www.media-tics.com

¿Somos vulnerables?

Hasta que uno no pasa por una experiencia traumática, sea física o psicológica, creemos que eso de la vulnerabilidad no va con nosotros. De más está decir lo equivocado que estamos, al tener estos pensamientos triunfalistas o peor aún, expresarlos.

Pero vamos a ahondar un poco en la extensa variedad de situaciones en las que una persona puede sentirse vulnerable. ¿Cómo se sentirán los turistas que tuvieron la suerte de ser heridos y no muertos en el ataque por error del ejército egipcio a un grupo mexicano en el desierto? Sin duda, su vulnerabilidad en el momento en que ante la barbarie del tremendo error injustificable, se transforma en agradecimiento a Dios, al mismo tiempo que les produce un inevitable shock emocional por los que han caído. Dolor pero esperanza. Pero ese sentimiento de ser vulnerables abrió paso al miedo por estar en un país inseguro y los supervivientes, como ha ocurrido en otras ocasiones también en Egipto, no ven el momento de abandonar el país. De ahí que el miedo a que pueda repetirse cualquier acto violento no cesará hasta que por fin puedan viajar de regreso a México.

Cuando el cirujano que opera a un paciente del corazón y le practica cuatro by-pass y un cambio de válvula mitral, a pesar de que la operación haya sido un éxito, cuando informa a la familia después de cinco horas de operación y tensa espera, hará las consideraciones clínicas del estado del paciente, pero expresará que el transcurso de las siguientes cuarenta y ocho horas son decisivas para que entre en el proceso de recuperación pleno, siempre y cuando no surjan complicaciones. ¡Qué otra circunstancia puede evidenciar más vulnerabilidad que estas primeras horas del postoperatorio!

En el momento en que un refugiado sirio se enfrenta a la mar en una balsa de goma en la que viajan el doble de personas que deberían ir, su valor y determinación para arriesgarse de tal forma están sustentados en la esperanza de iniciar una nueva vida en el mundo desarrollado. Pero él o ella saben que son excesivamente vulnerables al factor climático, las olas y el cansancio, pero pueden inhibir en gran parte este sentimiento porque pesa más la ilusión del nuevo día que esos padres darán a sus hijos en Alemania o Suecia, que estar sometidos al riesgo de muerte en cualquier instante del recorrido.

En el caso de una mujer altamente capacitada y con experiencia, que ostenta un puesto de alta dirección, siendo la única persona de sexo femenino en un consejo de administración en el cual todos son hombres, también puede experimentar sentimientos de vulnerabilidad, producidos en este caso por varias razones posibles: lo que ella sabe piensan los demás de si le corresponde por derecho dicho cargo en la organización; de si cuando hace un planteo técnico sobre determinada cuestión que la organización debe resolver, sabe que su posición será mirada con lupa, por el solo hecho de ser mujer; en suma, el sentimiento de ser una mujer vulnerable no se corresponde con su capacidad, inteligencia y experiencia, sino en cómo ven los demás su desempeño y en cierto sentido, los celos profesionales, envidias y algunas personas, no aceptar de buena gana que una mujer los dirija.

Pero ella, al ser consciente de esta vulnerabilidad, utiliza estrategias y maneras de conducirse en la organización que neutralicen y/o eliminen cualquier intento de boicot a sus ideas y a las acciones que implemente. Para ella, ser vulnerable es un sentimiento positivo porque opera como un antídoto frente a los despropósitos de otras personas que se basan en prejuicios y tópicos para desacreditar a otras personas, pero con más malas formas si se trata de una mujer.

Por tanto, ser vulnerables es parte de nuestro día a día. Lo que sucede es que no somos conscientes de ello si no lo analizamos como lo estamos haciendo hoy. Porque la utilidad de este análisis, es fortalecer las diferentes emociones que constituyen nuestra actividad diaria, porque todo lo que hacemos, la forma en que nos relacionamos, independientemente de los aspectos técnicos del trabajo y nuestras responsabilidades profesionales, se alimentan de un amplio espectro emocional que es el que determina nuestra forma de conducirnos en la vida.

¿Qué pasa cuando una persona es sometida al mobbing en el trabajo? Toda forma de acoso laboral provoca en la persona acosada sentimientos diversos, pero seguramente no es consciente de la vulnerabilidad extrema a la que está sometida, porque prevalecen otras emociones como el miedo, intolerancia, rechazo, etc. Pero en el caso del mobbing, cualquiera de estos tres sentimientos que mencionamos, son consecuencia de su vulnerabilidad. Porque se es vulnerable en esa empresa y con esos compañeros de trabajo, por algún motivo. Tiene que haber una causa.

En los momentos en los que tuvimos en España la máxima alerta como consecuencia de los infectados por ébola, el sentimiento de ser más o menos vulnerables estaba en el colectivo social, independientemente del miedo que generaba en cada persona. Probablemente, frente a casos como el ébola o de otras pandemias como la gripe asiática, las emociones que genera en las personas es como si se repartieran los miedos entre los ciudadanos, como una forma de que uno a nivel individual no sienta miedo o lo gestione de manera más racional, pensando que se están tomando las medidas oportunas de parte del gobierno, etc.

Somos vulnerables desde que nacemos y especialmente el ser humano, es de los mamíferos que habitan la tierra, el más vulnerable de todos. Basta ver un potrillo cómo se pone de pie al nacer y un niño cuánto tiempo tarda para hacerlo y caminar.

Nuestra inteligencia nos hace comprender por qué y en qué circunstancias somos más o menos vulnerables. La pregunta es entonces: ¿nos hemos cuidado los seres humanos entre nosotros en función de nuestras capacidades físicas e intelectuales y de ser más o menos vulnerables? O en cambio, ha tenido en cuenta la sociedad y la dirigencia política otros factores.

Son muchos los elementos que pueden ser considerados como que propician el sentimiento de vulnerabilidad. Por el contrario, también son bastantes los que eliminarían este sentimiento. Por ello, cada vez que hemos debatido los aspectos del liderazgo efectivo y los grandes líderes, siempre ha aparecido a lo largo de la historia un común denominador que es el que, a quiénes seguían como el líder natural de ese colectivo o de ese país, tenía por virtud hacer que las personas tuvieran más confianza en el futuro, eliminar los miedos y hacer a su gente menos vulnerables a todos los factores que provocan este sentimiento.

O sea, que los que tienen el poder por el cargo que ocupan, sea en una organización o en el mismo gobierno, tienen la obligación moral de quitar los miedos y sentimientos de vulnerabilidad de la gente. Cuanto ésta tiene la percepción de que con ese líder está más segura, es el momento en que la parte positiva del sentimiento de ser más vulnerables se transforma en seguridad, confianza, credibilidad, esperanza, ilusión, etc.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(1)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.