www.media-tics.com

El hombre que escucha la razón está perdido…porque ésta esclaviza a todos aquellos cuya mente no es lo suficientemente fuerte para dominarla (George Bernard Shaw)

No nos es extraña la expresión “escuchemos a nuestro corazón” como tampoco lo es “hay que poner un poco de cabeza en este asunto”, apelando a las emociones el primero y el segundo a la inamovible razón, por su casi indiscutible preeminencia en el orden social que nos hemos dado en los estados modernos. Shaw lo borda al referirse a la esclavitud (la servidumbre) exagerada hacia la razón devaluando la participación necesaria de los sentimientos y emociones. No elimina la razón de la ecuación que caracteriza al ser humano, sino que está denunciando los servilismos ajenos a todo proceso humanista, característicos de la razón por encima de todo sin lugar alguno para la humanidad que es la que nos sigue caracterizando como especie.

La dicotomía entre la parte emocional y la crítica es la esencia de nuestra morfología cerebral: hemisferio izquierdo (el crítico, el alojamiento de la razón, pensamiento deductivo, etc.); el derecho (emocional, intuitivo, sentimental, etc.). La armonía entre estos dos mundos que nos son propios y al que nuestra evolución como especie pertenece, igualmente sigue enfrentando a los escritores, filósofos y pensadores, sobre cuál es el papel protagonista principal -como si de una película se tratase- de hombres y mujeres en cuanto al seguimiento sin claudicaciones de nuestros sentimientos y emociones o por el contrario, someterse únicamente a la llamada dictadura de la razón.

George Bernard Shaw (1856-1950) fue un escritor irlandés, ganador del Premio Nobel de Literatura en 1925 y de un Óscar al mejor guion en 1938 por “Pigmalión”, cuya agudeza e inteligencia ha sido la característica de este irlandés que afirmaba cosas tales como “los espejos se emplean para verse la cara; el arte para verse el alma”o que “el hombre razonable se adapta al mundo; el irrazonable intenta adaptar el mundo a sí mismo. Así pues, el progreso depende del hombre irrazonable”.

Se daba la mano en cuanto a su punto de vista, con uno de los grandes precursores de la industria moderna del siglo XX que fue Henry Ford, cuando afirmaba que “pensar es el trabajo más duro que hay, que es probablemente la razón por la que tan pocos se involucran en él”. Ford era un industrial y con una visión de empresario adelantado a su época, pero estaba cansado de la pereza en el uso de la racionalidad de las personas, a las que creía que eran haraganes de pensamiento y que ahí subyacía la raíz de muchos males modernos.

Las mentes son como las flores... sólo se abren cuando el tiempo es el que corresponde.En otros términos: cuando le llega ese momento a una idea o una acción se convierte en imparable. Ninguna voluntad por más poder que la arrope, puede contra la increíble fuerza de gravedad de una nueva visión de las cosas que nos hace ver lo que no veíamos hasta ahora. Justamente son los intelectuales de la talla de Shaw y también los grandes líderes de la historia, los que con la humildad generalmente de las personas que creen hacer un aporte útil a la sociedad, nos ilustran con una visión nueva que no es otra cosa que una forma distinta de comprender y entender la realidad que nos rodea.

Y cuando esta fuerza proviene de un pensamiento positivo, su energía, la iniciativa que provoca la acción y también el cambio, termina siendo un respiro y una bocanada de aire fresco en el arduo camino de la búsqueda de la felicidad. Porque cuando una persona tiene un pensamiento positivo, o mejor dicho aún, su manera de conducirse en la vida es recurrir una y otra vez a los pensamientos que destierren lo negativo a pesar de las dificultades, entonces podrá ver lo invisible a los ojos de los demás, al mismo tiempo que sentir el tacto de aquello intangible porque lo estará percibiendo en todos sus sentidos y logrando lo que hasta hace cinco minutos se consideraba imposible.

Platón decía que el pensamiento es nuestra comunicación del alma con uno mismo.Shaw decía que “si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos”, apelando siempre al buen uso de la razón pero teniendo en cuenta el dominio que ésta puede abarcar, que no vaya más allá de la frontera en la que los sentimientos ocupan nuestra necesaria existencia. La comunicación del alma de Platón se produce cuando nos miramos hacia dentro, revisamos nuestros principios y valores, para que se acomoden de manera equilibrada entre el ámbito de lo razonable, lo crítico y objetivo, frente al emocional e intuitivo. De manera que convivan sin resentimientos las llamadas de la razón junto a las del alma y el espíritu, en las que afloran las emociones y sentimientos que se traducen en el dicho coloquial “es un hombre o una mujer de gran corazón”.

Una mente positiva encuentra el camino para que algo sea hecho, en cambio una negativa siempre encuentra todos los caminos y excusas para no hacer nada. Por ello Shaw habla de la sinrazón de los visionarios que dieron progreso al mundo, descubriendo y descubriendo. Porque descubrir es ver lo que otros ya han visto, aunque en materia de pensamiento, dice que tienen la virtud de pensar lo que los demás jamás han pensado. O sea, abrir todas las ventanas al conocimiento.

Y en este punto encontramos la raíz de todo progreso, porque como decía Oliver Wendel Holmes, uno de los más grandes juristas estadounidenses y miembro del Tribunal Supremo, “la mente humana una vez ampliada por una nueva idea, jamás vuelve atrás a sus dimensiones originales”. En otros términos: al progreso nadie ni nada puede pararlo, por contario es la propia sinrazón (en terminología de Shaw) de los precursores que abren nuevos caminos para que discurra la historia, los que terminan escribiéndola.

El mayor descubrimiento de todos los tiempos es que una persona puede cambiar su futuro simplemente cambiando su actitud.La disconformidad o el descontento que sentimos, la frustración que nos invade, corresponden enteramente a nuestra propia creación. Porque todos los días podrán no ser lo buenos que esperamos, aunque siempre hay algo bueno en cada día.

Cuando miramos en retrospectiva, días del pasado que nos parecían horribles, en algún momento terminarán pareciéndonos hermosos.

Shaw fue un hombre letras,que a decir del Jurado del Nobel de Literatura cuando se refiere a cuáles fueron las motivaciones por las que se le concediera el galardón se afirma que: "por su obra marcada tanto por el idealismo como por la humanidad, su sátira estimulante a menudo está infundida con una singular belleza poética". No se refiere a su visión de la razón y prevalece la riqueza y poder de su estética literaria que convierten a su obra en un referente destacado. Parece que la distinción reconocía implícitamente su debate entre razón y sentimientos…entre progreso y humanismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.