www.media-tics.com

Carta abierta a algún político que no acata las órdenes de un estado de alerta nacional

Carta abierta a algún político que no acata las órdenes de un estado de alerta nacional
Ampliar
La situación en la que nos ha colocado el coronavirus es excepcional, lo que nos obliga a pensar también de manera extraordinaria.

Que las circunstancias son inusuales y absolutamente imprevisibles en cuanto a la capacidad de contagio exponencial es un hecho. Pero lamentablemente también lo es las diferentes maneras en que han reaccionado gobiernos, políticos y ciudadanos.

Desde ya que en una escala del 1 al 10, estos últimos están, al menos en España en un 9,50, aceptando y cumpliendo en una amplísima mayoría lo que es obligación de todos: cuidar que el contagio no se siga propagando. De ahí el confinamiento en nuestras casas.

Todas las personas que tienen que forzosamente ir a sus puestos de trabajo, por ejemplo, empleados de la Banca o cajeras de un supermercado, lo están haciendo tomando las debidas precauciones.

En las compras se regula la cantidad de gente que entra para evitar que se formen grupos numerosos de personas.

Todo esto, incluyendo los traslados estrictamente obligatorios como trayectos al puesto de trabajo, o si se tiene que ir a la farmacia o a una tienda para comprar productos de alimentación, están siendo realizados con prudencia y razonabilidad.

Mención especial para los trabajadores de la sanidad

Los aplausos que se escuchaban desde los balcones de todos los barrios en las ciudades de España, ratificaban la buena opinión, cariñó y respeto que la ciudadanía tiene a los miles de profesionales que, en diferentes funciones en hospitales públicos y privados, están aguantando el tipo (nunca mejor dicho), porque son los primeros que también están en una zona de riesgo muy elevada. Pero ahí están.

Estamos siendo testigos de un momento absolutamente excepcional como consecuencia del impacto económico que el coronavirus está teniendo a escala global en todos los sectores de la economía. Tenemos que ser también nosotros excepcionales en la forma de comportarnos.

Salgamos de nuestra zona de confort

Esto nos obliga a que nos salgamos de nuestras respectivas zonas de confort y también nuestras estrategias habituales, porque debemos responder de manera “irregular” (no con métodos convencionales) sino con mecanismos que protejan la vida humana.

Esto exige que coordinemos las respuestas a nivel mundial para cortar definitivamente la cadena de contagios y se pueda llegar al punto de inflexión en el que estemos preparando ya el retorno a una normalidad, que se estima según los expertos, que podría producirse en un período de entre uno y tres meses.

¿Qué es lo que la comunidad espera de nosotros y lo que, a su vez, nosotros esperamos de ella?

Estamos en un momento crítico. ¿Qué es lo que requiere? Voluntad para afrontar y vencer al virus, además de tender los puentes necesarios para iniciar en cuanto se pueda el camino de recuperación. Lo que en economía llamamos “la senda de expansión”, que sin duda llegará con diferentes matices y ritmos, hacia el segundo semestre del corriente año.

Depongamos el miedo o éste nos gobernará

El miedo es muy mal consejero. Nos paraliza y aún puede en muchos casos, provocar pánico. Ambas manifestaciones no conducen más que a bajar nuestros niveles de defensa, porque el elemento que sí opera es un exceso de estrés que baja nuestra capacidad inmunológica. Esto lo dicen los científicos. No es un eslogan. Pero, además, delimita nuestra iniciativa y capacidad de reacción ante nuevos escenarios en los que debemos movernos.

Como decía con precisión Carlos Alsina en Onda Cero durante estos días, “se rompe la rutina” y esto en sí mismo es un escenario al que no estamos acostumbrados.

Pero debemos tomárnoslo con filosofía, aceptar que debemos trabajar desde casa todos los que puedan hacerlo por sus tipos de trabajo y responsabilidad, aún aceptando y tolerando el ruido y molestias de estar todos juntos con niños que también no tienen colegio y están obligados a están dentro casa.

Políticos a la altura

En cuanto a si ha habido algún que otro político, vinculado al nacionalismo que se ha mostrado muy molesto y con pocas ganas de acatar el nuevo y transitorio mando unívoco por haberse decretado el estado de alerta, tendrán que hacer su personal mea culpa y revisar su consciencia, si realmente los intereses particulares de su partido y sus fines políticos pueden estar por encima de la máxima prioridad que es en estos momentos la salud pública de 46 millones de habitantes en el estado español, residan dónde residan. Es así de simple y claro.

Es evidente que para el político que no esté a la altura de esta circunstancia dramática que estamos atravesando, debería tener al menos la dignidad de retirarse y dejar el sitio a personas que no puedan tener duda en cuanto a distinguir el interés por preservar la salud y la vida evitando contagios y más muertes o el de sus interese particulares, con frecuencia mezquinos intereses políticos.

Que si esto no se tiene claro no se sirve para estar en política, que significa entrega y estar al servicio de los ciudadanos. Justamente, son los políticos los que tienen este privilegio de tener el poder que se les ha delegado para justamente hacer el bien y velar por el bienestar general de la población.

No puede un político estar en su cargo si es corrupto. Pero existen niveles de corrupción mentales que implican pensamientos unidireccionales, rígidos y excluyentes, que ponen sólo sobre la mesa el interés particular de un partido o de una minoría que cree que tienen la verdad de su lado.

El coronavirus está siendo una prueba de fuego (una de tantas) de las que ha tenido España a lo largo de su historia.

España siempre ha sabido superar sus crisis y momentos dramáticos. España somos todos los que la hacemos día a día. Una sociedad avanzada, moderna y multicultural.

No es momento para diatribas irresponsables, sino para ir preparando ya mismo el nuevo escenario al que deberemos enfrentarnos, con una economía castigada como será un hecho, pero con la firme determinación de iniciar el camino de la recuperación y el éxito.

A ver si los grandes éxitos que el deporte ha dado a nuestro país, nos sirven de inspiración para lograr ganar esta guerra al coronavirus, no menos importante, también vencer en otra batalla, la intransigencia de unos pocos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(1)
Compartir en Meneame

+

1 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.