www.media-tics.com

    

El buen liderazgo, tanto en el ámbito político como en el organizacional, se rige por un principio básico que son los hechos y no las palabras. El título de nuestro artículo de hoy, “Facts no words” (Hechos no palabras) es una regla de oro que se aplica en el Management y el liderazgo desde que se produjera la auténtica revolución en la estructura de las grandes corporaciones estadounidenses, después de la Segunda Guerra Mundial.

Eran tiempos de gran pujanza económica y había mucho que hacer y enseñar, especialmente a las filiales que se iban instalando en diferentes países en los cinco continentes. El Management sufrió una evolución muy importante en los años 50 y 60, para incorporase inmediatamente después el liderazgo, en una carrera también por adaptarse a los tiempos que corrían y lo que la evolución tecnológica de entonces exigía.

Facts no words (Hechos no palabras)

Las características del buen liderazgo se manifiestan en muchas de las acciones que un líder efectivo, esté en el sector que esté, realiza a diario. Pero vamos a darle una buena noticia a nuestras/os lectores, ya que Ud. puede emular a muchos buenos líderes (lo cual es bueno), al menos si intenta seguir algunos rasgos de lo que podemos considerar un liderazgo efectivo.

Lo primero que tiene que hacer, es tratar de ver cuáles son esos atributos y cualidades personales que lo hacen diferente a los demás. A continuación, analizar cuáles pueden ser esas cualidades que Ud. cree que le son más fáciles de adoptar y ejercitar, no sólo para mejora en su gestión como líder en potencia, sino para ir diferenciándose claramente del resto.

Líderes organizacionales y comandantes de aeronaves

Hemos sostenido en una cantidad de artículos anteriores, la importancia que tiene la personalidad del líder para el ejercicio de un liderazgo efectivo y que de buenos resultados a cualquier organización. Esta tipología personal del líder, amén de las diferentes características comunes que comparta con otros líderes, tales como empatía, buen nivel de comunicación, habilidades sociales, focalizar bien los problemas, transmitir su visión a su gente, etc., requiere de pequeños detalles, a veces imperceptibles, pero que al final son los que cuentan en las relaciones interpersonales en una organización. Porque si un líder tiene la voluntad de sobresalir, lo que necesita es hacer las cosas de manera diferente a la mayoría de la gente. Y por aquí es por dónde se debe empezar.

¿Cómo destacar como líder?

Cuando nos referimos al poder, tenemos tendencia a pensar que en los ámbitos laborales, sólo aquellas personas que tienen la jerarquía formal (un director general o de departamento) son las que detentan el poder. Pero esto en realidad no es así. Efectivamente, ese nivel de cargos referidos, cuentan con un poder que les ha sido dado por la organización, como consecuencia de su trayectoria profesional, experiencia y nivel de formación. Pero no crean, que es el único poder que anda pululando por la organización.

Cada vez que hemos tratado desde esta tribuna la inteligencia emocional, hemos definido a las personas, como que somos “un cúmulo de sentimientos”, porque todas las investigaciones científicas de los últimos veinte años en materia de componentes emocionales, han ratificado una y otra vez, que la forma en que las personas se conducen en la vida dependen de sus emociones y sentimientos.

El auténtico peso del poder informal

No vemos mejor referencia para el análisis de estas tipologías de liderazgo, que citar a John C. Maxwell, uno de los más reconocidos expertos en liderazgo, que afirma que liderar es influenciar y que la gente “compra” antes al líder que a la visión que tenga la organización. O sea, el poder de influencia está directamente vinculado a las garantías que el líder “imprime” en la gente. Garantía es sinónimo de confianza. Por tanto el liderazgo influyente, imbuido de altas dosis de confianza que derrama en los demás, es la clave para una cultura de seguimiento hacia un líder en cualquier tipo de actividad, sea empresarial, política, deportiva, artística, etc.

Líderes carismáticos y singulares

En materia de capacidades innatas existe un refrán que reza así: “lo que natura non da…Salamanca non presta”. Claro está, esto referido a esas personas que han demostrado ser incompetentes en todo: estudios, trabajo, etc. Como si vertiésemos un estigma sobre personas que no son las mejor dotadas con inteligencia innata, que por más que se esfuercen en los estudios y en el trabajo, jamás llegarán a nada. Bueno…debemos advertir a los lectores, que tanto las investigaciones recientes como la evidencia, están demostrando lo contrario.

Cuando se piensa en un atleta de élite, como Carl Lewis, con varios récord de atletismo y oro olímpico en cuatro Juegos Olímpicos, nadie en su sano juicio puede argumentar que no ha tenido talento natural. La cuestión es que sólo con el talento, no hubiera llegado a lo que llegó, sin un gran esfuerzo, sacrificio, orden y disciplina. Esto es lo que ponen de manifiesto muchas de las opiniones doctrinarias actuales, que son más que atendibles porque los autores creemos, en base a nuestra experiencia, que realmente es así.

Curso un MBA: quiero ser el mejor, el primero y diferente.

¿Por qué ocurre que la mayoría de las cosas que nos hemos prometido al inicio del año nuevo, no sobreviven (o ya nos hemos olvidado) pasada la Semana Santa. ¿Es esto una cuestión que no debería preocuparnos demasiado? O por el contrario, ¿es la prueba “del algodón” que hemos fallado en los objetivos que nos habíamos fijado y cómo íbamos a perseguirlos?

Pero puede ocurrir que no sea demasiado tarde, de hecho nunca mejor dicho, que tengamos aún un 75% aproximadamente de año por delante. Pero de lo que sí no estamos seguros (Ud. en primer lugar), es si está en condiciones de probar nuevamente (volver a intentar fijar metas) con un enfoque diferente. Las estrategias deben adaptarse, las circunstancias cambian, y con toda seguridad, el establecimiento de metas para grandes pasos en la vida y en los negocios también deben sufrir un ajuste, cuando no un cambio total.

Hacer posibles los objetivos personales y profesionales

Brené Brown, profesora de la Universidad de Houston y una de las más importantes investigadoras en aspectos vinculados a la vulnerabilidad, el coraje y el miedo, es nuestra elegida para la réplica de hoy, en la que nos preguntamos si la afirmación que hacemos en el título de este artículo, de “líderes efectivos aunque vulnerables” es del todo válida a la luz de sus investigaciones.

Es una mujer de ideas muy claras, que nos impresionan por la sencillez aunque no menos efectividad del transfondo que conlleva, tales como afirmar que: “la gente piensa que la vulnerabilidad es debilidad, cuando en realidad es el valor de presentarse y ser visto”. Más a fondo va aún, cuando nos dice que “la vulnerabilidad es el latido del corazón absoluto de la innovación y la creatividad. Que puede haber innovación cero si no se es vulnerable”.

Líderes efectivos aunque vulnerables

Anese Cavanaugh es la creadora del IEP Method (Intentional Energetic Presence), que es una metodología que utiliza en todas los consejos y opiniones con los cuales influye, lidera y colabora en diversos programas y conferencias. Ayuda a los líderes empresariales a optimizar su impacto, resolviendo todo tipo de problemas en materia de liderazgo, desafíos y aquellas cuestiones en las que también puedan crecer como personas, además de sus respectivos equipos y organizaciones.

Cavanaugh formula una pregunta muy simple, pero que no siempre está en la mente de todos: ¿está su feed-back obstaculizando el crecimiento y desarrollo de su organización, o por el contrario, está ayudando decididamente a que exista un proceso de innovación?

El feed-back puede mejorar o empeorar las cosas
Estamos inmersos en una sociedad en que los rankings y las listas, con más o menos acierto, afloran por doquier. La sociedad de la información y el conocimiento, nos pone delante docenas de cuáles son los mejores métodos para lograr el éxito y la felicidad.

Los autores no creemos en listas cerradas ni en guías de rápido y fácil acceso, como si se tratara de un callejero para localizar el sitio hacia dónde queremos ir en una ciudad. El auténtico sitio al cual nos dirigimos en la vida, no responde a un callejero ni a ninguna guía cerrada. Por el contrario, nuestras acciones tienen en nuestro mapa interior (principios y valores) nuestra particular guía (la más importante de las que puedan adquirirse, aunque no tiene precio).

Cómo lograr una mentalidad preparada para el éxito
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,265625