www.media-tics.com

    

Blogs > Prefiero entender un por qué

Iniciamos hoy nuestra tribuna con un pensamiento de Robin Sharma (1965) de nacionalidad canadiense, que es uno de los más acreditados expertos mundiales en liderazgo. Me encanta partir de las ideas y pensamientos de personalidades relevantes, porque nos ayuda a despejar las incógnitas con las que tenemos que convivir diariamente.

He tenido la ocasión de ver un extraordinario documental de National Geographic Channel, “La conquista del Polo Sur” que demuestra las extraordinarias condiciones climatológicas (por lo adversas) de la expedición a la Antártida comandada por Sir Ernest Shackleton en 1914, uno de los exploradores británicos más aguerridos, al que le presta vida en el documental-filme de manera magistral (nos tiene acostumbrados) el reputado director y actor Kenneth Branagh.

No cabe duda que nuestro título de hoy es una auténtica paradoja. Pero se cumple, porque siempre estamos en camino de algo que queremos conseguir. La satisfacción es una búsqueda, casi siempre infructuosa que nos produce malestar y no cosa menor a veces, profundo sufrimiento. La llave para el progreso o el éxito puede convertirse también en la llave del fracaso. La satisfacción es un componente emocional muy fuerte, pero al mismo tiempo se da la paradoja que es el flanco más débil de los humanos, especialmente en el mundo laboral.

Que todas las declaraciones de los galardonados en la fiesta del cine por excelencia tienen trascendencia… ¡POR SUPUESTO QUE SÍ! Una vez más lo hemos vuelto a ver el pasado domingo 28 de febrero, cuando ha sido la gran triunfadora The Revenant (El renacido) (2015), película que ha hecho por fin merecedor al Oscar al mejor actor a Leonardo DiCaprio después de seis nominaciones y a Alejandro Iñárritu como Oscar al mejor director.

En un magnífico post de Ángel Quero de la semana pasada, nos informaba de los nuevos hábitos que han surgido en el ámbito privado del salón, cuando coexisten televisión, personas cómodamente sentadas en un sofá y una serie de dispositivos tecnológicos culpables de los cambios en nuestras costumbres. Decía Quero que “el salón de estar se ha convertido en un espacio multifuncional en el que aparecen dos fenómenos: el multiscreening, dónde las pantallas (la de la tele y los dispositivos móviles) son igualmente importantes, y la multiselección, donde el entretenimiento es sólo una de las posibles opciones”.

Que no se preocupen…que no se ha realizado aún la película “Lost in politics” (Perdidos en la política), aunque seamos los ciudadanos los que sí estamos perdidos en ella. ¿Por qué se me ocurre hoy hacer esta reflexión? Por que he tenido ocasión el pasado fin de semana de volver a disfrutar de “Lost in translation” (2003) de Sofía Coppola, galardonada con el Oscar al mejor guión y nominada en las categorías de mejor película, mejor director y mejor actor.

En 2007 se hacían públicas una declaraciones del actor Matt Damon (el famoso personaje de Jason Bourne) sobre su amigo y colega Ben Affleck, porque al compararse las carreras de ambos, era evidente que uno había seguido el camino de los aciertos y el éxito con las películas que había elegido y el otro lamentablemente se encaminó a una larga serie de fracasos. Por eso Damon en referencia a esta suerte de desdichas de su amigo dijo: “eligió cosas que no han resultado una buena elección”. Parece un trabalenguas, pero no lo es.

El pasado fin de semana me volví a deleitar visionando “Erin Brockovich” (2000) de Steven Soderbergh, en la que una madre divorciada dos veces y con tres hijos a su cargo, jamás acepta un no por respuesta en lo que a búsqueda de trabajo se refiere. Está basado en la vida real de la Sra. Brockovich, que no contaba con la preparación jurídica adecuada para enfrentarse a un caso tan grande como en el que actuó, pero fue su actitud ganadora la que hizo que el pequeño bufete en el que trabajaba, ganase una demanda de 330 millones de dólares por una cuestión de aguas contaminadas con cromo hexavalente, que había provocado una serie de muertes y contagios en la población aledaña a la empresa contaminante.

Todo mundo quiere tener un amigo, aunque pocas son las personas que se toman la molestia de ser uno. De ahí que considero muy ilustrativa una anécdota de la China antigua, en que un maestro ante la pregunta de su discípulo sobre qué era la amistad, le indicó con la típica sabiduría oriental, que “hay que desconfiar de quién insiste una y otra vez en que es nuestro amigo…porque la amistad verdadera no necesita ser proclamada, sino vivida”.

Qué duda cabe que la filosofía oriental gestiona mejor el tiempo y el futuro que la occidental. Porque si bien los maestros abren las “puertas de nuestras mentes”, es nuestra actitud la que puede malograr todas esas enseñanzas. De ahí, que otro proverbio chino diga: “cuando los vientos de cambio soplan, algunos construyen muros y otros construyen molinos de viento”. Traducido a nuestro lenguaje cotidiano: aprovechan el momento y las circunstancias que se dan.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,234375