www.media-tics.com

    

Blogs > Prefiero entender un por qué

Es habitual que reaccionemos con escepticismo a las cosas que desconocemos, por aquello de que el ser humano es esencialmente desconfiado.

Pero a veces, es conveniente dar un paso e incluso arriesgarnos en terrenos desconocidos, porque es casi una estupidez pensar que la vida, si la llevamos muy ordenadamente, no nos depara sorpresas. Siempre las hay. Las cosas ocurren. Los hechos imprevistos no los podemos evitar.

La pandemia es justamente todo esto en una sola palabra, porque crea desconfianza y desasosiego, pero la peor de las sensaciones es la incertidumbre que nos ha metido bajo la piel.

“¡No… no puedo hablar de felicidad… porque soy político!”

Como en nuestra foto de portada, la dualidad entre la flor que tocamos y apreciamos frente al inconmensurable universo del que formamos parte.

El universo paralelo, también conocido como universo alternativo, o realidad alternativa, según algunas definiciones que pueden encontrarse en Internet, se corresponde con un plano hipotético que tiene una existencia autónoma pero con la particularidad de que coexiste con el propio.

Y esto nos lleva a comprender otra imagen más: que la suma de todos los universos paralelos potenciales que constituyen la realidad, a menudo se denomina "multiverso".

La realidad cotidiana y el universo paralelo en el que viven los políticos

Vivimos en una sociedad que está bombardeada por información, encuestas, estudios e investigaciones.

Y esto, por supuesto que nos parece bien en la medida que se haga buen uso (estamos acostumbrados a filtrar los inputs de información), pero muy especialmente que se toma debida nota de ello. Y esto implica a las autoridades e instituciones.

No es el objetivo de mi aportación de hoy. si es que dicho bombardeo nos pone en posición de estar desinformados, cuestión que he planteado en ocasiones anteriores, sino si la clase política le está dando importancia al menos, a los estudios más ambiciosos y transversales a nivel internacional que existen, a fin de tomar las medidas adecuadas.

 “La pandemia afecta todos los aspectos de la vida, por lo que es valioso conocer el nivel de satisfacción de cada persona con su vida”. John F. Helliwell
Es un reconocido autor, conferenciante y experto en el comportamiento humano, siendo sin duda uno de los más reputados motivadores sobre nuestras acciones y conductas.

Es por ello que afirma cosas tales como “no confundir tomar malas decisiones con el destino”.

Es por ello que asumir la responsabilidad es mucho más efectivo que querer o esperar el cambio, que para nuestro desánimo, seguro que además de insuficiente, nunca llega…o cuando lo hace, ya no es lo que estábamos esperando.

Su filosofía -que compartimos- se centra en la acción del hombre para cambiar su mundo personal y contribuir al cambio del otro mundo, ese mucho mayor que le rodea y en el que debe luchar y convivir.

Asuma la responsabilidad, porque rezando, queriendo o esperando el cambio, no es suficiente. El deseo no cambia la vida, el comportamiento sí”. (Steve Maraboli)

Nos enfrentamos a un año difícil, pero seguramente mejor que el que acabamos de cerrar. 2020 terminará siendo un gran titular en los libros de historia dentro de pocos años, por lo que tenemos la obligación moral de hacer que 2021 sea la recta final y la salida de una larga pesadilla.

En esto estamos empeñados todos, gobiernos, instituciones organizaciones y ciudadanos.

Pero hay un aspecto esencial de nuestra naturaleza humana que nos hace quebrar la voluntad cuando parece que los infortunios han pasado a dominar nuestras vidas.

Siempre hay obstáculos en nuestro camino existencial, pero lo que no debemos hacer es convertirnos nosotros mismos en una de aquellas barreras que nos coartan la libertad y también la felicidad.

Incluso su dolor pasado puede ser una bendición para alguien. Los levantadores de esperanza están dispuestos a volver atrás y transmitir ilusión

Influenciados por la presión social ante el Covid-19, aceptamos las normas, aunque muchas veces no las compartimos

El impacto sanitario (tanto desde el punto de vista médico como epidemiológico) nos está pasando factura psicológica (impacta en la psicología social) porque es evidente que ha tenido y seguirá teniendo durante unos meses una influencia en nuestros comportamientos sociales e individuales.

La sociedad ha cambiado en su conducta (no podía ser de otra manera) con la primordial finalidad de protegerse del contagio y las consecuencias que el Covid-19 puede traer para la salud, cuando no la muerte.

La factura de la psicología social producida por el Covid-19 debemos abonarla entre todos
Si en momentos considerados normales nos respaldamos siempre en la doctrina que corresponde a cada campo del conocimiento, qué decir cuando vivimos una época tan extraordinariamente excepcional como la que nos ha impuesto el Covid-19.

Justamente estoy más que nunca proclive a compartir doctrina con mis lectores/as, caso de la contribución que hoy hacemos sobre la salud y la felicidad.

Por ello he recurrido a tres personalidades que firman el trabajo que da título a mi blog de hoy: Paul Whiteley, Universidad de Essex, Harold D Clarke, Universidad de Texas en Dallas, Marianne Stewart, Universidad de Texas en Dallas.

Si la salud es igual a la felicidad, ¿el coronavirus hará del mundo un lugar más infeliz?
La primera ministra neozelandesa y el presidente uruguayo son estereotipos de lo que las ciudadanías de sociedades modernas e informadas de cualquier país del orbe quisieran como máximos responsables de esos países. ¿Por qué será?

Como es habitual en este Blog, tratamos de reflejar los aspectos más actuales y hacemos lo posible, por destacar aquellos más relevantes, o al menos, que sirvan a mis lectores/as en la formación de opinión sobre aspectos que nos están preocupando en este momento como consecuencia de la pandemia.

Jacinda Ardern y Alberto Lacalle Pou: una primera ministra y un presidente que cotizan al alza
Estamos acostumbrados a referirnos a España con ese tópico tan frecuente de que “Spain is different”.

Sin duda lo somos, para lo bueno y lo malo. Pero a fuerza de buscar homólogos en el panorama internacional, Japón no se queda atrás en eso de marcar las diferencias. Y por lo que vamos a ver a continuación, diríamos que nos saca una leve ventaja.

A pesar de reaccionar tarde a sus vecinos asiáticos, Japón ha resistido bien la epidemia de coronavirus.

Alumnos en una escuela de Osaka en agosto de 2020
Alumnos en una escuela de Osaka en agosto de 2020

No parece que a nivel individual y menos grupal (incluyendo grupos familiares) estemos haciendo las cosas bien.

Durante el confinamiento de tres meses y medio, podría aseverarse con muy poco margen para el error, que el 99% de la población cumplió a rajatabla con la cuarentena.

Incluso en los lugares que no habiendo sido su casa (sea por viaje de trabajo o cuestión familiar) también la ciudadanía se sometió sin rechistar al encierro obligado porque en una amplísima mayoría era consciente de la gravedad de la pandemia.

¿Frente al Covid-19, de qué responsabilidad hablamos, la de las autoridades o de las personas?
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
MEDIATICS SYSTEMS CORP

CEO: JUAN ANTONIO HERVADA

1801 CORDOVA ST

CORAL GABLES, FL 33134 US

NIF 85-0731544

Tel:+1 720 432 1016 - +1 786 327 0854

email: [email protected] Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,15625