www.media-tics.com

    

PERIODISMO

La AEEPP reclama al Gobierno compensaciones por los ingresos perdidos y los costes que acarrea mantener una actividad esencial en las circunstancias actuales.

Los principales editores de publicaciones de España, en papel o digitales, piden al Gobierno un detallado Plan de Choque

En todos los principales mercados del mundo desarrollado empieza a levantarse todo un clamor: ayudar a los medios.
Disney+ llega a España y recrudece la guerra del streaming

La plataforma de Disney desembarca en España con un catálogo que contiene los títulos de la factoría de Mickey Mouse, Pixar, Star Wars, Marvel y la Fox. ¿Tiembla Netflix?

Apertura generalizada de los muros de pago, caídas publicitarias y corrimiento hacia la calidad

Impacto del coronavirus para los editores
Los medios de comunicación en los principales mercados del mundo están reaccionando con gran rapidez ante la pandemia del coronavirus. Ya se pueden observar una serie de pautas comunes ante la enorme demanda de información de calidad que suscita un público traumatizado, atemorizado y en muchos casos en cuarentena encerrados en sus casas.

El primer diario en España da en marzo un importante cambio de modelo, pero es improbable que la medida logre salvar las cuentas del rotativo: la edición en papel sigue lastrada por los mismos esquemas de hace 25 años

Es una pena: tenemos sin duda un medio de comunicación entre los de más calidad que se puede leer en español. Podría lograr la hazaña, muy conveniente para España y para toda la enorme área del idioma, de ser el faro hegemónico del periodismo explicativo, del imprescindible servicio público que permita a los ciudadanos tomar decisiones informadas. El medio global en español por excelencia. Pero la evolución de su cuenta de resultados es un lastre demasiado pesado. Y hay también otros lastres culturales más allá de los números.

Ponga un chatbot en su publicación

Los editores deben abrazarse al cambio tecnológico para superar la crisis letal en la que están inmersos.

El panorama de los medios es desastroso, 25 años después del tsunami digital

Hasta Warren Buffet tira la toalla. En 2012 compró 63 diarios de EEUU y anunció mantener sus posiciones "para siempre". Los acaba de vender. Ha dicho que la industria "está tostada" y ya no cree que el sector de los periódicos impresos pueda cambiar. La transición a Internet no ha funcionado en la inmensa mayoría de las cabeceras, con notables excepciones, a la cabeza de los cuales está en "New York Times", que ha cerrado el pasado año con 5.200.000 suscriptores de pago y 800 millones de beneficios, con 1.100 periodistas en plantilla. Las excepciones, que confirman la regla, brillan con deslumbrante luz, en medio de las tinieblas que desesperan a los gerentes, falta de visibilidad general en un negocio en total ocaso y miles de periodistas en el paro o dedicados a otra cosa. Se abre paso la evidencia de que la verdadera transición está por llegar y es probable que el actual año 2020 marcará pautas de un futuro que tendrá poco que ver con el presente.

Los periodistas debemos evolucionar hacia un trabajo más responsable sobre el enorme desafío que supone el capitalismo depredador (stakeholder capitalism), como se debate estos días en el Foro de Davos.

El stakeholder capitalism, que ahora rige básicamente el mundo, es responsable mayor del deterioro gravísimo del planeta, la rapiña de los recursos naturales y la creciente, intolerable desigualdad. Empiezan a proliferar los libros y la opinión cualificada denunciando estos hechos y proponiendo reformas de fondo en el sistema económico imperante. Por citar un ejemplo, "Capital e ideología" de Thomas Piketty, es una lectura obligada. El Foro Económico Mundial de Davos ha dedicado su 50 edición a este tema crucial. "Somos muchos los que hemos visto que esta forma de capitalismo ya no es sostenible", ha dicho el fundador de Davos, Klaus Schwab, poco sospechoso de ser un peligroso comunista. Una mayoría de personas en todo el mundo cree que el capitalismo está haciendo más daño que bien, según el prestigioso Barómetro de Confianza Edelman, tal y como resalta la enviada especial de "El País" a Davos Alicia González. La alternativa que está tomando cuerpo es el bautizado como stakeholder capitalism, cuyo fin primordial no es la satisfacción del accionista y su remuneración, sino el conjunto de la población humana y su entorno. El baqueteado y desorientado oficio del periodismo, ¿no debería hacer una reflexión al respecto y ir desarrollando una especia de shareholder journalism, cuyo cometido no esté orientado a lograr "chicks", audiencia, soporte para la publicidad, cada día más detestada, sino excelente periodismo como servicio público, apoyado por mecenas, fundaciones, empresas responsables, dedicadas al progreso común?

Quibi es una plataforma de streaming con contenidos que no superan los 10 minutos de duración y que contará con producciones de Steven Spielberg o Guillermo del Toro. Pero hay mucho más detrás del gran bombazo televisivo del año.

Una relación que está cambiando en la era digital

Se ha presentado recientemente en la Asociación de la Prensa de Madrid, el Informe Anual de la Profesión Periodística, prácticamente la única guía para conocer el estado de ésta atípica profesión, básica para la salud de una democracia o simplemente una sociedad sana. La radiografía es, una vez más, preocupante. Es una de las profesiones que más han sufrido en la crisis iniciada en 2008. Despidos masivos y rebaja de sueldos son las notas dominantes. Se perdieron más de 12.000 empleos y los ingresos por publicidad se derrumbaron dividiéndose por cuatro. El proceso está lejos de terminar. El año pasado el paro entre los periodistas repuntó el 2,6% hasta los 7.003 personas, pero la cifra real es mucho más alta, pues no incluye a los que no tienen trabajo pero no están registrados en el SEPE. En total han salido de las escuelas y facultades más de 100.000 titulados en España desde que comenzaron a impartirse esas titulaciones, pero solo trabajan unos 20.000. Una tendencia interesante es que cada vez hay más periodistas trabajando en comunicación empresarial o institucional, casi la única salida que crece. Atención!: hay un dato muy revelador, en la encuesta de la APM, a los periodistas que se les pregunta si consideran que el trabajo que realizan los comunicadores es parte del periodismo responden en un abrumador 73% que no. Cuando se pregunta lo mismo a los comunicadores, el 63% responden que sí. Significativa divergencia.

Los medios de comunicación españoles se están hundiendo, pero los sucesivos gobiernos permanecen ajenos a una creciente tendencia en Occidente a algún tipo de auxilio

En la vecina Francia y en otros muchos países europeos, los medios de comunicación, afectados por una crisis sin final a la vista, se benefician de la ayuda pública en forma de subsidios directos o indirectos. Alemania era hasta ahora una excepción, pues los editores temían que las ayudas menoscabasen su independencia. Mathias Döpfner, el todopoderoso patrón de Axel Springer, había declarado: "todavía prefiero las quiebras de los periódicos a la compra de su independencia por medio de subsidios". Ahora, esta tendencia histórica se ha quebrado. El presupuesto de 2020, aprobado por el Bundestag el pasado 29 de noviembre, incluye una partida inédita de 40 millones de euros en ayudas a la prensa. En España, parece no importar a los sucesivos gobiernos la abrupta caída sin final de los medios de comunicación, que empobrece los medios de que dispone la opinión pública para tomar decisiones bien fundamentadas en información plural y veraz. Así no va.

De las cinco cadenas de medios actuales solo quedarán dos tras la primera mitad del año entrante

Lo ha pronosticado el reputado analista de la industria Ken Doctor: "la primera mitad de 2020 será el baile final de los periódicos". Llevan una década de números rojos, tras la gran recesión, ha habido muchos despidos, reajustes, recortes, compras y fusiones, pero el enfermo no termina de reaccionar, nada es suficiente, no podemos vislumbrar todavía cómo será el panorama de los medios de comunicación, tras el tsunami digital. Estados Unidos ha sido el frente que marcaba el futuro, todo sucede antes que en otros mercados avanzados, con más fuerza y dimensión, conviene estar atentos. Desde varios frentes, todo parece indicar que los medios de comunicación, amalgamados con el entretenimiento, van a experimentar grandes cambios y transformaciones de hondo calado en el año entrante. Y no solo en EEUU.

El cambio tecnológico les ha cogido a contrapié, pero ahora tienen la oportunidad de sumarse a las próximas grandes innovaciones que darán forma al futuro

Con notables excepciones, la inmensa mayoría de los editores de medios de comunicación han sufrido y aún siguen sufriendo, sin que se vislumbre el final, el impacto de los grandes cambios tecnológicos y el auge imparable de las plataformas. Parecen arrastrados por poderosas tendencias que no son capaces de aprovechar. Ahora ya están maduras dos corrientes de cambio que se anuncian como "la próxima gran cosa" que cambiará todo, desde los móviles al entretenimiento. Y no en un futuro hipotético y más o menos lejano, sino desde ahora mismo. No pueden perder estos dos grandes trenes: la explosión 5G en las telecos y la avalancha de la realidad virtual y aumentada, novedades que están en buena medida interconectadas. Cada editor debe hacer su propia reflexión y establecer una estrategia para sumarse al tsunami y que el futuro, una vez más, no les deje atrás pasándolos por encima y dejándolos en el barro.

El lanzamiento de Disney+ pone al rojo vivo la batalla global por controlar los contenidos: el periodismo de calidad corre peligro de ser devorado por este tsunami

El pasado 12 de noviembre, Disney+ lanzó su oferta de TV por 6,99 dólares al mes: el catalogo de entretenimiento más valioso del mundo, con 500 películas y 7.500 programas de TV. Al final del primer día, 10 millones de personas se habían inscrito y su nuevo algoritmo comenzó al día siguiente a enviar millones de recomendaciones y sugerencias de visualización. Se une así a las ofertas de otras muchas teles en streaming como Netflix, HBO, Sky, Amazon, Hulu, Rakuten, Movistar+, etc. Y pronto Apple TV+ lanzará un paquete que incluirá Apple News, noticias con información de calidad. Estamos entrando en un horizonte inédito, la gran guerra mediática, en la que se invierten este año más de 100.000 millones de dólares en contenidos, más que toda la industria petrolera. ¿Qué significa esto para el transcendental sector de la información? Hay un principio bastante claro: cuando la información deriva hacia en entretenimiento, mala cosa.

Significativa contracción en NYT que apunta a una próxima burbuja en una industria que ha venido experimentando grandes crecimientos y afronta sospechas de manipulación

Venimos siguiendo en Media-tics.com la trayectoria del diario norteamericano "The New York Times", ahora global, (medio millón de suscriptores de pago son de fuera de Gran Bretaña y se espera que superen los dos millones) como un significativo ejemplo de éxito en su transición digital. También como un adelanto de tendencias que es posible que en poco tiempo se extiendan a otros editores en distintos países. Atención pues. Los datos publicados de su tercer trimestre muestran un sólido crecimiento de 273.000 suscriptores más en sus soportes digitales. Pero la sorpresa Venimos siguiendo en Media-tics.com la trayectoria del diario ha sido que sus ingresos por publicidad digital cayeron el 5,4%, tras varios años de incrementos notables. Su previsión para el cuarto trimestre es aún más preocupante: -15%. ¿Qué está pasando? Pues que hay crecientes datos que apuntan a que empieza a desinflarse una burbuja largamente autoinflada.

Las pautas comunes son: un largo proceso, innovación constante, asunción de riesgos con prueba y error, inversiones considerables y un enfoque global

El caso más notable posiblemente sea el diario británico de calidad "The Guardian", que mantiene una limitación autoimpuesta: las noticias en sí mismas deben permanecer gratuitas, sin muros de pago en su edición digital. En cambio sí recibe donaciones puntuales o recurrentes. Recientemente anunció que se volvió rentable "por primera vez en la historia reciente". Por otro lado, el prestigioso semanario británico "The Economist" ha duplicado su margen bruto en los últimos cinco años, con una sofisticada estrategia basada en el lector. El caso del "Washington Post" es especial, gracias a la estrategia de su dueño Jeff Bezos. Su activo más valioso es ahora su software. "De Telegraaf" ha sido durante mucho tiempo el periódico más popular en los Países Bajos. Perdió la mitad de su circulación impresa en 10 años, pero ha logrado revertir la caída de sus ingresos por suscripción en menos de seis meses.

Hay un camino para el periodismo de calidad rentable, pero requiere fuertes inversiones, es difícil e inestable

Los periódicos están sufriendo mucho en todo el mundo desarrollado, se despiden periodistas por millares, pero las aulas en las que se enseña periodismo siguen repletas. En Estados Unidos se han cerrado nada menos que 1.800 periódicos locales desde 2004 y la crisis no parece tener fin. Algunos culpan a Google, Facebook o Amazon, pero la responsabilidad básica se llama Internet. Estamos en los primeros pasos aún para reinventar en su totalidad la vital función informativa y el horizonte está muy contaminado, lleno de niebla, distorsiones y monstruos. Pero hay rayos de luz que cortan la oscuridad. Uno de ellos se denomina "The New York Times". Pero es un producto prácticamente único, como nos recordaba recientemente en Madrid Jean Christophe Demarta, Senior VicePresident Global Advertising de "The New York Times", en un acto organizado por la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom).Vamos a analizar y diseccionar los puntos más reveladores de esta trayectoria tan exitosa, por ahora.

El Gobierno de Quebec aprueba un paquete de generosas medidas para ayudar a los medios de comunicación escritos en la provincia autónoma canadiense

Quebec, con algo más de ocho millones de habitantes, es la región francófona más grande de América. Sus medios escritos pasan por grandes dificultades financieras. El mayor grupo de prensa, GCM, ha puesto a la venta sus seis diarios. El Gobierno ha acudido en ayudas, aprobando un ambicioso plan por valor de 50 millones de dólares hasta el 2023-2024. Las empresas podrán beneficiarse de un crédito fiscal reembolsable equivalente al 35% de los salarios de sus periodistas.

Los editores siguen teniendo demasiadas dudas todavía, los proyectos no están maduros e implican un cambio de planteamiento cultural y estratégico con resultados inciertos

Los quioscos de prensa tienen que vender otras muchas cosas, además de prensa.
Los quioscos de prensa tienen que vender otras muchas cosas, además de prensa.

El dilema de los muros de pago en la prensa española

Se ha celebrado a finales de septiembre un foro sobre modelos de suscripción en los medios españoles organizado por Evoca en el que han participado los principales responsables de los grandes actores. Más allá de la casuística de cada caso, podemos comprobar que las dudas persisten, que pasa el tiempo y los avances son muy modestos, que España sigue retrasada en esta importante asignatura en un contexto global. Visto con una cierta perspectiva, cabe señalar que esta transición implica un cambio de mentalidad, no ya en el público en general, sino también en los directivos de las empresas editoras, que siguen notablemente aferradas a la tradición, a la búsqueda obsesiva del mayor número posible de lectores, aunque sean gratuitos, a la dictadura del "chick", a los temas comunes, a las informaciones "commodity" que difunden todos los medios, que machacan las teles y las radios y que aún siguen imprimiéndose contra la lógica digital. El camino será largo.

Los editores deben asumir que el negocio de las noticias no tiene aún un modelo válido

Algunas encuestas y estudios recientes muestran que el estado actual de los medios de comunicación a nivel global sigue anclado en una persistente encrucijada que no termina de resolverse. No hay un modelo definido con validez más o menos común, aunque hay notables excepciones. Los editores intentan encontrar nuevas fuentes de ingresos que sustituyan las caídas de audiencias e ingresos publicitarios, pero con resultados en general modestos. Algunas cosas empiezan a estar claras. Por ejemplo, la búsqueda obsesiva de los "millones de visitantes únicos" es un camino que conduce a aberraciones sobre el sentido del periodismo y, con frecuencia a la ruina. Otra tendencia llamativa es el auge del audio.

Figura clave del Grupo 16, fundador de "El Mundo" y "El Economista"

Muere Alfonso de Salas, un editor de raza

Un reciente informe de la asociación de medios globales FIPP sobre el futuro de los medios de comunicación afirma que la impresión, junto con otras declinaciones digitales, sigue siendo vital.

El documento técnico "The Future of Media" realizado por la FIPP explora las estrategias de los editores de todo el mundo que continúan poniendo la impresión en el centro de sus ofertas, dentro de un ecosistema editorial más amplio. Menciona que el 58% de los asociados todavía se describen a sí mismos como principalmente orientados a la impresión, y el 60-80% de los ingresos de los editores todavía se generan a partir de la impresión.

Es un mercado declinante y en mutación acelerada que también se apunta éxitos muy notables

La semana pasada "Marie Claire" anunció el cierre de su edición impresa en el Reino Unido, 31 años después de su lanzamiento como "la revista de la mujer pensante". Esta cabecera abrió un camino en distintos países, adoptando una postura pionera sobre los temas de actualidad de las mujeres, con gran éxito de audiencia. La edición británica, que llegó a vender más de 450.000 ejemplares, estaba ahora en unos 120.000, pero regalaba el 35%. Ahora reforzará su edición digital. Este es un síntoma más de un mercado en mutación trepidante, con ventas y facturación publicitaria en crisis, pero que, sin embargo, tiene una capacidad de generar influencia sin parangón en su historia, a través de sus distintas plataformas y formatos. La innovación sistemática y nuevos negocios como el comercio electrónico y la celebración de eventos, le abren paso al futuro.

Los editores harían bien el seguir de cerca el progreso de la Realidad Aumentada que va a cambiar casi todos las principales industrias que sostienen nuestra economía

Peter H. Diamandis, norteamericano de origen griego, de 58 años, tiene un historial de empresario y emprendedor verdaderamente apabullante. Solo mencionaré una de sus creaciones, junto con Ray Kurzweil, la Singularity University, especializada en avances exponenciales que pueden resolver algunos de los desafíos más apremiantes del planeta, que no son pocos. En su Singularityhub.com acaba de publicar una presentación del mundo aumentado que cree estará consolidado hacia el 2030. Los medios de comunicación, incluso los considerados de calidad, se ocupan escasamente de estos asuntos y mucho de vaivenes políticos que significan muy poco en el fondo. Y eso que es la tecnología la que está destrozando muy rápidamente todo el sistema actual de la información y el entretenimiento. Los editores, incluso algunos de los más grandes a nivel global, parecen aislados en castillos asediados, con una visión analógica y lineal de ceguera sorprendente.

Gannet-Gatehouse y Axel Springer-KKR ponen en evidencia una nueva fase en el declive de los periódicos

El verano ha sido proclive a grandes maniobras en torno al control de algunos de los mayores conglomerados de medios de comunicación en EEUU y Europa, señalando varios extremos de gran importancia. Primero, que el declive de los medios de comunicación, tradicionales y digitales, está lejos de haber terminado. Segundo, que los pequeños e incluso medianos, van a tener oportunidades menguantes, el juego es de colosos. Tercero, la economía financiera, los fondos de inversión, se están haciendo los dueños de los medios, con lo que la prioridad de los resultados será cada vez más perentoria. Malas noticias para la información de calidad y la formación de la opinión pública.

Entrevista con Andrés Rodríguez, CEO de Spainmedia

Andrés Rodríguez, fundador y CEO de Spainmedia. / Imagen: M.A. Ossorio-media-tics.com
Andrés Rodríguez, fundador y CEO de Spainmedia. / Imagen: M.A. Ossorio-media-tics.com
Periodista de formación y profesión, Andrés Rodríguez representa una de las mayores historias de éxito del periodismo en España: cómo levantar de la nada uno de los mayores grupos editores del país en apenas una década y en plena crisis económica y de la profesión. En esta entrevista nos cuenta cómo lo hizo, los retos que enfrenta Spainmedia cada día, hacia dónde va el papel y, sobre todo, cómo hay que pensar para hacer realidad los sueños.

Se cierra una importante época de la información económica en España y se abre un periodo de gran incertidumbre

He sido redactor jefe en el diario económico decano "5 Días", director en la revista "España Económica", subdirector y director adjunto en el diario "Gaceta de los Negocios", director de la revista "Dinero", etc. He vivido en primera persona distintas etapas de la información económica en España, pasando de un escaso puñado de periodistas esforzados en sacar adelante un diario especializado, con magras ventas y escasa plantilla, al viento contrario, muy típico de los bandazos de este país, con hasta siete cabeceras diarias especializadas. La revista "Actualidad Económica", primero semanal, luego mensual, luego un mero suplemento, y ahora con el despido de su director histórico Miguel Angel Belloso, más un jefe de sección de la revista, ya menguada hasta la inoperancia, me siento en la obligación de despedir con honores a la que fue una influyente publicación con buenos y competentes profesionales. Y justo en el momento en el que precisamos más de nunca medios, digitales o en papel, que orienten al público no ya sobre el sube y baja de los mercados, sino especialmente sobre las causas profundas que los mueven.

¿Alguien quiere trabajar por 0,01 euros brutos palabra?

Esta primera fase de la era digital está resultado nefasta para muchas profesiones, la de periodista entre las más perjudicadas, para la calidad de la información en general y para la desigualdad económica planetaria. La mayoría de los periodistas que trabajan en los medios digitales lo hacen como autónomos, con precariedad laboral mal pagada. Una página destacada para estos profesionales, en la que se comparten diferentes ofertas de Catalunya, publicaba recientemente que una empresa buscaba redactores con una remuneración de dos euros por artículos de 200 palabras, o sea, 0,01 céntimos de euro por palabra, brutos. A esto hay que añadir temas como el abuso de becarios, los periodistas que se ven compelidos a hacer publicidad y otras corruptelas.

La causa principal es una convergencia de cambios en el ecosistema de la información

El negocio de las noticias en EEUU ha entrado en una nueva fase, con una pérdida de empleos en los cinco primeros meses que es la peor en una década, Bloomberg señala unos 3.000 despidos. Menciona a Gannett, McClatchy, BuzzFeed, Vice Media y el canal CNN. Los periódicos locales, especialmente, han visto desaparecer gran parte de sus ingresos por publicidad. En España tampoco vamos bien, hay unos 200 despidos en lo que va de año, destacando las supresiones derivadas de la venta del Grupo Zeta. Las causas de todo esto son variadas y convergentes. Analizamos a continuación las principales.

El diario de Prisa está mejorando su cobertura de los temas más conflictivos de la actualidad mundial, la emigración, las guerras, los colectivos más golpeados, cumpliendo una importante función informativa, cuando hay en marcha una pugna por el control de este importante medio.

Habrá que empezar por felicitar a la directora Soledad Gallego-Díaz y a su equipo, porque el diario ha ganado pulso en los últimos meses, poniendo en marcha iniciativas interesantes. Claro está que tiene bastantes asignaturas pendientes, entre otras cosas porque estos grandes buques tienen casi todos un problema de isomorfismo. Si observamos su primera página a través de los años, cuando la era digital ha revolucionado todo, es casi idéntica a la que tenía hace 20 años. En los últimos meses, está cubriendo de manera brillante y asidua los "agujeros negros" del turbulento mundo, dramas terribles como la emigración, los refugiados, los colectivos más marginados y apaleados, los conflictos bélicos, las intolerables desigualdades, los países fallidos, etc. Buenas crónicas con valor humano y testimonial. Una muy importante labor para un diario que aspira a ser global y un servicio vital para la sociedad. Pero su audiencia en papel está en caída libre y la cotización de su acción es irrisoria. ¿No deberíamos llamar la atención sobre estos hechos?

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011, S.L.B8591175
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,639984130859375