www.media-tics.com

El trasfondo de los Papeles de Pandora muestra que la City de Londres va a perder su brillo dorado

Arnold J. Toynbee.
Ampliar
Arnold J. Toynbee.

La decadencia del Reino Unido está servida

Por Miguel Ormaetxea
x
editorecoedicom/6/6/13
www.miguelormaetxea.com

Fue un británico, Arnold J. Toynbee, el que mejor analizó el auge y la caída de las civilizaciones y los imperios. Sus extensos escritos, sus 26 civilizaciones analizadas en “Estudio de la historia”, se ajustan como un guante a la situación que atraviesa Gran Bretaña, que otrora dominase los mares con un imperio sin parangón. Su Brexit es la obertura de esta sinfonía inacabada. Apenas empieza y ya se están acumulando con sordina los datos de este giro con notables repercusiones geopolíticas. Los Papeles de Pandora han destapado mucho más que los manejos oscuros de las finanzas de personajes y empresas. Muestran, por ejemplo, que el mayor centro financiero del mundo, chapado en oro durante siglos, la City de Londres, se encamina a un declive que puede ser tan inexorable como cargado de oscuras perspectivas.

Una noticia ha pasado casi inadvertida: hace pocos días ha sido elegida como primera presidenta de Barbados, la nación insular del Caribe, Dame Sandra Mason. Esta nueva nación tomó en fecha reciente la decisión de convertirse en República, tras finalizar su asociación con la Corona británica. El próximo 30 de noviembre se pondrá fin oficialmente a su subordinación administrativa del Reino Unido, que ocupó la nación caribeña en 1625. La “Commonwealth”, ese invento para intentar prolongar la influencia inglesa, que llegó a agrupar a 54 países, se derrite.

Toynbee nos explicó con mucho detalle que las grandes civilizaciones surgen de un desafío natural, al que unas “minorías creativas” hacen frente con un resuelto liderazgo. Así las marismas insalubres de Sumer dieron paso a la primera civilización destacada, 45 siglos atrás, como narra con gran brillantez Samuel Noha Kramer.

Las civilizaciones insulares se cierran sobre sí mismas, como Pascua, o crean grandes imperios, como la isla británica. Los ingleses son un pueblo singular, con unas “minorías creativas” cultas y avanzadas, nítidamente separadas del pueblo llano incluso por un mismo idioma (el inglés de un hooligan y el de la clase dirigente tienen poco que ver), con la afortunada circunstancia de una masa relativamente dócil, que soportó estoicamente existencias rayanas en lo ignominioso a mayor gloria de sus explotadores. Hay magnífica literatura británica al respecto. La concepción isabelina del universo cuya clave es la armonía, que reside en la jerarquía y la subordinación del inferior al superior. La tragedia del rey Lear es un colosal exponente.

Así construyen el mayor imperio de la historia, sobredimensionado y ventajista, como la City. El imperio les ayuda contra los nazis en la II Guerra Mundial, amparados por los 500 destructores de los primos americanos. Terminada la guerra, y arruinados, empieza la debacle. El Brexit es un derivado del espejismo imperialista, parecido en eso al que mantiene Putin con “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”, que no es más que la desaparición del imperio ruso.

El incierto futuro de la City

Pero volvamos a la City. Con motivo de los mencionados Papeles de Pandora, el prestigioso “New York Times” ha publicado algunas cifras reveladoras. Gracias en parte a los paraísos fiscales británicos y el entramado de la City, las corporaciones dejan de pagar una cifra estimada entre 245.000 millones a 600.000 millones de dólares al año, sin contar con las vastas cantidades de dinero que guardan los individuos extraterritorialmente. “El juego mundial del engaño –dice la crónica del Times- que han jugado durante décadas los ricos y sus funcionarios en la City, ha erosionado el estado de derecho y ha acabado con la confianza de la ciudadanía en el sistema”. Ante las cada día más evidentes consecuencias negativas del Brexit, el gobierno británico quiere revivir las artes oscuras de la City, bajos impuestos, regulación débil y cumplimiento laxo. Pero el viento de la historia sopla ahora en otra dirección y el Reino Unido no puede darse el lujo de tener una City sobredimensionada. Las autoridades comunitarias deberían estar atentas, más allá de Irlanda.

El nacionalismo que tanto cacarea el patético Boris Johnson es uno de los síntomas de decadencia que menciona Toynbee. Boris no es precisamente un exponente de la “minoría creativa”. Las civilizaciones decaen y se desintegran cuando sus líderes no saben reaccionar a los desafíos que se presentan. ¿Dónde están los líderes de elite británicos cuando Escocia amenaza con desgajarse? Toynbee concluye que las civilizaciones mueren casi siempre no por una amenaza exterior, sino por suicidio. Britania navega sobre aguas turbulentas y al capitán se le ha roto la brújula.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.