los jueces no lo tienen fácil. Administrar justicia cuando apenas hay casuística debe ser como penetrar en una selva nunca antes transitada. Todo está lleno de obstáculos, no sabes qué te espera al siguiente paso, puedes perderte y, sea cual sea el resultado de esa aventura, el camino abierto servirá de referencia a otras personas que transiten por la zona.

El trayecto que ha recorrido este ejemplo de legislación con vinculación tecnológica no ha sido corto. La demanda se interpuso en octubre de 2013, a finales de 2014 se pronunció el Juzgado de Primera Instancia número 22 de Sevilla y es ahora cuando la Audiencia Provincial de la capital andaluza ha ratificado el fallo.

En el caso que nos ocupa, se trata de una sentencia pionera. Es la primera vez que un juez castiga a alguien obligándole a publicar su fallo durante un mes, todos los días, en Twitter, el mismo medio que el condenado utilizó para difamar. Además, tendrá que borrar todos los tuits considerados difamatorios, un total de 57.

Como el texto de la resolución judicial excede los 140 caracteres máximos que permite publicar Twitter, se ha creado una herramienta que posibilitará transcribir la sentencia íntegra. El condenado podrá elegir hacerlo durante la mañana (entre las 9 y las 14 horas) o por la tarde (de 17 a 22).

¿Estamos ante un ejemplo de la “Ley del talión”, con su popular pasaje bíblico del ojo por ojo y diente por diente, donde el castigo se identifica con el crimen cometido no como una pena equivalente, sino idéntica al delito? Lo que para unos representa proporcionalidad, para otros es venganza. Para un juez dirimir causas como esta debe ser fascinante, ¿no?

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.