www.media-tics.com

Sr. Rajoy: repensemos el liderazgo

Sr presidente Rajoy, pretendo repensar con Ud. qué es en la actualidad un liderazgo efectivo y moderno. ¿Le parece a Ud. que el liderazgo político está a la altura de un nuevo estilo de liderar que se ha instalado en los últimos años en las organizaciones?

Probablemente hemos estado durante mucho tiempo buscando explicaciones para el liderazgo en general, en el lugar equivocado. Porque el liderazgo no es realmente acerca de los propios líderes, sino que se trata de una práctica colectiva entre las personas que trabajan en conjunto (equipos de trabajo). O sea, el cumplimiento de las decisiones que se toman en conjunto en las organizaciones, a través de la complementariedad de las acciones de personas, equipos y líderes.

Hace mucho tiempo ya, que la doctrina no hace referencia, o también que se acabó la concepción del liderazgo de los “grandes hombres” de otras épocas. No invalida ni quita dicha condición a los que realmente lo fueron. Pero es cosa también de un capítulo fenecido de la historia. Pero cuidado, que siempre aparecen los visionarios y lamentablemente, como en algunos populismos sudamericanos, los mesiánicos. Estas categorías de liderazgo están enterradas en las enciclopedias, aunque lamentablemente, algunos líderes de tiempo en tiempo las desentierran, eso sí, con fines no muy claros.

Los líderes individuales y sus grandes obras, es una grandeza que no puede reflejarse hoy día, ante una sociedad global, compleja y diversa, en la que prevalece un conocimiento e inteligencia colectiva, que reduce al líder ilustrado de otras épocas, a poco más que una caricatura.

A pesar de que el estudio del liderazgo ha ido analizando en los últimos treinta años, aspectos tales como los estilos de liderazgo y los comportamientos, no podemos ni debemos negar que de vez en cuando surja el líder carismático que nos recuerda un poco a esos líderes del pasado.

Hechas estas aclaraciones, mi modesto consejo Sr. presidente Rajoy, desde la óptica del liderazgo, que como Ud. sabe es lo que siempre hago, no desde la concepción política. Creo que Ud. está en una situación de liderazgo comprometido, pero que no es ni mucho menos, una cuestión insoluble. La cosa está en cómo está ejerciendo el liderazgo y poder que se le supone, como presidente del gobierno y también como presidente del PP. Bueno, hágame caso en lo que le voy a decir, y puede dar vuelta la situación y aún tiene margen para ello:

1º) Aplique un liderazgo disruptivo

¿Podrá cambiar Ud. su táctica (que no estrategia) de no decir las cosas a la primera? Por ejemplo, de mantener días pasados a los medios de comunicación en vilo, con los cambios que iba o no a hacer. Aquí ha fallado. Debería de haber sido más contundente, tanto en las formas como en el fondo. ¿Que por qué le recrimino este procedimiento? Porque la ciudadanía, especialmente supongo que los electores de su partido, querían ver el cambio, así como que muchos de sus dirigentes lo esperaban, aunque no se animaban a decírselo a la cara.

Le ejemplifico siempre desde la óptica del liderazgo efectivo. Imagine este escenario: Pablo Casado, que hubiese sido nombrado secretario general del PP. Obviamente dejando en otras funciones (o pasando a retiro) a una secretaria como la Sra. Cospedal y a otro histórico como Arenas, que precisamente no dan la sensación de que Ud. promueva (en realidad nunca lo hace) la renovación que en realidad la ciudadanía espera.

Imagínese por un momento el efecto: Pedro Sánchez, su máximo rival, tiene 43 años. Pablo Casado está en los 35 años, lo que supondría de la secretaría general para abajo, dar entrada a gente que habrá muy joven, preparada y competente, no me cabe la menor duda. Esta disrupción le hubiese hecho ganar muchos puntos. Está aún a tiempo de hacerlo.

2º) Focalizar quién es el enemigo

Ahora bien, sepa que además de este escenario supuesto, Ud. se enfrenta Sr. presidente a otro escenario que no es un ejercicio intelectual, sino real: existe una gran mayoría que no lo quiere como candidato, incluso entre sus propias filas.

¿Se ha planteado Ud. con su equipo en La Moncloa cómo dar vuelta a esta situación? Tenga en cuenta que se le está acusando de personalismo excesivo, e incluso peor que esto: que Ud. está convencido que si tuviese que dejar el gobierno, esto generaría inestabilidad política que nunca es bueno para ningún país. Además le atribuyen incorporar un día sí y otro también, la política del miedo. Creo que debe evitar los enfrentamientos y descalificaciones a sus adversarios políticos. Hable más de las medidas que ha tomado y lo que éstas de verdad implican para la ciudadanía, en vez de criticar las palabras o las decisiones que sus adversarios políticos tomen ahora en sus nuevos cargos.

3º) Conviértase en el líder del Tao.

El buen líder (el líder del Tao como escribí en una ocasión) es el que “abre el camino”, el que señala, el que marca por dónde deben seguirse los pasos, más aún en un momento en el que España tiene el mayor crecimiento del PIB de la UE. Claro, la gente no le cree o no confía en Ud., porque ante tanto sufrimiento habido por desahucios, recortes y paro, le creen incapaz de dar un vuelco hacia la economía social, que haya menos desigualdad y proteger a los más vulnerables.

Ud. es el presidente de la potencia nº 12 de los 198 países que conforman el mapa político mundial. Esto supone tener un gran poder, incluso para interceder en el sector financiero. Acuerde con la banca una suspensión ya, sin más trámite, de todos los desahucios, sean hipotecarios o de alquileres. Incluso los que están en vías de ser tramitados por la Justicia. Esto lo puede hacer. El efecto de una suspensión real por dos años y la búsqueda de una solución técnica para que no afecte al sistema financiero, mientras los afectados pueden tener una segunda oportunidad y lo más importante, la recuperación vaya notándose a nivel del bolsillo y especialmente, en que los parados encuentren un trabajo, es en mi opinión la medida de alta política más importante que se haya tomado en años en el Ejecutivo.

4º) Haga público su equipo y presuma de ello

Sr. Rajoy, como sabrá, el presidente Obama sorprendió en su primer mandato, al dar a conocer su equipo, que decir de lujo es redundante. Cuando se habla de cantidad de asesores que tiene Ud., por qué no “blanquea” la situación y hace como hizo el Ejecutivo norteamericano, para dar la sensación a la ciudadanía que ahí, están los más competentes. Que hay gente preparada y no sólo por lealtad histórica de haber estado en las filas del partido.

Un liderazgo efectivo y moderno colisiona frontalmente con las estructuras rígidas de los partidos políticos, especialmente uno tan importante en número como es el PP.

5º) Proponga una repatriación de talentos jóvenes españoles que tuvieron que emigrar

Otros países lo han hecho. España puede hacerlo.

Sr. presidente Rajoy, una reflexión final: si Ud. hace que su equipo busque algunos de los tantos artículos que tengo publicados en la materia, verá que soy un gran admirador del líder empresarial británico, Richard Branson. Siempre me inspiran sus declaraciones y entrevistas públicas. Extrapolar experiencias desde el liderazgo empresarial al político, no es lo habitual, pero es posible.

Ante la pregunta que se formula así mismo Branson, cuando dice por qué entra su grupo Virgin en un nuevo sector de mercado, él responde: “me pregunto en qué podemos mejorar la calidad de vida de la gente con nuestros productos y/o servicios que ofrecemos”. Por ello, me pregunto Sr. Rajoy si puede Ud. hacerse una pregunta similar: “en qué puedo yo como presidente del gobierno mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”. Explique los logros a nivel macro y que van a llegar a las unidades de consumo (familias) y Pymes, de hecho ya están llegando aunque no en la medida que se requiere.

Gracias por la atención prestada y espero que sirvan estas reflexiones. Porque Branson también sostiene (y lo suscribo al 150%), que “la vida es un aprendizaje continuo”. Y lo más importante: la cuestión no es el problema que tenga delante…sino como reacciona frente a ese cambio o nuevo desafío. Y esta reacción es la medida de la calidad y eficacia de un liderazgo efectivo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.