www.media-tics.com

¿Es posible que se detenga la Revolución Industrial en la Industria 5.0?

Por José Luis Zunni
martes 16 de noviembre de 2021, 15:41h

No ha llegado a dos siglos y medio el tiempo transcurrido desde la Revolución Industrial que surgiera en Inglaterra, para que en este lapso (corto en la historia de la humanidad) se hayan logrado avances científicos y tecnológicos como el mundo jamás había conocido.

Vamos a hacer un repaso sobre la evolución de la industria desde el momento 0, que arranca con la Revolución Industrial en 1780 que consistía en máquinas que eran alimentadas (impulsadas) por agua y vapor. Justo noventa años después vino la electrificación masiva utilizando líneas de montaje en 1870. Cien años después, en 1970 se dio un paso gigantesco utilizando electrónica y computadoras, lo que consistía en la era de la automación. Y como típica aceleración del tiempo histórico en el que entramos en el pasado siglo XX, solo diez años faltaron para que en 1980 empezara el proceso de globalización por el cual la producción industrial empezó a llevarse a terceros países a fin de bajar los costes productivos.

En el presente nos encontramos en plena transformación digital, en la cual la introducción de dispositivos de conexión junto a “data analytics” y la inteligencia artificial, están causando un auténtico cambio de paradigma. Pero parece que todo el proceso de la Revolución Industrial de hace tan solo 240 años, sigue su curso y estamos hablando hoy día de la “industria 5.0”.

¿Es posible que se detenga la Revolución Industrial en la Industria 5.0?
Ampliar
Entre algunas de las preguntas que se están formulando a diario, obviamente tenemos dos que son básicas: ¿qué es la Industria 5.0 y cuál es su objetivo? ¿En qué consiste la instrumentalización de la Industria 5.0 para que sea operativamente eficiente?

Como decíamos más arriba, los tiempos se aceleran, perdemos noción de la rapidez con la que las cosas se transforman y cambian, lo que provoca simultáneamente un cambio en el pensamiento. Porque la innovación tecnológica y los avances en la comunidad científica en general, son los que van determinando cambios en el pensamiento, porque debemos adaptarlo a los nuevos recursos de los que disponemos. No es en sentido inverso.

Por ello, en menos de una década desde que se iniciara la industria 4.0, al mismo tiempo que se afianzara, surge una nueva revolución que nos lleva a la 5.0. La definición de la industria 4.0 es la tendencia a la automatización y el intercambio de los datos en las tecnologías de fabricación mediante la utilización de tres elementos principales: el Internet de las cosas, los sistemas cibernéticos físicos y la computación en la nube. Pero la 5.0 es la que va a transformar el sector industrial en espacios inteligentes basados en IoT (Internet de las cosas) y en computación cognitiva.

¿Cómo se logra instrumentarlo? Mediante la convergencia entre máquinas y humanos, lo que lleva a un desarrollo de Inteligencia Artificial muy adelantado (avanzado) para que pueda realizar procesos similares a los que ejecuta el pensamiento humano. Menudo desafío, pero se está avanzando en esta línea y sorprenden los logros que se van obteniendo. Desde ya que la mejora que se obtiene en los niveles de productividad y en la eficiencia de los procesos, lo cual influye decididamente en el mercado por la razón primaria que se llama nivel y/o capacidad competitiva, no solo es posible y se está probando día a día, sino que también es ineludible. Esto significa, que aceptamos la introducción de esta nueva fase en nuestras vidas (la sociedad en su conjunto), o nos quedaremos mirando como despistados, porque la historia no espera a nadie, menos aún, un componente clave del devenir histórica como es la ciencia y la tecnología.

En este punto de la competitividad, podemos hablar de empresas y países. Porque, cuando nos referimos a la capacidad industrial y de alta tecnología alemana, estamos fundamentalmente hablando de empresas que en este país están transformando la industria. O sea, como siempre, la iniciativa privada, la libre investigación y el impulso emprendedor, son los que terminan haciendo los países más eficientes y mejor adaptados a los cambios que cada época va imponiendo.

Por ello, los profesionales deben estar adaptados a trabajar codo con codo con máquinas inteligentes. Lo importante es la complementariedad, no la exclusión.

Si bien es cierto que el avance tecnológico implícito en esta 5º Revolución Industrial va a ser responsable de la destrucción de cientos de miles de puestos de trabajo a escala global, sin duda habrá una especie de efecto rebote, o sea que también se irán creando simultáneamente cientos de miles de puestos de trabajo que habrán tenido que ser reestructurados para facilitar el trabajo humano.

Características de la Industria 5.0

Vamos a explicar cuáles son las bases sobre las que asienta este nuevo giro en el largo proceso de Revolución Industrial. ¿Por qué no llamarle Revolución Digital? Perfectamente válido es el término, porque estamos en plena transformación digital, pero es que, a su vez, la economía digital y la sociedad digital en la que convivimos todos (porque estamos todos influenciados y condicionados por ella) ya está dando síntomas de cierto agotamiento en el estado actual en el que se encuentra, porque se está caminando a pasos agigantados hacia la manufacturación personalizada.

Porque la industria 5.0 impulsará la creación de productos personalizados. Actualmente, disponemos de un abanico casi infinito de productos, por lo que el próximo paso es adaptarlos a las necesidades individuales.

Muy bien: tenemos entonces manufacturación personalizada que requiere esencialmente el despliegue amplio de la robótica, para poder hacer posible esa personalización que se busca en esta etapa de desarrollo industrial. Algunos les llaman robot colaborativos, porque van a formar parte de equipos humanos, ya que se sumarán a personas y van a ir de la mano de la inteligencia que es la única (la humana) que puede programarlos, dirigirlos y mejorarlos.

Juntos, robts y humanos se encargarán de diseñar y fabricar los productos. Por tanto, esta fase, dentro del proceso es esencial en la industria 5.0.

Y como hemos referido en anteriores ocasiones desde esta tribuna, cada vez que abarcábamos el tema del empowerment, este grado de autonomía que se le da a determinados empleados por ser los mejores conocedores de los problemas diarios a los que se enfrentan los productos y servicios ofrecidos por una compañía (especialmente los que tienen relación directa con el público), también en la industria 5.0 se delegarán las tareas mecánicas, peligrosas y rutinarias a la Inteligencia Artificial.

Este paso es sustancial, pero a menudo se le confunde en cuanto a su alcance, porque una cosa es sustituir esfuerzo humano que pueda aplicarse en tareas de alto nivel de inteligencia aplicada (tarea esencialmente humana) y otra muy diferente, confundir ésta (la de nivel de conocimiento aplicado y toma de decisiones), por ejemplo, en situaciones de incertidumbre, o con niveles de riesgo elevado, con aplicaciones programables básicas que lo único que persiguen es justamente simplificar tiempo a los humanos para disponer de más horas para la creatividad y la inteligencia aplicada para anticiparnos al futuro.

De este modo, el humano podrá disponer de más tiempo para las tareas típicas de personas con mando y gran autonomía de decisión. Porque aún la toma de decisiones, en todas las organizaciones las siguen tomando las personas. Y esto, de momento, seguirá siendo así, a pesar de los increíbles avances de la robótica, la inteligencia artificial y la realidad virtual.

A estas bases que hemos destacado en el proceso de incorporación de la industria 5.0, hay que añadir además otros factores que debemos tener en cuenta:

  1. a) Rápidez y calidad. La cadena de producción industrial será mucho más rápida gracias a la colaboración entre robots y humanos. Además, todo producto que haya sido creado en este entorno gozará de más calidad sin sacrificar (sin prescindir) el toque humano.
  2. b) Respeto medioambiental. Es probable que, con la mejora tecnológica, las organizaciones desarrollen sistemas de producción basados en energías renovables. De este modo, podría reducirse la emisión de residuos.

El Futuro de la Revolución Tecnológica

Decir que los avances en la tecnología y la ciencia son imparables es una tautología. Porque aseverar una verdad lo es. Pero desde el punto de vista estrictamente ontológico (del significado) no lo es. De hecho, la historia desde la Revolución Industrial de finales del siglo XVIII y el presente, ha sido una sucesión imparable (casi inabarcable) de miles y miles de inventos, creaciones, desarrollos, etc. que partían de mentes creativas y de inteligencia humana, que también terminó creando robots para ayudar (no suplantar) en la construcción de sociedades ultra avanzadas tecnológicamente hablando. Y no es una tautología ontológicamente hablando, porque el significado que le damos a la 5º y después a las que vengan, sea la 6º y siguientes, es que son auténticos saltos de escala, por lo que el alcance es de tal calibre que si bien se han sucedido repeticiones de revoluciones industriales de todo tipo, cada una nueva representa un nuevo paradigma que nos cambia todo.

Aunque las organizaciones se irán adaptando de forma paulatina a esta 5º Revolución Industrial, y lo seguirán haciendo cuando llegue la 6º, porque antes o después llegará, desde ahora, aunque no se vislumbra la 6º sí se están tejiendo las bases de la misma. Estos ciclos se retroalimentan entre sí, por lo que parece que vamos a vivir en un mundo en constante cambio.

Según Welcome to Industry 5.0 de Universal Robots, la Industria 5.0 devuelve el protagonismo a la mente humana. Craso error esta consideración, porque jamás el humano lo ha perdido. Lo más preciso era decir que esta nueva fase 5.0 como proceso trata de mejorar la productividad en la industria mientras que, de forma paralela, pretende reducir la frialdad endémica de estos entornos, buscando una proximidad hombre-máquina que, dicho sea de paso, se había perdido un poco. Los humanos ganamos en protagonismo por encima de las máquinas, relegadas a ser nuestras eternas ayudantes. Pero nunca los humanos relegamos la mente a las máquinas, ni en el pasado ni hoy ni en el futuro.

¿Qué hará la Industria 5.0 por los trabajadores humanos?

A medida que pasa de la Industria 4.0 a la Industria 5.0, crea trabajos de mayor valor que antes, porque está devolviendo la libertad de la responsabilidad del diseño al ser humano.

Un estudio reciente de Meggitt muestra que el espacio de trabajo no se vuelve más pequeño en términos de una célula de fabricación alrededor del ser humano; en realidad se vuelve más grande. El ser humano tiene más responsabilidad y termina con un entorno más grande, más liviano y más seguro que el anterior.

El operario dentro de la célula de fabricación comienza a involucrarse más en el proceso de diseño que en el proceso de fabricación, que es más o menos automatizado. Permite que la libertad de diseño trabaje con usted y permite productos más personalizados.

José Luis Zunni es director de ecofin.es y vicepresidente de FORO Ecofin. Director de ECOFIN Business School y coordinador de ECOFIN Management & Leadership. Director del Centro de Liderazgo de la EEN (Escuela Europea de Negocios) y coordinador académico de la Red e Latam del grupo media-tics.com. Miembro de la Junta Directiva de Governance2014. Conferenciante. Ponente de Seminarios de Liderazgo y Management de la EEN y coordinador del FORO DE MANAGEMENT Y NUEVA ECONOMÍA DE LA EEN. Autor de ‘Inteligencia Emocional para la Gestión. Un nuevo liderazgo empresarial’, coautor de ‘Liderar es sencillo. Management & Liderazgo’ y coautor con Ximo Salas de ‘Leader’s time (Tiempo del líder)’

Antonio Alonso, presidente de la AEEN (Asociación Española de Escuela de Negocios) y secretario general de EUPHE (European Union of Private Higher Education).

Salvador Molina, presidente del Foro ECOFIN y consejero de Telemadrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Meneame

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.