www.media-tics.com

Montserrat Domínguez durante la conferencia “Más Allá de 140 caracteres”

“Los periodistas ya no somos los guardianes de la información”

Por Miriam Garcimartin
lunes 09 de marzo de 2015, 12:36h
“Los periodistas ya no somos los guardianes de la información”

La Fundación Mutua Madrileña acoge estos días un ciclo de conferencias sobre Periodismo e Información en la Era Digital. En la primera charla, los ponentes debatieron sobre los límites a la libertad de expresión, el valor del trabajo periodístico en un momento en el que los ciudadanos están sobreinformados o hacia dónde camina el negocio tras la irrupción de Internet.

Periodistas de medios tradicionales y de digitales puros se dieron cita en la Fundación Mutua Madrileña para reflexionar sobre lo que supone ser periodista en el siglo XXI, la era de Internet. Los desafíos a los que se enfrenta la profesión son importantes, pero también es cierto que los periodistas nunca han tenido tantas herramientas a su alcance.

Los ponentes comenzaron dando su opinión, como no podía ser de otra manera, sobre la polémica suscitada a raíz de los atentados contra los caricaturistas de "Charlie Hebdo" en la que el mundo se planteó cuáles deben ser los límites a la libertad de expresión. Manuel Jabois, de “El País”, es un firme defensor de la liberta de expresión, considerando que cualquier persona que se sienta ofendida por las palabras o dibujos de otra, puede resolver el problema en los tribunales y no con bombas ni metralletas. Montserrat Domínguez, de “Huffington Post”, señaló que ella nunca hubiera publicado esas viñetas, pero defenderá siempre que haya un medio que sí lo haga.

Los periodistas también establecen sus propios límites, aunque en el caso de los atentados contra “Charlie Hebdo”, los medios de comunicación recibieron presiones de algunos sectores de la sociedad que consideraban que si no publicaban las viñetas de Mahoma no eran valientes, afirma Jabois. Montserrat, por su parte, aseguró que en el “Huffington” se plantearon hacer una portada común en todas las ediciones, pero en países como Reino Unido o Japón se resistieron a hacerlo. Ella cree que es mejor no dar las imágenes de ISIS decapitando a los rehenes, sin embargo considera que mostrar a los terroristas de París rematando al policía musulmán en mitad de la calle sí tenía valor informativo. “La línea entre lo que se debe publicar y lo que no ni siquiera en cada cultura y cada país es unívoca. Depende de las circunstancias”. (En Alemania van a volver a editar “Mi Lucha”, de Hitler).

En un contexto dominado por la sobreinformación y las redes sociales, cabe plantearse si el papel del periodista tiene más sentido que nunca o, por el contrario, ha perdido importancia. Los periodistas que participaron en el debate no se pusieron de acuerdo en este punto. Para Jabois, el trabajo de los profesionales sí es cada vez más relevante. Cualquier persona puede recibir ahora la materia prima (una información, una imagen), pero solo el periodista sabe contextualizar y armar la historia de la forma más objetiva posible para explicarle al lector qué hay detrás. Sin embargo, Antonio Lucas, de “El Mundo” coincidió con Montserrat Domínguez al considerar que el trabajo del profesional de la información es cada vez más irrelevante. El periodista ha dejado de ser el guardián de la información y cualquier tipo con un smartphone se convierte en un medio de comunicación. Antes las compañías periodísticas decidían qué se publicaba y qué no, incluso se llegaba a pactos entre los poderes políticos y mediáticos para censurar noticias. Ahora todo esto ha saltado por los aires. Para Montserrat, “seguimos teniendo la llave del contexto, de profundizar…Es nuestra obligación y lo único que nos queda. Pero la difusión ya no está en nuestras manos”. Antonio asegura que “en las redes sociales, el lector, que antes era un ser expectante, ahora es un ser demandante. Él ha visto perfectamente al jordano quemado y lo que reclama es que tu periódico o tu televisión lo saque o no lo saque. Es decir, reclaman una información que ellos ya manejan antes que nosotros. Así que creer que jerarquizamos algo…”

Las redes sociales son el punto clave para entender el periodismo que se hace hoy en día. Rubén Amón, de “El Mundo”, señaló que son plataformas que se utilizan para presionar la actividad periodística. A través de la creación deliberada de un trending topic, se forma un estado de opinión y a partir de él, se fuerza a un medio a establecer un criterio informativo, algo muy peligroso. Antonio comentó una anécdota que ilustra hasta qué punto los medios se ven influidos ahora por los medios sociales. El periodista asegura que cuando Pedro J. se abrió una cuenta en Twitter, el día que había quedada de tuiteros era el más temido en la redacción. Aunque los responsables de cada sección del periódico se hubieran esforzado en sacar adelante un reportaje a priori importante, el director siempre aludía a tuiteros que consideraban más interesante otro tipo de temas y les pedía que lo cambiaran.

Internet ha modificado sin ninguna duda la forma tradicional de trabajar. Para Jabois, antes el orden de las noticias estaba claro: la que iba a 4 columnas era más relevante que la que iba a 2… La portada de la web también se ordena en cierto modo, aunque de forma menos aristocrática. Pero una vez capturado el link y hecho circular, se difumina el lugar que ocupa en la actualidad del día. Montse confirma que más del 60% del tráfico del “Huffington Post” nunca entra en la portada, con lo cual, todo el trabajo de selección y jerarquización no sirve para nada. La gente es la que se encarga de dar visibilidad a una noticia y convertirla en la más importante del día, incluso aunque tenga ya unos meses.

El lector ejerce muchos papeles. De difusor de la información, pero también de controlador del periodista, que al sentirse vigilado, se autoexige más. Indudablemente, también le puede llevar a caer en la autocensura (cuestionar a Podemos en Twitter lleva consigo tres meses de castigo, en cambio luce mucho meterse con Rajoy). Pero ni la realidad, ni la sociedad, ni siquiera la audiencia es Twitter. Hay que relativizar la relación con los tuiteros o se puede crear una falsa burbuja en torno a ellos.

¿Qué ha supuesto Internet para el negocio de la prensa? Según Antonio, para el periodista, un abaratamiento de la profesión. No solo por habernos bajado los sueldos, sino también por abaratar la calidad. “No nos damos cuenta de que es una profesión que ha vuelto a ser mendicante”. “Tiene más glamour que lectores, tiene más presencia que estilo”. Nos estamos cargando la profesión quizá por “un exceso de arrogancia de otras épocas, pero tampoco hemos sabido reconvertir el modelo”. Jabois cree que estamos pagando el pato de ser la generación conejillo de indias de la nueva era digital, dando palos de ciego y despistando al lector abriendo y cerrando muros de pago. “El negocio ahora mismo está en una falla tectónica” en la que buscamos refugio en el poder para que nos inyecte dos años más de vida, ya ni siquiera 10 ó 15. Para Montse, Internet ha sido un meteorito para la prensa que ha acabado con su hábitat, pero Rubén mostró su desacuerdo al afirmar que estamos hablando de profesionales de la comunicación con un arma prodigiosa de comunicación. “Se supone que es el ámbito que dominábamos y nos ha sobrepasado”, sentencia. Jabois añade que el problema no es el periodismo, sino el negocio del periodismo, de ganar dinero o no. Y ahí los periodistas no pueden entrar, “se nos exige tener el diagnóstico económico de la crisis o de las empresas periodísticas, pero no lo tenemos”.

Montse asegura que la revolución verdadera que ha traído Internet es saber quién nos lee, cuándo, a través de qué dispositivo, qué noticias se comparten, cuáles no, cuáles se leen pero nunca se confesará que se leen, etc. Tener toda esa información permite saber qué le interesa realmente a tu audiencia. Sin embargo, ahora lo importante no es realizar informaciones interesantes, sino simplemente que se compartan, sobre todo en Facebook. “Huffington Post” ya está ideando nuevas fórmulas de monetizar la audiencia, como incorporar un botón en su web para que el usuario done un dinero a una organización sobre la que se habla en un artículo, al igual que “Jot Down” ha añadido el botón de “pagar” para monetizar los “me gusta”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.