www.media-tics.com

“No hay que esperar el empujón de la inspiración o el beso de la sociedad en tu frente. Presta atención. La atención es vitalidad” (Susan Sontag)

“No hay que esperar el empujón de la inspiración o el beso de la sociedad en tu frente. Presta atención. La atención es vitalidad” (Susan Sontag)
Ampliar
Susan Sontag (1933-2004) fue una escritora, novelista, ensayista, directora de cine y guionista estadounidense. Considerada una de las intelectuales más influyentes de su época, ha destacado por investigar el abismo que existe entre las realidades humanas, culturales, sociales, etc. y la forma en que percibimos e interpretamos la realidad.

Directos y penetrantes son sus pensamientos, que dicen cosas como que “no he estado en todas partes…pero está en mi lista”, que deja clara su posición como intelectual necesariamente universalista, porque lo que dice es una metáfora de lo que realmente significa: que como están los tiempos actuales, cuánto más conocimiento adquiramos (el viaje al que refiere) mejor podremos interpretar y describir esa realidad que siempre le ha preocupado.

No menos cierto e impactante es el pensamiento completo del cual extraigo el titulo de mi aportación de hoy: “Hacer cosas. Estar en tensión. Ser curioso. No esperando el empujón de la inspiración o el beso de la sociedad en tu frente. Presta atención. Se trata de prestar atención. La atención es vitalidad. Te conecta con otros. Te hace ansioso. Mantente ansioso.”

En la última de las oraciones que conforma el párrafo anterior, la expresión en inglés de Sontag es “It makes you eager. Stay eager”, que no sólo significa ansioso, sino también vehemente, ilusionado y ambicioso.

La riqueza de nuestro idioma nos permite quizás (me permito) introducir la mejor traducción que se adapta a ese pensamiento que nos deja. Creo que encajaría mejor la vehemencia, porque la creencia en un objetivo, en el ideal por el que se lucha, es en definitiva la fuerza que nos permite estar atentos, como Sontag sostiene y que suscribo al cien por ciento.

La atención plena y tener consciencia en todo momento de las acciones que hacemos y sus consecuencias.

Cuando afirma que “las únicas respuestas interesantes son aquellas que destruyen las preguntas", se enrola en la línea de crítica como buena directora de teatro y cine que era, porque si algo replanteó Sontag en su obra, es la capacidad del ensayo para ser un constante fiscalizador de la realidad y las acciones de los hombres y mujeres que con su trabajo han contribuido a configurarla.

Porque no nos engañemos: la realidad la construimos todos, con aciertos y errores. Pero es la conclusión de todas las acciones que a su vez se van moldeando cada día y adaptándose a los cambios que la propia evolución social va introduciendo. Siempre de la mano de hombres y mujeres que somos los que hacen cosas, están atentos, se ilusionan y son vehementes (haciendo gala del pensamiento de Sontag).

En cuanto a su categorización de la obsesión, palabra cuyo significado generalmente tiene un componente psicológico negativo, como si se tratase de un desequilibrio, ella sin pretender alterarlo le da nueva vida, afirmando que “nunca te preocupes por ser obsesivo. Me gustan las personas obsesivas La gente obsesiva produce un gran arte". Porque cuando, por ejemplo un escritor que está narrando la biografía de un personaje histórico, naturalmente que tendrá que obsesionarse para poder hacerse cargo de cuáles eran las circunstancias en las que le tocó vivir. También cuál era el pensamiento predominante en aquel tiempo, así como las costumbres, cultura, hechos relevantes que concurrían en esos años, etc.

Si tuviésemos que analizar, por ejemplo, la política española de este final de la segunda década del siglo XXI, pero el análisis e investigación lo hiciere un historiador del 2050, seguramente tendría que obsesionarse por los sucesos del proceso Catalán tratando de que la realidad que describa sea una síntesis lo más próxima a cómo sucedieron los hechos. La obsesión por el relato de la realidad nos mantiene alertas y atentos. Influye en la objetividad de los hechos transmitidos y de la percepción de cómo era una sociedad treinta años atrás…o dos siglos antes.

Sontag no defrauda -como a la casi totalidad de los intelectuales- cuando les brota un manantial de pesimismo por el género humano, que ella describe tan bien al decir:"Descubrí que estoy cansada de ser una persona. No solo estoy cansada de ser la persona que era, sino cualquier persona". Sin duda, sus palabras tuvieron que estar condicionadas por un entorno personal de Sontag en aquel momento y del contexto social en el que se movía, era leída y escuchada.

El pesimismo es inherente a los intelectuales, porque cuanto más se estudia y analiza la evolución y estadio actual de nuestra civilización, más se comprende por qué estamos como estamos, por ejemplo, que no hay ningún momento en los últimos cien años en el que no haya habido una guerra o conflicto armado de algún tipo en algún lugar remoto del planeta. El pesimismo está más próximo a describir la realidad que el optimismo estúpido que se infla de valores que ya no existen o que están escasos.

De ahí que Sontag sostenía que “Un escritor, creo, es alguien que presta atención al mundo", que una vez más en su pensamiento está implícito todo aquello que no conocemos y que debemos conocer y comprender, manteniéndonos atentos y vehementes. Una persona de gran vehemencia está muy cerca de ser ese personaje obsesivo que según Sontag, puede producir un muy buen arte, pero que además ella quería significar que ese buen hacer podría corresponder a cualquier ámbito de la vida, por ejemplo, un político, un empresario, etc.

Necesitaríamos unos cuántos líderes europeos más vehementes y obsesivos por la Europa que se nos viene encima en el horizonte 2020, que mantenernos en las políticas que tienen que ser lamentablemente “políticamente correctas” y que lo único que logran es confusionismo y dejar los problemas para que los resuelva otra generación.

Y éste justamente no es el espíritu de una intelectual de la talla de Sontag, que como otras tantas mujeres del siglo XX, marcaron el gran cambio que nuestra época actual está operando. Mi homenaje a todas ellas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.