www.media-tics.com

Oscar Wilde y la capacidad de reflexión

Oscar Wilde (1854-1900) fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés, considerado una de las mentes más brillantes y agudas de su generación, que siempre ha estado entre mis lecturas favoritas. ¿Por qué? Por su capacidad reflexiva, con frases y ejemplos que hoy tienen plena vigencia en la sociedad compleja en las que nos ha tocado vivir.

La reflexión no es una característica que hayamos perdido del todo, pero es evidente que la generación de Wilde tenía más tiempo para ejercitarla. En el presente, vamos como auténticos “borregos” siguiendo miles de inputs diarios de información, nos engañamos a menudo porque incorporamos (casi siempre en exceso y que es imposible procesar), tal cantidad de datos que no somos capaces de distinguir como deberíamos “el trigo de la paja”. Se produce entonces la “desinformación”, que en definitiva es como un virus que nos inhibe nuestra capacidad reflexiva. Así de simple.

No es que no podamos ni que no queramos… ¡No! Sencillamente no la encajamos como deberíamos en nuestras vidas, en el día a día.

Tomé prestado del gran dramaturgo irlandés, algunos fragmentos de sus obras, que para mí son auténticos pensamientos que nos hacen indagar un poco más en la naturaleza humana, de la cual Wilde era un gran experto, a pesar de que este término en sí mismo, como verán más adelante, le exasperaba.

1º) "Ningún hombre es lo bastante rico como para volver a comprar su pasado."

Es evidente que la vida no puede comprarse por más fortuna que se tenga. Eso de que la muerte es democrática porque a todos nos llega por igual, es una verdad indiscutible. Pero la agudeza de Wilde, es poner el foco sobre si la riqueza puede hacer que un hombre cambie su pasado comprándolo. Es imposible. No hay vuelta atrás…sólo nos queda el presente y el futuro. Podemos arrepentirnos del pasado, pero no cambiarlo. Debemos aprender a vivir con él, a sacar la experiencia y fuerza necesaria para hacer las cosas de otra manera. No repetir los mismos errores.

2º) "Uno nunca debe confiar en una mujer que le dice a uno su edad real. Una mujer que le diría eso, podría decirle cualquier cosa."

De la obra de teatro “A woman of no importante” (Una mujer sin importancia).

Wilde satiriza a la sociedad inglesa de clase alta, pero podría hoy considerarse una expresión despectiva hacia la mujer (machista), aunque lo que prevalecía en la intencionalidad del autor tenía un alcance mayor: que cuando se dice una cosa de manera inmediata, sea hombre o mujer quién lo dice (la edad o cualquier otro testimonio), hay que tomarlo con reservas, porque se puede estar exagerando o sencillamente, mintiendo.

3º) "Cuanto más se analiza la gente, más son las razones para que el análisis desaparezca. Tarde o temprano se llega a esa terrible cosa universal llamada naturaleza humana."

Del ensayo “The decay of lying” (La decadencia de la mentira).

Oscar Wilde era escéptico sobre el género humano. Desconfiaba de su honestidad y cuestionaba su bondad. Lo refleja en su vasta obra. Pero siempre me han impresionado sus dardos “envenenados” dirigidos hacia la naturaleza humana, como un destino inapelable y fatídico al que no podemos renunciar. Es un toque de atención para que nadie quede defraudado cuando analizamos detenidamente la conducta humana, determinados comportamientos y acciones que el hombre lleva a cabo, especialmente cuando sin proponérselo o proponiéndoselo, hace daño a otra u otras personas.

Esto lo completa con otro de sus pensamientos más certeros: “El hombre es menos sincero cuando habla por cuenta propia. Dadle una máscara y os dirá la verdad”. Que en esencia esa naturaleza humana se caracteriza por ejercer un alto grado de cinismo. Que el cinismo y la hipocresía son dos caras de una misma moneda, pero nefasta ambas para las relaciones interpersonales. Más grave aún, cuando provienen de autoridades que tienen el ejercicio del poder y que se supone tienen que hablar con la verdad.

4º) "El público tiene una curiosidad insaciable de saberlo todo, excepto lo que vale la pena conocer."

Del ensayo “The soul of man under socialism” (El alma del hombre bajo el socialismo)

Wilde no vivió el mundo 2.0 pero conocía mucho mejor que la gran mayoría de su época, la intrincada naturaleza del alma humana, a la que “destripa” con la precisión de un neurocirujano, al igual que lo hacía William Shakespeare. La sencillez en cómo enfrentaban la vida sus personajes, era siempre reducido a los enigmas que más preocupan a los hombres y mujeres, fueran el odio, amor, venganza o muerte. Por ello asumieron tanto Shakespeare como Wilde un carácter universal.

El mensaje de Wilde en este pasaje de “El alma del hombre bajo el socialismo”, es que cada vez es más frecuente querer conocer cosas que no nos aportan nada como personas, cuando hay otras que aunque no parezcan conocimientos de aplicaciones prácticas, es necesario conocer para que el hombre viva una vida plena de alegría y felicidad. Conocer lo esencial del alma y espíritu humano, a pesar de las reservas que Wilde tenía sobre dicha naturaleza.

5º) "Es perfectamente monstruosa la forma en que la gente va por la vida hoy día, diciendo cosas contra una persona a su espalda que son absoluta y completamente ciertas."

De la novela “The picture of Dorian Gray” (El retrato de Dorian Gray).

Wilde asume que decir la verdad es lo que corresponde, aunque se sorprende con la naturalidad con que la gente puede hablar mal de otra persona sin que se le mueva un pelo o le genere cierto pudor en hacerlo.

La naturaleza humana que Wilde ve es eminentemente destructiva, no es ni mediadora ni conciliadora. El hombre es egoísta por naturaleza y aprovecha cualquier ocasión, para evidenciar el alma que le hace tan imperfecto y que provoca antes o después los enfrentamientos humanos, sean del signo que sean.

6º) "No se deben encontrar símbolos en todo lo que ve. Hace la vida imposible."

De la obra de teatro “Salomé”

A Clifford Geertz (1926-2006) se le considera el creador de la antropología simbólica que se centra en las diferentes maneras en que la gente entiende el entorno así como las demás acciones que las personas realizan en una sociedad. Todas requieren símbolos, procesos e incluso rituales, lo que hace que los seres humanos establezcan significado a sus acciones. Es en definitiva, una forma de lenguaje.

Wilde sin saberlo, intuía esta forma en que nos comunicamos y la critica abiertamente porque cree que se pueden producir exageraciones que desfiguren la realidad, que entorpezcan las relaciones interpersonales, que inhiban u oculten sentimientos, etc.

7º) "El mundo es un escenario, pero la obra tiene mal elegido sus intérpretes”.

Del cuento corto “Lord Arthur Savile’s Crime” (El crimen de Lord Arthur Savile)

Ya lo había dicho Shakespeare de que el mundo es como una obra de teatro en que cada persona tiene su papel. Wilde le da otra vuelta de tuerca, en el cual destaca el guión que cada uno tenemos en nuestra vida y en la obra de la creación de la que formamos parte. Pero una vez más aflora su escepticismo sobre el género humano.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.