www.media-tics.com

La apertura al turismo ¿reducirá el impacto psicológico del confinamiento?

La cuestión no es abrir o no las fronteras. La clave está en la conducta de las personas, tanto las que llegan como las que estamos.

Es cierto que hay que abrir la economía (en esto estamos en un todo de acuerdo) pero la dichosa nueva normalidad no será la misma que conocíamos, sino que estará cambiada y muy ajustada a esa nueva realidad de distanciamiento social, de dudas sobre quién se nos aproxime en la calle, etc.

La apertura al turismo ¿reducirá el impacto psicológico del confinamiento?
Ampliar
Pero, cuando estemos bajo el sol de julio y agosto ¿vamos a recordar lo letal que fue el coronavirus? O acaso, vamos a componer en nuestra mente ese pensamiento que todo ya ha sido superado y que no hay de qué preocuparse. ¡Esta es la clave y al mismo tiempo la solución para que la conducta social, sean turistas o autóctonos, sea la prudencia!

Ahora bien, y por lo que tratamos hoy en esta contribución, el efecto positivo de la apertura al turismo no sólo es bueno para la economía y salir de la parálisis en la que nos encontramos. Es bueno para la psicología individual. Demostrarnos que hemos superado un gran trauma sanitario y una auténtica catástrofe humanitaria que nos ha llevado decenas de miles de personas que nos sigue doliendo.

Pero si bien el positivismo es algo que debemos perseguir en nuestra actitud frente a los retos que la vida nos pone por delante, como es habitual en mi visión de las cosas, vamos a referirnos a la psicología que vendrá como consecuencia del confinamiento y lo que esperemos no suceda, o sea, un rebrote, que podría -aunque fuera menos virulento- terminar por afectar muy negativamente a la psicología individual y social.

El tiempo que hemos estado viviendo durante los últimos tres meses debido al confinamiento, es en sí mismo una carga permanente de estrés. Nos guste o no admitirlo, finalmente lo es. Porque los períodos de confinamiento que permanentemente se fueron prorrogando no son gratuitos para la sociedad de cualquier país, por ende, para la psicología individual de las personas.

La pandemia ha provocado una respuesta que han dado las sociedades de casi todos los países del orbe como consecuencia de la petición de sus autoridades respectivas, para que se aislaran millones de personas en sus hogares.

Revisando una serie de documentos que circulan (debemos ser muy escrupulosos en la selección de las fuentes, sean médicas, epidemiológicas, políticas, etc.), he llegado a algunas conclusiones (que obviamente no son definitivas) porque será la comunidad científica la que en los próximos meses ya tenga todas las pruebas e investigaciones de campo que nos den una mejor aproximación al fenómeno del Covid-19. Aún así deseo compartir estas reflexiones con mis lectores/as:

1º) La mayoría de los estudios revisados ​​informaron efectos psicológicos negativos, incluidos síntomas de estrés postraumático, confusión y enojo.

2º) Los factores estresantes incluyeron una mayor duración del confinamiento, temores de infección, frustración, aburrimiento, suministros inadecuados, información insuficiente, pérdidas financieras y estigma.

3º) Algunos investigadores han sugerido efectos duraderos.

4º) En situaciones donde el confinamiento se considera necesario, el personal sanitario debe aislar a las personas por un tiempo no mayor al requerido, proporcionar una justificación clara para dicho aislamiento e información sobre los protocolos.

5º) Se deben garantizar que se proporcionen suministros suficientes.

¿Por qué es desagradable un período de confinamiento?

Es una experiencia que no gusta porque exige, en la gran mayoría de situaciones, la separación de los seres queridos, la pérdida de libertad, la incertidumbre sobre el estado de la enfermedad y el aburrimiento. Y todo esto conforma un cocktail muy explosivo para nuestra psicología. Puede crear efectos dramáticos, que pueden llevar incluso al suicidio (este tipo de situaciones es una minoría, pero no hay que descuidarse).

Es unánime la opinión de los científicos que dicen que los beneficios potenciales de un confinamiento obligatorio deben sopesarse cuidadosamente contra los posibles costes psicológicos.

Es evidente que el éxito del confinamiento para frenar la curva de contagios está fuera de toda duda, pero son también estos científicos que sostienen que como medida de salud pública se requiere reducir dentro de lo posible, los efectos negativos asociados al confinamiento.

Por tanto, la clase política (estén en el gobierno o en la oposición) necesitan contar urgentemente con una síntesis de evidencia científica real (no especulaciones) para orientar a la ciudadanía de manera correcta y no creando ámbitos de duda e inseguridad para la salud de las personas, por ejemplo, con la vuelta al colegio cuando finalmente haya que iniciar el nuevo año lectivo.

Las dudas surgen por la propia evolución que las autoridades, por ejemplo, la OMS, sobre la información que han ido dando, cambiando criterios de la noche a la mañana, lo que genera incertidumbre, que sumada a la que se crea a través de las medidas políticas (muchas no compartidas) suman también más inseguridad y sensación de derrotismo. Impotencia más que lo que puede sucedernos en períodos normales de convivencia, ya que nuestra psicología individual está más sensible y nuestras emociones aguantan lo justo.

Cuando en concreto, algunos científicos se abocaron a la revisión de la evidencia sobre el impacto psicológico del confinamiento para explorar sus probables efectos sobre la salud mental y el bienestar psicológico, en algunos de ellos se compararon los resultados psicológicos para las personas en confinamiento con los que no estaban en esa situación. Estos estudios, obviamente, correspondieron a un período pre Covid-19, pero que se hicieron por motivos del ébola y también del Sars (un familiar directo del Covid-19).

Para los que habían estado confinados, este encierro forzoso fue el factor más predictivo de los síntomas del trastorno de estrés agudo. En el mismo estudio, el personal sanitario de un hospital que había tenido que ser aislado por contagio, fue significativamente más propenso a reportar agotamiento, desapego de los demás, ansiedad al tratar con pacientes febriles, irritabilidad, insomnio, poca concentración e indecisión, deterioro del desempeño laboral y renuencia al trabajo o consideración de renuncia.

En otro estudio de similares características, el confinamiento obligado fue un predictor de síntomas de estrés postraumático en empleados del hospital, incluso 3 años después de haber sucedido.

Se asocia confinamiento a efecto psicológico negativo

¿Qué se puede hacer para mitigar las consecuencias del confinamiento? Si bien siempre se asocia a un efecto psicológico negativo, que pueden arrastrarse durante meses e incluso años, es entonces imprescindible que las medidas que se implementen desde el inicio deben de tener en cuenta que habrá que enfrentarse a estos cuadros psicológicos y habrá que prever medidas efectivas para mitigarlos.

Pero los científicos son contundentes: una de las mejores maneras de contrarrestar la incertidumbre y disminuir el impacto psicológico negativo es la transparencia de la información y también una información oportuna. Evitar los espacios vacíos informativos por falta de información o porque el ciudadano que está más sensible que en épocas normales, no crea o le generen dudas las decisiones que se tomen, el por qué se toman, en qué le afectan, etc.

Creemos que el confinamiento ha sido en este sentido una experiencia informativa científica y política positiva, a pesar de los desaciertos, porque se ha esforzado la sociedad en buscar la verdad, preservar la salud y aprender de lo sucedido para que no volvamos a ser sorprendidos con la indefensión que hemos tenido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.