www.media-tics.com

    

Blogs > Prefiero entender un por qué

Esta frase que suena a sentencia corresponde a uno de los tantos magníficos diálogos que mantienen el Dr. Sean Maguire (Robin Williams) con el alumno WillHunting (Matt Damon) en GoodWillHunting (1997) (El indomable WillHunting) de Gus Van Sant. Galardonada con dos Oscar, al mejor guión original y actor secundario Robin Williams, es un drama en el que aflora el romance, la amistad, pero sobre todas las cosas, la enseñanza. Cómo torcer la actitud de Will de parte de su terapeuta, el profesor de psicología Dr. Sean Maguire, tarea no sencilla porque era un joven de 20 años, superdotado para las matemáticas, en cierto sentido incontrolable.

Cuando la vida te da cien razones para llorar, lo que debes demostrarle es que aún tienes mil razones para sonreír. Es verdad que son muchos los momentos que contabilizamos a lo largo de nuestra existencia en los que sufrimos un gran dolor, padecimos una profunda angustia y nos atormentaron arrepentimientos que no supimos gestionar o aprender a convivir con ellos. Pero al final, no va a importar cuántas veces tuvimos que respirar profundo y tomar aliento para resistir y encarar los problemas, sino cómo hemos administrado el tiempo en esos momentos que nos quitaban el aliento.

Francis Scott Fitzgerald (1896-1940) fue un novelista considerado como uno de los mejores autores estadounidenses del siglo XX, siendo sin duda “El Gran Gatsby” (1925) su obra maestra.

El autor de “Of human bondage” (Servidumbre humana) William Somerset Maugham (1874-1965), fue uno de los grandes novelistas, ensayistas, autor de numerosas piezas teatrales y libros de viajes. Su pluma directa y capacidad creativa nos ilumina cada día y por supuesto, es el hilo del cual tiro para nuestra aportación de hoy.

Es un reconocido autor, conferenciante y experto en el comportamiento humano, siendo sin duda uno de los más reputados motivadores sobre nuestras acciones y conductas. Es por ello que afirma cosas tales como “no confundir tomar malas decisiones con el destino. Asuma la responsabilidad porque rezando, queriendo o esperando el cambio, no es suficiente. El deseo no cambia la vida, el comportamiento sí”.

No nos es extraña la expresión “escuchemos a nuestro corazón” como tampoco lo es “hay que poner un poco de cabeza en este asunto”, apelando a las emociones el primero y el segundo a la inamovible razón, por su casi indiscutible preeminencia en el orden social que nos hemos dado en los estados modernos. Shaw lo borda al referirse a la esclavitud (la servidumbre) exagerada hacia la razón devaluando la participación necesaria de los sentimientos y emociones. No elimina la razón de la ecuación que caracteriza al ser humano, sino que está denunciando los servilismos ajenos a todo proceso humanista, característicos de la razón por encima de todo sin lugar alguno para la humanidad que es la que nos sigue caracterizando como especie.

La gente que es realmente fuerte de espíritu y tiene un carácter firme, no le gusta provocar la caída de ninguna persona, por el contrario ayudan a que sean otros los que también puedan subir. Esta es la diferencia entre un buen líder y un jefe mediocre. Entre una persona de bien, que tiene empatía hacia los demás y un egoísta que sólo piensa en él.

Si existe una concepción equivocada respecto a lo que se entiende por clase intelectual, nuestra protagonista de hoy es el paradigma de que la cultura y el intelecto van de la mano. Que no se puede considerar únicamente la inteligencia, la reflexión y el pensamiento como propiedad de los escritores, pensadores y filósofos.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,28125