www.media-tics.com

Workplace telepressure

Un estudio publicado en noviembre por “Journal of Occupational Health Psychology”, titulado "Please Respond ASAP: Workplace Telepressure and Employee Recovery," (Por favor responda (ASAP -As soon as possible) lo más rápido que pueda: presión mediática y la recuperación del empleado), cuyos autoras son Larissa K. Barber y Alecia M. Santuzzi, ha dado una definición de qué se entiende por telepressure o telestress: la urgencia de responder a correos electrónicos en el lugar de trabajo, no importando el momento en que éstos sean enviados. Porque se haga antes o después, la presión existe igual.

¿Qué cosas ha puesto en evidencia este estudio? Que una conexión de trabajo siempre activa tiene efectos en la salud muy reales, ya que los empleados que estuvieron sometidos a una presión de este tipo, sufrieron consecuencias directas en su mala calidad de sueño (mal dormir y baja de productividad van de la mano), con un directo impacto en el aumento del ausentismo, así como los niveles más altos de empleados “quemados” por su trabajo.

Todos estos movimientos están produciendo a nivel doctrinario, que aflore una nueva escuela de gestión del tiempo, con la reducción a cero en cuanto a las prioridades más importantes, sólo hacerlas bien y eliminar todo lo demás, incluyendo el mantenimiento de lo que llaman “crazy hours” (hora loca u horas de esparcimiento).

Las organizaciones confían en gran medida de las tecnologías basadas en mensajes asíncronos (por ejemplo, correo electrónico) a los efectos de las comunicaciones relacionadas con el trabajo. Estas tecnologías son medios primarios de transferencia de conocimientos y la creación de redes sociales. Como un subproducto derivado de ello, los trabajadores pueden sentir diferentes niveles de preocupaciones para responder rápidamente a los mensajes de los clientes, compañeros de trabajo o supervisores, lo que hace que los investigadores hayan etiquetado esta experiencia como telepressure en el lugar de trabajo.

Si bien esta experiencia puede conducir a tiempos más acelerados de respuesta y así tomar decisiones más rápidas y otros beneficios, sin embargo, la investigación sugiere que las características que definen el lugar de trabajo bajo la presión del telepressure, interfieren con el tiempo de recuperación necesaria para realizar bien las tareas y garantizar buenos resultados, todo ello relacionado con el estrés que se haya generado.

Un primer estudio probó que el nivel de autoconciencia, la sobrecarga de trabajo y las expectativas de respuesta fueron moderadamente asociadas con el telepressure. El segundo estudio demostró, que el telepressure en el lugar de trabajo era distinto del de otros factores personales (implicación con el trabajo, el compromiso afectivo) o del ambiente de trabajo, condicionando las actitudes de las personas respecto del trabajo y las TIC’s, así como el sentirse “quemados” tanto física como mentalmente. Consecuencias directas observadas también en el ausentismo, la calidad del sueño y los e-mails que había que responder en esas circunstancias.

En toda esta revolución doctrinaria, también aparece Brigid Schulte que plantea en su libro“Overhelmed: work, love and play when no one has the time” (Abrumado: Trabajo, Amor, y juego cuando nadie tiene el tiempo), la noción equivocada de que se puede administrar el tiempo y que por la buena gestión que se haga, se podrán conseguir un cantidad de cosas, tachándola de su lista de tareas pendientes, lo que hace que se siga viviendo esta vida sobrehumana que lo único que hace es colocar a la gente en un plano de incertidumbre y fracaso. Lo que sí Ud. puede gestionar, son sus prioridades y sus expectativas de lo que hace en tiempo y forma.

Los empresarios han comenzado a tomar las señales de esta nueva forma de pensar, impulsado tanto por la experiencia ganada y una serie de estudios pioneros que identifican cómo hacer para trabajar mejor.

La investigación reciente llevada a cabo por la Gloria Mark, de la Universidad de California, Irvine, encontró que se tarda más de 23 minutos para volver a centrarse en lo que uno estaba haciendo después de la interrupción que implica una reunión. Esto ha provocado que ya sean muchas las organizaciones que mantienen reuniones de un máximo de 15 minutos, lo que ayuda a centrar más los temas.

Está siendo costumbre que muchas organizaciones animen a sus empleados a no enviar e-mails a sus colegas y clientes por la noche tarde o en fines de semana. Estos cambios dejan a la gente más libre para “hornear nuevas ideas”. Lo hemos dicho en más de una ocasión: la creatividad es un espacio que requiere libertad, pero que también libera mucho talento.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.