www.media-tics.com

Líderes carismáticos y singulares

martes 14 de abril de 2015, 10:57h

No vemos mejor referencia para el análisis de estas tipologías de liderazgo, que citar a John C. Maxwell, uno de los más reconocidos expertos en liderazgo, que afirma que liderar es influenciar y que la gente “compra” antes al líder que a la visión que tenga la organización. O sea, el poder de influencia está directamente vinculado a las garantías que el líder “imprime” en la gente. Garantía es sinónimo de confianza. Por tanto el liderazgo influyente, imbuido de altas dosis de confianza que derrama en los demás, es la clave para una cultura de seguimiento hacia un líder en cualquier tipo de actividad, sea empresarial, política, deportiva, artística, etc.

Líderes carismáticos y singulares

Se le sigue porque ha establecido un lazo de conexión con cada una de las personas que quieren seguirle, porque como decimos, han adquirido (o quizás adoptado) ciertas características que desean emular, incluso a veces sencillamente imitar.

La influencia es la capacidad de un líder para incitar a la acción a las personas de su equipo, o a otras que no le son próximas, como en el caso de un político en que los ciudadanos simpatizan con él, simplemente porque tiene un dominio en las habilidades de comunicación, pero soportado por un claro mensaje que llama a la motivación de cada persona: la individual de los miembros de un equipo en una organización, o la colectiva que la hace de manera convincente con el contenido y mensaje que lanza a su base electoral.

En ambas situaciones, sus seguidores han conectado con él porque el líder primero a conectado con ellos. No en sentido inverso. La conexión es un componente emocional que parte de la atención que se le presta al mensaje del líder. Cuando el mensaje aún no fue dado, pero goza del prestigio y crédito por esa confianza de la cual es digno merecedor, igualmente se produce un crédito automático a lo que hace y dice porque se cree en él. Digamos que la medida de la conexión que se produce de manera espontánea entre los seguidores y su líder es un indicador claro del grado de carisma que tenga su personalidad.

Un líder carismático facilita muchísimo la comunicación. Es más: hay personas que tanto en las organizaciones como en la política quisieran seguir sus pasos, pero no lo lograrían jamás, porque la influencia de este líder y este tipo de liderazgo influyente, requiere a su vez de otros dos atributos, que indudablemente están contenidos en esa cualidad impar que es el carisma:

- Ser una persona auténtica y en general la autenticidad de sus actos y pensamientos.

- El sentido y sensibilidad de todas y cada una de sus acciones.

El líder carismático es influyente, porque incorpora elementos de otros modelos y técnicas de liderazgo y las combina en una aproximación flexible y adaptable. Más que una característica del liderazgo, el carisma y la influencia son cualidades que son valores innatos que a su vez el líder va perfeccionando a lo largo de su vida.

Cuando se reúne en una misma persona la relevancia (también el poder jerárquico y formal de su cargo) y esa capacidad de influenciar a los demás, por extensión hablamos de liderazgo influyente, pero en realidad son las personas, esos líderes los que ejercen la influencia. Esto es importante tenerlo muy en cuenta, para no crear mitos sobre puestos de gran relevancia económica y política, que por sí solos tienen su cuota indudable de influencia en la sociedad, pero que la persona (el carisma del líder) le dan ese sello personal e indelegable, que efectivamente ninguna otra persona puede ejercer con la misma prestancia y propiedad.

Queda claro entonces, que la influencia a través del liderazgo no se origina ni en la agresividad, tampoco en la prepotencia o la intimidación. Es una forma de liderazgo contrario al poder despótico a la que nos tienen acostumbrados muchos políticos. ¡No! Ni tampoco el uso de “malas prácticas”, ejerciendo de manera indirecta un poder que saben que tienen y que creen va a “torcer” la voluntad de los que supuestamente son destinatarios de ese liderazgo.

Están convencidos de que las personas van a “caer subyugadas” por esa influencia que si bien es negativa, cuenta con la fuerza del poder jerárquico, a la que lamentablemente en muchas ocasiones, hay grupos que quedan cautivos de ese poder que imponen pero con el cual no influyen. Obviamente, cualquier forma despótica de liderazgo está en las antípodas del líder carismático e influyente.

La influencia formal es cuando el líder ejerce su autoridad, por ejemplo, cuando reprende a uno de sus jefes de equipo porque considera que se han relajado las exigencias hacia los miembros del grupo en un momento que justamente se requiere el máximo rendimiento. Obliga a los miembros a cumplir inmediatamente las nuevas normativas, pero aquí la influencia no existe porque la gente subordinada no tiene opción alguna a las directivas dadas. Deben cumplirse. No pueden discutirse. Esto no implica que sea un liderazgo despótico, sino que simplemente se ejerce desde la dirección una acción correctiva para que ese equipo funcione a pleno. La cuestión es que si el liderazgo se ejerce de la manera como se ha descrito, poca influencia tendrá el líder en el resto, porque lo que van a ver de él va a ser el ejercicio de su poder jerárquico. Que nadie lo discute. Pero que no es el liderazgo de influencia ni de persuasión que defendemos, menos aún el de tipo carismático.

Sam Walton, fundador de Wal-Mart Stores, Inc., la cadena de almacenes minoristas más importante de Estados Unidos, siempre buscaba el diálogo con sus empleados a los que no dudaba en llamar socios. Es evidente que el liderazgo de Walton fue carismático y singular, porque la singularidad es por definición, una característica única o casi única, muy difícil de repetirse en circunstancias, incluso muy similares.

Quién puede dudar del liderazgo carismático y singular de Oprah Winfrey, que es la presentadora y productora de televisión que ya ha sido nombrada varias veces como una de las mujeres más poderosas e influyentes de los Estados Unidos y el mundo por la revista Forbes. Su capacidad para tratar los temas más abruptos y que lleguen al ciudadano medio, informándole, entreteniéndole y emocionándole, en base a la verdad, le ha hecho merecedora en 2013 de la “Medalla Presidencial de la Libertad” que es la condecoración civil más alta de los Estados Unidos. Su singularidad se manifiesta en el concepto generalizado de lo que se opina de ella. La explicación de por qué la siguen millones. Y la única respuesta, es que es considerada una mujer líder que detenta el mayor grado de influencia de su generación. La gente cree en ella y los políticos la respetan, porque saben que su fuerza para opinar se basa justamente en esa libertad que ejerce y que genera la gran confianza en su persona.

Cuando Mario Draghi explicaba en las intervenciones como presidente del BCE, las medidas que estaba tomando la máxima autoridad monetaria de la UE, ya sea para proteger la economía de la inflación, o por el contrario, luchar en contra de la deflación, todas las miradas del mundo, incluyendo la Reserva Federal de Estados Unidos, tenían sus ojos puestos en este economista italiano.

¿Por qué cerramos hoy analizando su personalidad? Porque en Draghi se reúnen las cuatro características que estamos analizando.

¿Es Draghi un líder influeyente?

Pues claro que sí. Quién puede dudarlo. Tiene todo el poder formal y jerárquico.

¿Es Draghi un líder persuasivo?

También, porque oportunamente, en plena crisis del euro, en defensa de la moneda europea y la estabilidad política de la UE, afirmó: “Vamos a ser todo lo necesario para sostener al euro…y créanme…será suficiente”. Es más, cada vez que en los últimos dos años Draghi hacía una declaración, los mercados bajaban la presión sobre la prima de riesgo de los países más endeudados, sólo con las declaraciones y promesas de Draghi, porque sabían que las iba a cumplir, pero que además poseía toda la “artillería pesada” para llevarlo a cabo.

¿Es Draghi un líder carismático? También lo es, porque no es una persona proclive a grandes discursos, sino a un tono moderado pero firme, basado en un gran conocimiento de la materia económica y especialmente las políticas monetarias. No destaca por ser demasiado elocuente, porque su carisma subyace en la confianza que despierta a gobiernos y mercados porque no se caracteriza por engañar, sino por afirmar y advertir lo que entiende debe defender como políticas adecuadas para la UE.

¿Es Draghi un líder singular? Sin duda que lo es, porque hay que tener gran capacidad de movilidad entre las fuerzas de choque internas de la UE, derivadas de la propia estructura jurídica política, como es el Consejo Europeo, o la Comisión Ejecutiva o el Parlamento Europeo, amén de los socios con más poder como es el caso de Angela Merkel y el poderosísimo Buindesbank, contra el cual Draghi tuvo que imponerse en más de una ocasión.

Por tanto, el presidente del BCE Mario Draghi, es el ejemplo de un liderazgo efectivo, sin bombos ni platillos, pero que no por ello deja de ser un líder con gran capacidad de persuasión, que genera mucha confianza en mercados, instituciones, inversores y gobiernos, con un grado de influencia en la economía mundial sólo equiparable a la del gobierno de los Estados Unidos.

Además, su forma singular de actuar que lo hace casi una figura irrepetible, porque no muestra una imagen del poder tremendo que tiene su cargo, sino que lo muestra de manera sencilla y con una humildad tan desbordante, que es la que le otorga ese carisma de gente buena y honrada. De líderes de principios y valores. Porque el buen liderazgo, tenga los valores que tenga de los que hemos descrito y en el grado que los posea, nunca podrá ser efectivo ni destacar de cara al futuro, si no se apoya en principios y valores.

José Luis Zunni. Director de ECOFIN.es, coordinador de la División de Análisis de ECOFIN, del Blog de Mangement & Leadership y del Blog ECOFIN Business Schools. Junta Directiva de Governance2014. Coordinador académico de e Latam. Profesor de la EEN (Escuela Europea de Negocios).

Eduardo Rebollada Casado, miembro de la Junta Directiva de Governance2014 y co- autor con José Luis Zunni de más de 200 artículos de Management y liderazgo en la EEN (Escuela Europea de Negocios) y colaborador del Blog Management & Liderazgo de ECOFIN

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.