www.media-tics.com

    
La historia nos nutre de muy elocuentes ejemplos de por qué se sigue a un líder. Sólo en los tres que citamos, surge claro que transmitían seguridad, confianza y una especial fuerza para enfrentar el futuro.

Napoleón Bonaparte decía que “nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error”, porque era un líder que tenía una capacidad especial para estudiar y entender el entorno, además de conectar con sus soldados y oficiales. A Napoleón le seguían sin paliativos. Él era la guía.

¿Por qué se sigue al líder?

Desde que se estableciera el estado de alarma, y a medida que la parálisis económica se adueñaba del país, muchas personas de nuestro círculo profesional en este Foro ECOFION expresaban su preocupación sobre el futuro a no más de tres o cuatro meses.

La cuestión actual es que toda aquella incertidumbre, nueva normalidad y una serie de expresiones a las que ya hemos dedicado bastantes líneas desde esta tribuna, requiere un enfoque revitalizador sobre cómo estamos focalizando los objetivos desde las organizaciones, no debiendo quedar exenta la clase política que también debería prestar atención a cómo se van a ir estableciendo los objetivos para encaminar un período de esfuerzo, pero al mismo tiempo de crecimiento de la economía.

Antes de que irrumpiera en nuestras vidas el Covid-19, tanto en el ámbito personal como organizacional, el valor que le dábamos a tener claro los objetivos estaba fuera de toda duda.

Vacuna SMART para empresas post Covid
Liderar en tiempos de incertidumbre no es lo mismo que liderar la incertidumbre. Nos quedaremos con la segunda, porque la primera no deja de ser una circunstancia; por ejemplo, el entorno en el que estamos inmersos en este momento del Covid-19. Pero liderar la incertidumbre es el compromiso y la capacidad para ejercer un liderazgo en entornos absolutamente inciertos e inestables.

El estudio del liderazgo de la incertidumbre abarca aspectos tales como qué tipo de decisiones deben tomar gobiernos, empresarios, organizaciones e instituciones en general, o sea los actores de nuestra sociedad; pero muy especialmente interesa el cómo y el cuándo.

Liderar la incertidumbre
Confinamiento, pandemia, coronavirus… ¡y desescalda! Estas últimas semanas estamos aprendiendo un nuevo vocabulario; pero también estamos alterando nuestra escala de valores, nuestros hábitos sociales y de consumo, nuestra forma de vivir y de percibir la realidad que nos circunda.

Comienza ya la reconquista de los espacios públicos, de los lugares de trabajo, de las zonas de sociabilidad… ¡de la normalización de la vida! Y a esto le hemos denominado desescalada de las medidas de confinamiento ligadas a la proclamación del Estado de Alarma derivado de la pandemia global provocada por el coronavirus COVID-19. En fin, la vuelta a la normalidad.

Una avenida vacía en Yueyang, provincia de Hunan, al sudeste de China en enero de 2020.
Una avenida vacía en Yueyang, provincia de Hunan, al sudeste de China en enero de 2020.

Hasta Robinson Crusoe tenía su amigo Viernes. El ‘animal social’ que somos, según nos definía Ortega y Gasset, necesita la comunicación, la conexión con otros seres humanos y el componente emocional de las relaciones sociales. ¿Es bueno, pues, el teletrabajo para nuestra vida?

Todas los estudios que en los últimos años se han publicado sobre el teletrabajo, previos a la pandemia del COVID-19, concluyen unívocamente: los teletrabajadores con frecuencia se sienten aislados, aunque no deberían estar teniendo este sentimiento.

Según el informe de Buffer sobre el estado del trabajo remoto de 2019, el 99% de los 2.500 teletrabajadores encuestados afirmaron que les gustaría trabajar de forma remota al menos parte del tiempo durante el resto de su vida profesional.

O sea, en primer lugar, la experiencia que estaban teniendo, independientemente de que aflorara en muchos de este universo estadístico utilizado para el estudio, el sentimiento de soledad y aislamiento, la experiencia no les resultaba desagradable.

La soledad del teletrabajador
Tenemos la obligación ética y moral de contribuir con una respuesta colectiva acorde con la gravedad de la situación que se está viviendo en este momento en España y en el resto del mundo.

Si habitualmente hablamos de doctrina en materia de liderazgo, hoy tenemos que solicitar a cada uno de los ciudadanos, a los empresarios, a los líderes políticos, a los autónomos y a todas las personas que nos leen y nos siguen, que de la manera en que reaccionemos frente a la PANDEMIA del COV1D-9 será cuanto más rápido podamos lograr ese punto de inflexión en que bajen los contagios y terminemos ganando la batalla a esta pandemia.

Christine Lagarde, presidenta del BCE explicando las acciones que va a tomar el Banco Central Europeo
Christine Lagarde, presidenta del BCE explicando las acciones que va a tomar el Banco Central Europeo

Cada vez que nos detenemos a reflexionar sobre las personas que tenemos a nuestro alrededor y con las que compartimos muchas horas del día, nos afloran dudas. ¿Estamos realmente a gusto, o a lo mejor estamos forzando nuestros sentimientos para adaptarnos al ambiente de nuestro departamento y/o equipo?

La improductividad está en la mente
Se trata de alimentar el espíritu, no la capacidad de liderazgo. Si nuestras emociones y sentimientos están en línea con un espíritu fortalecido por nuestras actividades deportivas y/o de esparcimiento, automáticamente se ampliarán y mejorarán no sólo las capacidades de liderazgo, sino nuestra manera en que reaccionamos frente a las cosas, personas o conflictos.

No hay límites en la capacidad humana de superación de problemas; por ejemplo, como el exceso de estrés o haber salido de una situación personal muy traumática.

Métodos outdoors para mejorar el liderazgov

La expresión anglosajona core values puede traducirse como ‘valores fundamentales’ y/o centrales; aunque está más de moda esa expresión de: ‘Lo que de verdad importa’. Pero en la acepción de la expresión, por los usos y costumbres en el management y el liderazgo, significa también el núcleo y/o el corazón de una empresa, lo que nos lleva directamente a los principios y valores que guían la conducta de las personas
Lo que de verdad importa
Liderar compatibilizando vida laboral y familiar
Estamos a las puertas de un cambio social profundo. Un nuevo Gobierno asoma en los albores del año 2020 para hablar con voces nuevas de feminismo, justicia social, pin parental, corresponsabilidad… Sin embargo, este ruido de cacharrería mediática y programática no nos puede desviarnos del camino en nuestras organizaciones. El liderazgo empresarial debe tener escucha en la sociedad, pero también debe tener coherencia en su compromiso ético, sus principios y valores.

Y cuando la tormenta perfecta asoma por el horizonte es bueno que recordemos y asentemos algunos principios básicos del liderazgo, que también comienzan por uno mismo y por concienciar a los que nos rodean sobre valores como la corresponsabilidad, la flexibilidad laboral, la gestión por objetivos, la felicacia empresarial, etc., etc. Así que vamos con el primero de ellos.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,279296875