www.media-tics.com

    

Blogs > Prefiero entender un por qué

No parece que los seres humanos tengamos una clara concepción del factor temporal, de ahí la cantidad de errores que cometemos a lo largo de la vida, creyendo que somos inmortales, como si la vida nunca se terminase. Pero en realidad se acaba y además es muy corta. ¡Qué casualidad que los grandes líderes espirituales sí tenían una perfecta consciencia del tiempo!

Los ciclos vitales son inherentes a nuestra naturaleza humana, aunque es imprescindible saber cuándo se cierra un ciclo y se abre otro, si queremos asegurarnos un razonable camino de éxito en nuestra vida. No debemos cerrar ciclos por orgullo (caso de rupturas sentimentales o también de pertenencia a una organización), sino por otro tipo de razones más serias, por ejemplo, tener la certeza de que de la manera que estamos llevando nuestra carrera profesional y desarrollo personal en una organización, ya no encaja en nuestra vida. Esto lo sabemos, incluso lo presentimos con mucha antelación.

Bernard Marr es un autor best-seller en la temática de business, conferenciante y consultor de “big data” así como sobre el análisis y resultados de las empresas. Es el fundador y CEO de Advanced Performance Institute” siendo además uno de los líderes más respetados a nivel global cuando se trata de la gestión de datos en los negocios. Aconseja tanto a empresas como organizaciones de gobierno sobre la manera en que deben mejorar su rendimiento y obtener una mejor percepción del entorno en base al big data.

Andy Molinsky es profesor de “International Management and Organizational Behavior” (Management internacional y comportamiento organizacional) en “Brandeis International Business School”. El pasado 30 de agosto escribía un artículo en HBR (Harvard Business Review) titulado “Being a Successful Entrepreneur Isn’t Only About Having the Best Ideas” (Ser un buen emprendedor/empresario no se trata sólo de tener las mejores ideas), el cual no debe sernos indiferentes por el enfoque novedoso que hace del tema.

En momentos de gran incertidumbre política, tanto a nivel local de España como de Europa, lo que debe mantenernos en pie pero con dignidad, es apelar a la “fuerza intelectual” de la que a “Dios gracias” aún contamos en el mundo. La presente y la pretérita. Steinbeck es de aquellos escritores contemporáneos estadounidenses que también se convirtió sin proponérselo en un autor universal, por el gran impacto de sus obras, especialmente la célebre película “Al este del edén”, (1955) dirigida por Elia Kazan e interpretada entre otros por uno de los mitos de Hollywood: James Dean.

En una ocasión asistí a la presentación de un libro más de Mario Vargas Llosa, en la Casa de América de Madrid y saqué una muy buena lección de algunas explicaciones que dio el Nobel ante las preguntas que se le formularon. Pero especialmente me impresionó la sencillez con la describió el “oficio” (como él lo llama) del “escribidor”. Afirmaba que “la narrativa tiene la virtud de describirnos un mundo de ficción al que nos gustaría que la realidad se aproximase, pero en definitiva tiene el mérito de que los autores en su construcción literaria buscan que ese mundo real sea mejor”. Lo que vino a decir, es que una determinada acción u obra ayudan en el mundo real a tratar de emular los buenos ejemplos.

¡Quién puede dudar de la natural habilidad de William Shakespeare para diseccionar la naturaleza humana! Al respecto la crítica es unánime. Pero cada vez que se nos presenta la ocasión para revisar su pensamiento, evidenciamos que su literatura tiene un alcance mucho mayor que la propia calidad de sus obras, la oportunidad y armonía de los personajes o la trama de sus historias. Son como el eje de rotación de la propia vida, a tal punto que no hizo mella en ellos el paso del tiempo. Por el contario, cada vez que los leemos y/o estudiamos, tenemos la sensación de que están muy vivos y con toda la fuerza para seguir moviendo la consciencia de la gente.

No se trata de lo mal que vea Ud. el futuro, sino de cuánto está dispuesto a trabajar para cambiarlo. También es preferible ser una de esas raras personas que jamás se echan atrás frente a un reto. Se vislumbra en una persona que ya tiene gestos y actitudes de un líder en potencia, cuando los obstáculos los convierte en oportunidades. Ahora bien, de ahí a querer ser importante hay un largo trecho.

Con las últimas renuncias que se produjeron de algunos líderes británicos a partir del Brexit, se pone de manifiesto una vez más el tipo de liderazgo débil que caracterizan estos tiempos europeos que vivimos. Porque tampoco podemos afirmar que en materia de liderazgo efectivo vayamos sobrados en el resto de la UE (Reino Unido aún es socio de pleno derecho).

Todos mis lectores/as saben que no hago partidismo político ni pertenezco a ningún partido en particular, sea en mi blog, en mis artículos de liderazgo o mis “economic reports”. Esto no quiere decir que no me guste la alta política e interpretar la realidad social y económica que en diferentes momentos venimos experimentando, tanto a nivel local de España como a nivel de la UE. De hecho llevo años escribiendo al respecto.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Doménico Scarlatti, 9 , 28003 Madrid. T. 91-5449091
[email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,125