www.media-tics.com

    

Blogs > Prefiero entender un por qué

No es una exageración como titulo hoy mi blog. Es un sentimiento. Los datos demuestran que las mujeres aún hoy, no valoran en toda su extensión sus habilidades y atribuyen el éxito en sus respectivas gestiones a factores externos más que a las suyas propias. Es que son más humildes que nosotros los hombres.

Un estudio publicado en noviembre por “Journal of Occupational Health Psychology”, titulado "Please Respond ASAP: Workplace Telepressure and Employee Recovery," (Por favor responda (ASAP -As soon as possible) lo más rápido que pueda: presión mediática y la recuperación del empleado), cuyos autoras son Larissa K. Barber y Alecia M. Santuzzi, ha dado una definición de qué se entiende por telepressure o telestress: la urgencia de responder a correos electrónicos en el lugar de trabajo, no importando el momento en que éstos sean enviados. Porque se haga antes o después, la presión existe igual.

La filosofía de Descartes nos enseñó que si pensamos, es indudable que existimos. Hoy quiero profundizar en algo que habitualmente nos atormenta: el sentimiento de fracaso.

Las personas felices en términos generales son más exitosas que aquellas que no lo son. ¿Se puede empezar ya mismo a intentarlo? ¡Pues claro que sí! A veces no nos damos cuentas de cosas que en realidad son obvias. Las tenemos delante y no las valoramos. La felicidad es una de ellas.

He tomado prestado el título de hoy de Norman Lewis, que en su obra “Donde las piedras son dioses” relata su viaje por lo que llama las zonas prohibidas de la India. Pero las piedras a las que hoy hago referencia son algunas “perlas” que he tenido ocasión de ver el pasado domingo 8 en el programa “Salvados”.

En los últimos días he tenido la ocasión de ver una película, “La verdad oculta” (2010) (título original “The whistleblower” que significa denunciante) de Larysa Kondracki, además del documental de “La noche temática” en la 2 de TVE, “Las prostitutas de la guerra”. Tanto al final de la película como del documental, me he quedado más que indignado: ¡cabreado! Con ganas de contribuir con mi modesto aporte a la denuncia. Porque el mensaje es claro: han seguido habiendo abusos en tiempos de paz, en el que funcionarios amparados por el logo de Naciones Unidas participaron de manera directa e indirecta en el tráfico de personas.

Son tantas las “frases hechas” como los orígenes que se les atribuyen. Pero qué duda cabe, que una de las más “aristocráticas” es la que relataba Benito Pérez Galdós en sus “Episodios Nacionales, cuando Fernando VII se encontraba acompañado de su ayudante momentos antes de asistir a una importante reunión, e influido por el nerviosismo de querer vestir al monarca a toda prisa, el ayudante no atinaba a realizar correctamente su tarea, por lo que el rey le espetó: “Vísteme despacio que tengo prisa“. Pero cuidado que también se les atribuye a Napoleón y Carlos III. Pareciera ser que el origen más claro es el mandato que el emperador romano Augusto le hacía a sus ayudantes: “apresúrate lentamente”.

Alguna vez se preguntaron si personalidades decollantes de la historia, como Napoleón, De Gaulle, Churchill, Kennedy, Julio César, Lincoln y un largo etc., tuvieron en algún momento de sus hazañas en campos de batalla o en los despachos del poder, miedo al fracaso o la sensación de que lo que tenían entre manos no iba a funcionar. ¡Pues claro que no! Fueron personalidades que además de un fuerte carácter y una personalidad muy a prueba de contratiempos, creían firmemente en lo que hacían.

Michael P. Branch es una de las voces de High Country News, de Paonia, estado de Colorado en Estados Unidos, que ha sido uno de las historias de vida e inspiración que recoge la prestigiosa revista Reader’s Digest. Como todo relato inspirador, me ha dado pie a la réplica, por lo impactante de los contenidos así como de su título del cual hoy me he apropiado. Su historia personal la he dejado de lado para centrarme sólo en la relación libros-caminatas.

La motivación -como las mareas- viene y se va. Hay diferentes maneras de considerarla o de aferrarnos a ella, incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,265625