www.media-tics.com

    
Los Datos mandan! Por ello, las empresas las van a dirigir los datos. De hecho, muchas de ellas ya están en manos de Big Datas. La inteligencia artificial y el machine learning están al servicio de esos Smart Data.

¿Y las personas?, ¿los directivos? La toma de decisiones siempre ha sido un tema delicado en cualquier época del management que se quiera estudiar. Pero sean hombres o máquinas, el dato manda.

Es verdad que en la industria y los servicios, la toma de decisiones cotidianas sigue siendo un proceso en el que son las personas, y no las máquinas, las que las ejecutan. Pero, ¿qué libertad de decisión tiene un director general de una televisión al que el share de audiencia de un programa emitido ayer le dice que ha bajado dos puntos su cuota de pantalla? ¡Ninguna!

Los Datos dirigen las empresas
El 9 de agosto del año 48 a.C., Julio César y Pompeyo Magno se enfrentaron en singular batalla en Farsalia (Grecia). En juego estaba el control de Roma. Julio César era un general que iba al frente de sus tropas y, al ver la disposición de combate del enemigo, César decidió formar una cuarta línea en la derecha dándole forma de ángulo oblicuo, se anticipó a su enemigo y ganó la batalla.

“Es que siempre llego media hora antes al campo de combate”, explicaba Julio César a quienes le preguntaban por las razones de su éxito militar. Y es que la anticipación es la clave de cualquier éxito. El estilo de mando de César puede resumirse en tres palabras: agresividad, velocidad y riesgo; o como explicó en su relato al Senado tras la victoria contra Farnaces II: “Veni, vidi, vici” (llegué, vi, vencí).

El líder llega siempre media hora antes
Las conclusiones que arrojan todos los estudios e investigaciones científicas sobre cómo mantenerse con una mente activa y joven, son contundentes en cuanto al ejercicio que necesita tanto nuestro cuerpo como nuestro cerebro.

El problema subyace en nuestra falta de capacidad al establecer las prioridades. Peor aún: que, conociéndolas, no tengamos la fuerza decisoria de hacer el cambio de rutina que requiere nuestra salud mental y física.

¡No! ¡No es una exageración! Porque el mal ritmo (estar físicamente ociosos) y únicamente creer que la mente sí está activa y bien, es no conocer para nada nuestra fisiología, que exige una compatibilidad de ambas cosas. Quizá es por aquel paradigma eterno de mente sana, en cuerpo sano.

Coaching para hacernos más jóvenes
Los autores tuvimos una reunión con motivo del inicio del verano y las tan esperadas vacaciones. Era de carácter informal, aunque terminó teniendo gran interés para los presentes por el tema central que nos ocupó la sobremesa.

Nos referimos a ese momento en el que cada uno de nosotros hacía un recordatorio de sus primeros años de ejercicio profesional y, especialmente, del infaltable legado de los jefes, para bien o para mal. Algunos pocos buenos y una gran mayoría malos.

No es que lo digamos solo nosotros, sino que parece ser un sentimiento bastante arraigado, toda vez que recuperamos estas experiencias pasadas con algunos colegas. Las conclusiones que hemos obtenido no dejan indiferente a nadie
Las 8 reglas para un Líder

Es tiempo de reinventarnos. Después de las vacaciones, todos venimos con objetivos renovados: ir al gimnasio, comer sano, tiempo para leer, ser más productivo o mayor éxito en el trabajo. ¿Contratamos un entrenador personal para todo?

La magia del coaching nos servirá para hacernos más felices y más productivos. Y quizá nosotros mismos podamos ser el coach que siempre quisimos contratar. Vamos a ver cómo y por qué.

Hoy puede ser un gran día

Cada mañana, siempre por tendencia natural, nos vienen esas ganas de empezar con buen pie el día que tenemos por delante. Esto implica mucho más que el trabajo y responsabilidad a los que nos enfrentamos. Incluimos otros hechos y experiencias, tales como, por ejemplo, una comida que compartiremos con compañeros de oficina para celebrar el cumpleaños de uno de ellos.

Cómo ser el coach de nuestro éxito

Si hiciéramos un ejercicio intelectual en el que las negociaciones del Brexit las llevase durante un mes Richard Branson, seguramente habría un acuerdo entre Bruselas y Londres que sería el menos doloroso para ambas partes.

Pero si imaginásemos por un momento que Theresa May hubiese contratado a Branson hace dos años, tampoco se habría llegado al punto en que están hoy día las negociaciones. ¿Qué es lo que queremos destacar? Que cuando no hay un liderazgo efectivo, antes o después se termina pagando.

Algo de esto nos está sucediendo a nivel local, ya que la política española de acuerdos de los diferentes grupos parlamentarios hace aguas por todas partes.

Conflicto de líder: Tech siglo XXI vs. políticos siglo XX
La experiencia nos indica que por más experto que seas en tu trabajo, siempre habrá un momento en el que, por diversos motivos, prefieres diferir esa tarea que tienes que terminar. Nos ha pasado y seguirá pasando a todos.

La cuestión es analizar por qué se produce este tipo de dilaciones que en la mayoría de los casos no tienen justificación alguna. Bueno, habría que repasar lo que nos indican los diferentes estudios que sobre el tema de la procrastinación se han llevado a cabo en los últimos años.

Hasta las personas mejor organizadas en su trabajo, reconocen el malestar que les provoca cuando se ven obligadas a posponer algo. ¿No les resulta familiar eso de dejar todo para el último minuto? Caso de una presentación que tenemos pendiente y que parece que nos está generando más que respeto, miedo de afrontar ese instante final en el que no queremos ni podemos fallar.

El mal hábito de diferir tareas y responsabilidades
¡Deja de leer si eres un milenial! Warren Buffett te diría que el éxito se esconde tras las monedas de la inteligencia, la energía y la integridad. Es decir: cabeza, pasión y ética. No vamos a hablar de conocimiento y moral; pero sí resaltar qué hay tras la palabra pasión, que supone motivación; pero también muchas horas de trabajo, esfuerzo, tesón y foco. Y seguro que si eres milenials, la cultura del esfuerzo te sonará carca y sin alicientes. Pero veámoslo…

La letra con sangre entra… El que algo quiere, algo le cuesta… Para cruzar el río hay que mojarse el cu… En fin, no vamos a seguir. Pero queda claro que el acerbo popular expresado en sus sentencias y proverbios está cuajado de esos principios propios de la cultura del esfuerzo. ¡Nada no es dado gratis!

La pasión: el antídoto del esfuerzo
Las circunstancias por las que está atravesando España y la Unión Europea, no son las más idóneas para detenerse a hacer una reflexión profunda y debatir qué es lo que queremos como nación. Menos aún parece que favorezca el replanteo que necesita la UE, especialmente deslucido los últimos días por un protagonismo absolutamente disparatado de Boris Johnson, cerrando temporalmente el Parlamento Británico que no se hacía desde 1948.
Los teatros de operaciones de todas las guerras siempre han sido aleccionadores en cuanto a las capacidades de mando de los jefes de tropas o de las estrategias seguidas para esa contienda por el alto mando militar.

En ambas situaciones, el ejercer una posición jerárquica y vertical condicionaba a ese líder a que sus esfuerzos por lograr los objetivos fijados no pusieran en riesgo una de sus principales preocupaciones: sus oficiales, suboficiales y soldados. Centenares de situaciones adversas exigieron a muchos de estos líderes militares una retirada a tiempo para no tener que soportar un episodio más de tragedia humana.

Recetas para nuevos líderes
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,171875