www.media-tics.com

¿Frente al Covid-19, de qué responsabilidad hablamos, la de las autoridades o de las personas?

No parece que a nivel individual y menos grupal (incluyendo grupos familiares) estemos haciendo las cosas bien.

Durante el confinamiento de tres meses y medio, podría aseverarse con muy poco margen para el error, que el 99% de la población cumplió a rajatabla con la cuarentena.

Incluso en los lugares que no habiendo sido su casa (sea por viaje de trabajo o cuestión familiar) también la ciudadanía se sometió sin rechistar al encierro obligado porque en una amplísima mayoría era consciente de la gravedad de la pandemia.

¿Frente al Covid-19, de qué responsabilidad hablamos, la de las autoridades o de las personas?
Ampliar
Porque entre marzo y abril nos pegó duro y se llevó por delante miles de personas; especialmente doloroso ha sido entre aquellas personas de más de 80 años, sin dejar de considerar que el riesgo lo asumíamos con cuidado desde la frontera de los 60 años.

Pero no estaba comprometida ninguna franja inferior, si bien había casos de jóvenes de entre 30 y 40 años, eran bastante excepcionales.

¿Qué es lo que ha cambiado con esta segunda ola que se nos ha venido encima?

Que aquellas franjas de edades jóvenes a las que aparentemente el coronavirus no iba con ellos, son los que están siendo contagiados y el promedio de contagio que afectaba en marzo y abril a una edad media de 65 años, ha pasado a convertirse en una problemática media de 36 años.

¿Responsables?

No es cuestión de echar culpas a las autoridades nacionales ni autonómicas, a pesar que hay una serie de puntos que deberían aclararse en cuanto, al menos, fallos en la coordinación entre gobierno y resto de administraciones.

Ahora hay un culpable claro: la irresponsabilidad de los jóvenes que pareciera que no toman consciencia de la gravedad de la situación.

Vamos a explicarlo como sigue:

  1. a) “Gracias” a estas franjas jóvenes que no pueden estar un minuto sin la fiesta nocturna, sea en espacios abiertos o en discotecas y otros establecimientos, se han multiplicado los rebrotes y no hay signos de que vaya a bajar la cosa si no se toman medidas drásticas.
  2. b) Estas franjas de edades jóvenes son doblemente responsables (o irresponsables) por la sencilla razón de que no tienen para nada en cuenta la salud del prójimo (cualquier que no sean ellos mismos, incluyendo sus familias); pero menos aún no conciben en su cabeza llena de música y ruido que la economía si ya estaba resentida, volverá a resentirse más por culpa directa de actitudes desenfrenadas en las calles y demás espacios abiertos y/o cerrados.
  3. c) Si creen que el Covid-19 no va con ellos, es que son directamente estúpidos. Pero, si además por su obcecación están poniendo en riesgo la salud pública y comprometiendo además la recuperación económica que tanto necesitamos, doblemente responsables y entraría en la categoría penal de negligencia dolosa, no culposa.

Deberían las autoridades locales, autonómicas y nacionales, empezar a multar con severísimos castigos económicos, sean mayores o menores de edad, pudiéndose proceder como sigue:

1º) Si es mayor de edad, es responsable de la multa.

2º) Si es menor, la responsabilidad caería en el padre o familiar a cargo.

3º) En el caso que siendo mayor de edad y no puede hacerse cargo de la sanción económica que debe ser suficientemente fuerte, habría que ponerlo a disposición de la justicia para que se le fijen tareas sociales compensatorias y que forme parte de sus antecedentes penales.

4º) Si es menor, además de la penalidad económica que asumiría el padre y/o familiar, tendría que someterse a cursos de capacitación en cuanto a compromiso social y tareas en pro de la comunidad en la que vive.

Comunicación a la ciudadanía

Si el ministro de interior comunica claramente estos extremos a la ciudadanía, las personas responsables que son la mayoría, que tengan menores a su cargo o mayores que aún viven con ellos, tomarán cartas en el asunto por dos motivos claros:

- Evitar el embargo por una sanción económica no inferior a 1.000€.

- Evitar que sus hijos y/o allegados ya inauguren a temprana edad el legajo de antecedentes penales.

Si se coordinara debidamente entre ministerio de interior y las respectivas consejerías de las CCAA, seguramente se podría frenar esta locura de irresponsabilidad que ante cualquier motivo, por ejemplo, un equipo de fútbol que sube de segunda a primera división, dan rienda suelta a la diversión desenfrenada sin siquiera pensar en las consecuencias de más contagios que implican.

Aunque ahora es más baja la tasa de mortandad, no deja de ser muerte segura para aquellas personas que por desgracia se hayan contagiado y tengan demasiada edad, o patologías previas, o incluso siendo joven, pueden quedar muy tocados por las consecuencias que el Covid-19 trae a los pulmones.

La mejor enseñanza es la que se experimenta

Una médica especialista en pulmón (neumóloga) que explicaba recientemente en televisión ante una consulta que le hicieron, decía que la mejor forma de comprender la letalidad y poder destructivo del virus es ver cómo quedan los pulmones a través de radiografías que la gente no se imagina la devastación que hace en los alveolos pulmonares.

Por ejemplo, si aplicásemos las enseñanzas que hace un famoso juez de Granada que para erradicar el delito juvenil, llega a dictar sentencias de por ejemplo, leer un libro y cosas parecidas, o sea que prevalece la formación del ciudadano para que comprenda que no hay que delinquir, podríamos obligar a jóvenes irresponsables a que pasen por una sección de neumología y se les explique lo que es el Covid-19 y por qué mata.

Vivir en sociedad tiene un precio, que fundamentalmente es el cumplimiento del ordenamiento jurídico que esa nación se ha dado para vivir todos en comunidad de intereses, progresar y también ser felices.

En definitiva, la felicidad del hombre y la mujer está en lograr sociedades cada vez más humanas y sensibles a los requerimientos de los ciudadanos, lo que los tiempos nos exigen (caso de la tecnología) y muy especialmente, poder dar un futuro a los que nos siguen.

Pero estas generaciones jóvenes que nos siguen, que trabajan y estudian, también en su amplia mayoría son respetuosos de la ley y han aprendido qué es el cumplimento de las normas y las consecuencias de no respetarlas.

Lamentablemente que haya en España grupos minoritarios de desaforados que no les importa ni su salud y menos la del resto de ciudadanos, no podemos excluirlos de la sociedad como en los leprosarios de la Edad Media, pero sí hacerles sentir el peso de la ley y por qué han puesto en riesgo la salud de la población por su insensatez.

Y cuando las cosas se marcan a fuego, con sanciones económicas y antecedentes penales, seguramente son factores tremendamente disuasorios como para echarle coraje y volver a hacer botellones absolutamente irresponsables o festejos fuera de lugar, en los que ciertos clubes llevan parte de responsabilidad.

Siempre hay excepciones, como el Real Madrid, que aconsejó no ir a Cibeles y festejar en la intimidad, que ya habría tiempo para los festejos.

Las mismas reglas aplicadas al conjunto de la población joven con la escrupulosidad que demanda este tipo de situaciones, seguramente si no va a eliminar los contagios, será un muy buen cortafuegos para parar en seco esta cantidad indecente de rebrotes surgidos de la falta de consciencia de unos pocos.

Señores políticos y administraciones, tomen debida nota. Es por la salud de todos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.