www.media-tics.com

Empresas tecnológicas y millonarios se disputan el control de la opinión pública

El poder mediático se está concentrando a gran velocidad

El poder mediático se está concentrando a gran velocidad
Ampliar
martes 15 de marzo de 2016, 12:53h

Los grandes editores tradicionales de prensa están perdiendo el control de sus contenidos a favor de los distribuidores, los gigantes tecnológicos como Google o Facebook, que marcan con sus algoritmos lo que es relevante o bien te condenan al ostracismo informativo, con una evidente falta de transparencia. En el otro extremo de esta pinza, los millonarios compran medios de comunicación a precios de saldo y copan el panorama mediático, como está pasando en la vecina Francia. En medio de la pinza está la opinión pública y la salud de la democracia.

“Facebook se está comiendo el mundo”, dijo recientemente Emily Bell en Cambridge en una conferencia elocuentemente titulada “El final de las noticias tal y como las conocemos: cómo Facebook está devorando al periodismo”. Emily Bell es directora del Tow Center for Digital Journalism en la prestigiosa Escuela de Periodismo de Columbia.

“Estamos poniendo el futuro de nuestro ecosistema editorial en manos de unos pocos, que ahora controlan el destino de muchos”, dijo Bell. “Los medios sociales no solo han devorado al periodismo, lo están devorando todo”, añadió. Afirma categóricamente que los editores de prensa han perdido el control sobre la distribución de sus contenidos. “Ahora las noticias se filtran a través de algoritmos y plataformas que son opacos e impredecibles”, denuncia. “Los Cuatro Jinetes del Apocalipsis” son Google, Facebook, Apple y Amazon, que están concentrando su poder de manera peligrosa. Su ventaja competitiva está basada en su capacidad para mantener a sus usuarios dentro de su aplicación. Cuanto más sean utilizadas estas plataformas por los usuarios, más saben estos gigantes acerca de ellos, una información que puede ser utilizada para vender publicidad. Los bloqueadores de publicidad están siendo un gran problema añadido para los productores de contenidos. Pero los contenidos que se publican en Facebook o Snapchat son en parte inmunes a estos bloqueadores, lo que no es el caso de Google. En este punto, las estrategias de Google y Facebook chocan frontalmente. Hay que tener en cuenta que la llamada publicidad nativa, que es básicamente publicidad ofrecida con técnica periodística, ya se ha convertido en casi una cuarta parte de toda la publicidad gráfica digital en los EEUU, según afirma Emily Bell. Con ello, medios nativos digitales, como BuzzFeed y Vox, se están convirtiendo esencialmente en agencias de publicidad.

Estas plataformas tienen que hacer frente a una enorme y creciente sobreabundancia informativa, con millones de artículos, imágenes y vídeos que se producen diariamente. Las plataformas deciden lo que consideran más importante o más popular, sin que haya transparencia en el funcionamiento interno de estos sistemas, subraya Bell. “Estamos entregando el control de una parte importante de nuestras vidas públicas y privadas a un número muy pequeño de personas que no han sido elegidas por nadie”.

Los medios que emplean periodistas de forma masiva tendrán que modificar radicalmente sus costes y es probable que los mecanismos para la financiación del periodismo empeoren antes de mejorar, se atreve a pronosticar Emily Bell. Estamos cerca de que la distinción entre las plataformas tecnológicas y los editores se derrita por completo, termina diciendo Bell.

Recientemente, el presidente de Axel Springer, uno de los mayores consorcios de medios de comunicación del mundo, que ha logrado con éxito una buena parte de su transición digital, Mathias Döpfner, preguntó directamente a Mark Zuckerberg: “¿Eres un editor o una plataforma de distribución?”. Zuckerberg respondió raudamente: “Sin duda, somos una plataforma de distribución”. El presidente y fundador de Facebook explicó que no deseaban convertirse en editores debido a que se consideran una empresa de tecnología. Pero la posición de Zuckerberg es bastante falaz: el establecimiento de un algoritmo que decide lo que es relevante es en sí mismo un acto de edición y, en último extremo, un acto político. Las plataformas tecnológicas están asumiendo el papel de editor, sin las restricciones legales que rigen en una buena parte del mundo para los medios de comunicación. En países como el Reino Unido, el sector de los medios de comunicación está fuertemente regulado y, sin embargo, no hay un debate público en torno a esta cuestión capital para la calidad de la democracia. En este aspecto es interesante ver cómo una empresa pública tan potente como la BBC expresa su deseo de convertirse también en una plataforma tecnológica. Como destaca Emily Bell, quizás la próxima vez que le pregunten a Zuckerberg si es una plataforma o un editor, responda: “¿Cuál es la diferencia?”.

La otra pata de esta pinza entre cuyos dos polos se debaten no solo el periodismo, sino también el control de la opinión pública y de la democracia, está constituida por otra tendencia muy notable en los mercados avanzados. En la vecina Francia, por ejemplo, la compra de medios por parte de multimillonarios se ha acelerado hasta unos límites en los que podemos afirmar que el panorama mediático del país vecino está en manos de estos magnates, que están copando medios tradicionales, televisión, radio y telecos, muchas veces comprados a precios de saldo. Patrick Drahi compró en junio de 2015 la totalidad de uno de los grandes grupos de medios franceses, Express-Roularta. También, de paso, el 49% del grupo NextRadioTV. Tiene ya prensa escrita, tv, radio y medios digitales. La segunda fortuna de Francia, el multimillonario Arnauld, es dueño, entre otras cosas, del diario económico “Les Echos”. Otros millonarios conocidos con las siglas “BNP” (Pierre Bergé, Xavier Niel, Matthieu Pigasse) poseen nada menos que el prestigioso “Le Monde”, “L’Obs”, “Télérama”, “Courrier International”, entre otros.

¿Por qué estos millonarios compran medios de comunicación, cuando muchos de ellos no dejan de perder dinero a pesar de numerosos recortes en sus plantillas y en sus gastos? Su rentabilidad financiera futura es más que dudosa, pero es evidente que los beneficios que estos magnates esperan lograr están en la capacidad de influencia, en la contribución a la imagen de marca y al control relativo de la opinión pública.

En 2005 había en Francia una docena de grandes grupos de medios tradicionales y ahora hay poco más de cinco. Sin embargo, en el país vecino se habla de suavizar las reglas antimonopolísticas en los medios de comunicación. La pinza se cierra cada vez más sobre los medios independientes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.