www.media-tics.com

“He vivido el dolor y solo profundizo la herida del mundo cuando me niego a agradecer el pesado perfume de las rosas silvestres”. Ann Voskamp

Ann Voskamp es la autora del bestseller del New York Times, “One Thousand Gifts: A Dare to Live Fully Right Where You Are(Mil Dones: un reto para vivir completamente de manera corecta en donde estés).

En realidad el título de mi aportación de hoy está extraído de un párrafo aún más largo de la misma autora que dice “he vivido el dolor, y mi vida puede decirlo: solo profundizo la herida del mundo cuando me niego a agradecer el pesado perfume de las rosas silvestres a principios de julio y el canto de los grillos en las noches húmedas de verano y los ríos que corren y las estrellas que se levantan y la lluvia que cae y todas las cosas buenas que un buen Dios da”.

“He vivido el dolor y solo profundizo la herida del mundo cuando me niego a agradecer el pesado perfume de las rosas silvestres”. Ann Voskamp
Ampliar
¿Qué significa cuando decimos o escuchamos de otra persona “me duele hasta el alma”? Que en principio puede estar expresando esa sensación de dolor de todo el cuerpo, cuando se está con un estado gripal que nos provoca un sensación de decaimiento general. Que nos duele hasta lo más intangible de nuestra existencia.

Pero cuando la expresión es “me duele el alma” está más orientada a un dolor provocado por una emoción o sentimiento que nos hace sentir que tenemos como un puñal clavado en el corazón, que sentimos un ahogo…una angustia existencial que nos derrumba…a veces unos instantes…a veces mucho más tiempo. La cuestión temporal asume un rol protagónico decisivo para la recuperación de nuestros sentimientos.

Este dolor es difícil de poder explicarlo o que otras personas, incluso las más próximas de nuestro entorno, puedan entenderlo, menos aún comprenderlo.

Es entonces cuando el dolor se agudiza más porque tenemos la sensación de soledad, incluso de no querer compartir el dolor para que el sufrimiento sea nuestro, no compartido, porque no queremos herir ni hacer sufrir.

Es que es difícil que una persona desde fuera pueda ver, excepto una madre porque todo lo ve y siente, el grado de malestar interior de otra, porque no es algo físico que se palpa a simple vista como la moradura por un golpe. No puede palparse ni se ven esas heridas como cuando por más pequeña que sea (el corte de una hoja de papel en un dedo) se nota y arde bastante cuando le ponemos alcohol.

Para el dolor del alma el paso del tiempo puede ser un bálsamo o aún más contraproducente, porque no ha sido resuelto ese conflicto interior que generalmente es provocado por una herida proveniente del exterior (otra persona).

Los seres humanos tenemos la “virtud” de lastimar y herir, porque somos animales racionales…y la inteligencia va reñida muchas veces con los buenos sentimientos y la armonía.

La inteligencia se vincula con el equilibrio y las decisiones tomadas; la armonía es equiparable a la convivencia en un mismo espíritu de nuestra humanidad en relación con el universo. Visión occidental la primera y oriental ésta última.

Nuestro entorno opera como alivio o también tormento

Por regla general, el entorno siempre más favorable para provocar alivio es el más íntimo, el que escucha porque le interesa lo que nos sucede. Porque se involucran al estar formando parte de un mismo círculo, sea de amistad, o familiar o una novia/novio que nos ama.

No siempre las personas de ese, nuestro entorno, están en condiciones de ofrecer ayuda, no porque no quieren, sino porque no saben como hacerlo. Cuando sí pueden y ofrecen un apoyo es cuando aparecen esas palabras que tanto uno quiere escuchar que nos levantan el espíritu y de algún modo alivian el dolor, porque en ese instante, al menos, lo estamos haciendo público, lo compartimos.

Cuidado con los consejos

No cabe duda que cuando estamos expresando de cara los demás que el dolor que sentimos es profundo y que nuestro malestar no es pasajero, lo peor que puede ocurrirnos es recibir ciertos mensajes de ánimo que en realidad se convierten en una puerta a la desesperanza. Por ejemplo: “no te preocupes…el mundo está al revés”, o “no te lo tomes a la tremenda, porque más pierde ella o él”.

No es cuestión de buscar culpas o justificaciones ni en cosas ni en personas. Sí es cuestión de encontrar personas que te permitan tener un poco de ilusión por pensar que la situación particular por la que estamos atravesando, no va a durar siempre (por aquello de “que no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo aguante”).

Ilusión que aflora cuando vemos que en el mundo hay millones de personas solidarias, que no estamos lejos de que también la solidaridad se apiade de nosotros. Que nos vean con ojos positivos y lo más importante, que sus pensamientos y emociones hacia nosotros también sean positivas.

Que nos hagan ver la cara oculta de la luna, porque todas las personas tenemos una especie de dos almas, la buena y la mala, aunque la gran mayoría de ciudadanos de este mundo, es el lado bueno de su alma el que les caracteriza y marcan la forma de cómo se conducen en sus vidas.

No esperar lo que sabemos no va a llegar

Cuando creemos que con algún reencuentro personal se resolverán esas diferencias que tenemos con un ser querido que momentáneamente ha provocado una separación física en nuestras vidas, es mejor no esperar demasiado para no decepcionarnos.

¿Qué significa esto? ¡Que por el sólo hecho de no querer sufrir una nueva decepción, nos abandonamos a la suerte y que sea lo que Dios quiera! ¡No! ¡De ninguna manera! Hay que luchar, pero con racionalidad y una percepción clara de cuál es nuestra realidad circundante.

No esperar ni creer en falsas expectativas, porque siempre las construimos en nuestra mente. Ser humildes y sinceros con nosotros mismos, no renunciar a nuestra capacidad de dar a pesar de que en esos momentos hemos sido bombardeados por un silencio muy ruidoso, que nos dice que la persona de quién queremos recibir no nos da nada porque está enojada o porque nos separa un conflicto.

Cuando sufrimos en silencio y sin compartir con nadie, llegamos a la conclusión, casi siempre equivocada, que no hay receta ni remedio que pueda curar el dolor que estamos padeciendo. Pero esto es un espejismo que como en el desierto puede volverlos locos en la creencia de que vemos agua en el horizonte.

Cuando las heridas provienen del amor profundo que ha existido hasta ahora en una relación, sin duda cuesta mucho superarlas. Más difícil es reconstruirlas, aunque no un imposible.

Ann Voskamp es clarísima y muy precisa en la descripción de cuándo y por qué ella siente ese dolor, porque es un hecho que le ha golpeado como a los millones de personas al que el dolor les alcanza el alma. Pero al mismo tiempo nos da una lección, que aunque no recibamos las palabras de aliento y la comprensión de otras personas más o menos próximas, la simple convivencia y armonía (que decíamos más arriba con el universo) es un motivo de agradecimiento para seguir viviendo y para sin exageración alguna gritar que “estamos vivos y tenemos derecho a vivir en plenitud”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de media-tics.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.