www.media-tics.com

“¿No ve cuán necesario es un mundo de penas y problemas para la escuela y la inteligencia que lo convierte en un alma?" (John Keats)

“¿No ve cuán necesario es un mundo de penas y problemas para la escuela y la inteligencia que lo convierte en un alma?' (John Keats)
Ampliar
John Keats (1795- 1821) siempre ha sido considerado uno de los más grandes poetas británicos del romanticismo. ¡Pero cuidado! El ser romántico, después de leer a Keats no invalida a la existencia de un ser humano realista y melancólico.

En honor de Keats y lo que siempre me ha impresionado del romanticismo, es el título de mi aportación de hoy. Sostenía que un mundo de penas y problemas, constituía la masa crítica del aprendizaje (experiencia) y la inteligencia. Que según su visión, al vernos obligados a convivir en la vida con la negatividad, ésta es parte del conocimiento que es esencial en la evolución humana, que finalmente termina convirtiéndolo en el alma (el carácter) de una persona o también de un pueblo. Ejemplo de ello, lo tenemos en el pueblo judío.

Pero Keats se quedaba corto al referirse a la pena y a los problemas, porque cuesta incluir en ambas palabras, por ejemplo, las catástrofes humanitarias y de la naturaleza. ¡Qué decir si pretendemos que las palabras penas y problemas incluyan calamidades como consecuencia de sociedades modernas, tecnológicamente muy avanzadas pero más frías y deshumanizadas!

El carácter de una persona es algo que proviene desde el interior de su espíritu y alma. Por tanto, como Keats, creemos que las experiencias negativas, el sufrimiento y el dolor, nos condicionan y fortifican el alma.

Su visión realista a pesar de pertenecer a la corriente del romanticismo, le hacía que creara frases que reflejaban su pensamiento tales como “nada jamás se convierte en real hasta que no lo experimentamos”. Puede decirse que tenía una obsesión por la experimentación de nuestras vidas como parte del necesario aprendizaje de vivir.

Su continua visión melancólica de la existencia pero dotada de gran imaginación, le hizo afirmar que “no estoy seguro de otra cosa que la santidad de los afectos del corazón y la verdad de la imaginación”.

Cuando dice que “las melodías que escuchas son dulces…pero aquellas que no puedes escuchar lo son más aún”, ¿qué potenciaba su obra…la fuerza del corazón o la de la imaginación?

Nno sería un ejercicio intelectual válido mi blog de hoy si no hiciéramos el esfuerzo de comprender por qué un hombre clave en la literatura romántica sigue siendo importante en el pensamiento actual, por ejemplo, cuando al referirse a la capacidad negativa, dice que “es aquella por cual un hombre es capaz de existir en medio de incertidumbres, misterios, dudas, sin una búsqueda irritable del hecho y la razón". Sorprende por su patético realismo y actualidad. ¿Parece escrito hace unos días…verdad?

Es evidente que ante tanta negatividad que también florecía en el tiempo que le tocó vivir, aludía a la capacidad humana de la resistencia mediante el sufrimiento y la resignación. Sin pedir explicaciones de los por qué, miles de millones de seres en el mundo sufren su condena impuesta por como diría Ortega y Gasset “el hombre es el yo y su circunstancia”.

La visión de Keats una vez más persigue la contemplación de un mundo irreconciliable entre las partes (personas, países, sistemas, etc.) en pugna o pretender circunscribirlos dentro de un sistema racional, muy en línea con la filosofía del otro genio filosófico y matemático como fue Bertrand Russell. En todos estos grandes genios de las letras y filosofía, la negatividad y el mal están condicionando no sólo la propia existencia de hombres y mujeres, sino que es el ADN por el cual las diferentes sociedades en la historia de la evolución de nuestra especie, finalmente han prevalecido y tenido una importancia más o menos relativa en la época en la que marcaron su paso.

O sea, cuando nos preguntamos al ver un simple telediario, por qué ocurren estas barbaridades, caso de la muerte de miles de africanos en lo que va de año en el Mediterráneo, el romanticismo de Keats o el realismo de Russell nos dan respuesta: el hombre (hombres y mujeres) de hoy y de todas las épocas, no hubiesen sido Roma, ni la España cuyas naves surcaban todos los mares, sin rebelarse contra la negatividad y alimentarse de ella para tener un alma y un carácter.

Por ello, lo borda cuando dice que “la poesía en la tierra nunca muere” creyendo por encima de todo en la capacidad humana de una resurrección frente a los tormentos y la adversidad”.

Keats convive en nosotros como los grandes de las letras y la filosofía, porque lo que hicieron fue captar la esencia de las sociedades de su época y construir relatos y poemas que desde ya reflejaban virtudes y defectos que les caracterizaban. Pero más aún sus descripciones, como un lienzo de una pintura de varios siglos que sobrevive porque el arte que la creó tuvo la capacidad de impregnarse de los colores que existían y aquellos que imaginaban debían existir. Así de simple.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.