www.media-tics.com

    

¡Qué es lo que está ocurriendo en los trabajos en general, para que cada vez haya más autores que estudien y escriban desde la felicidad en el trabajo, hasta la imposibilidad de cumplir con las tareas que tenemos programadas en nuestra agenda diaria! No está ocurriendo nada que no sepamos ya: la gran revolución en los métodos y procedimientos en los trabajos y estructuras de las organizaciones, como consecuencia de las NT’s, amén del terrible impacto que también tienen (para lo bueno y lo malo), las redes sociales.

La cuestión es, que si todo esto lo sabemos, lo leemos a diario y debatimos constantemente, ¿cuál puede ser la novedad entonces? Lo novedoso –si algo queda de novedad con la invasión diaria que tenemos de toda forma de innovación tecnológica-, es cómo reaccionamos frente a todo este mundo digital, diverso y complejo. Esta es la cuestión que algunos colegas están abordando y que nosotros entendemos, como enfoques necesariamente humanistas que hacen falta no sólo considerar, sino incorporar en la filosofía de las organizaciones.

¿Felicidad en el trabajo? No se preocupe en exceso

Una de las herramientas fundamentales del líder efectivo, es sin duda, la palabra. Pero no sólo el contenido de la misma (semiótico), sino el uso o mal uso de la misma (semántica). Cada vez que se establece una conversación entre dos o más personas, con frecuencia se utilizan palabras o expresiones que en realidad no se quieren decir, o cuyo significado no es el que habitualmente se le reconoce. Por aquello de lo políticamente correcto, las palabras y las formas de comunicarlas se suavizan, aunque lo que en realidad significan antes o después aflorará.

El líder efectivo utiliza atajos para ir al grano, no da rodeos por caminos secundarios. La experiencia demostrada por los grandes líderes, tanto organizacionales como políticos, es que siempre han utilizado las palabras en el sentido que tienen. Podían incluso abusar de la ironía, como le gustaba a Winston Churchill, pero no prescindía jamás del significado original de cada palabra.

Lidera mejor: Nosce te ipsum (conócete a ti mismo)

Sabemos que el día tiene 24 hrs. y el año 365 días, pero lo que nunca es un dato cierto, es cuántas horas de las 24 que disponemos diariamente durante 7 días a la semana, se nos van de la mano y de nuestras vidas, justamente por un mal hábito en el consumo de nuestro tiempo.

Hemos sostenido en reiteradas ocasiones, que los malos hábitos hay que erradicarlos como sea, para lo cual nunca están de más los consejos de expertos que, por ejemplo en el caso de muchos psicoterapeutas y coachs ejecutivos, asisten a sus pacientes y clientes con cargos de responsabilidad en diferentes tipos de organizaciones. Es frecuente, que de todos los problemas que les son planteados a este tipo de profesionales, el mal uso del tiempo y estar atrapado en algunos hábitos que no se pueden quitar de encima muchísimas personas, son las consultas profesionales que más abundan.

¿Es Ud. un profesional 24/7?

No vayan a pensar nuestras/os lectores, que la negociación es un terreno exclusivo que se da en los negocios únicamente, por ejemplo, para llegar a un acuerdo estratégico de distribución entre dos empresas. O también cuando nos enfrentamos a un conflicto entre partes. La negociación se da cada día y si nos miramos un poco más “al ombligo”, veremos que a diario estamos negociando cosas, con amigos, familia, compañeros de trabajo, etc.

Negociar no está al alcance de todos

Por más que uno crea que al ser autónomo es el dueño de su vida y no tiene que responder a nadie, la realidad en cuanto a nuestra dependencia es muy distinta: porque siempre se tiene un jefe. ¿Cómo funciona esto?

En primer lugar, la iniciativa emprendedora nos entusiasma de tal manera, que pocas veces nos percatamos de todas y cada una de las cosas que debemos tener en cuenta para no fracasar. Es un auténtico mecano. Por ello, si le preguntamos a un emprendedor que ya ha tocado el éxito, cuáles son las cosas que más han contribuido a sus buenos resultados, seguramente una de ellas será, el espíritu de sacrificio y no mirar las horas semanales que dedica a la empresa.

Si a continuación le preguntamos si ha sentido que tenía más de un jefe, nos podrá explicar con claridad esa idea errónea de que los empresarios no tienen un jefe. La realidad es que siempre tienen uno. O como alguien dijo: “yo no tengo 25 clientes en mi despacho –en referencia a las empresas que atendía como asesor fiscal y contable- sino 25 jefes cada uno con sus exigencias”.

Los auténticos jefes: el valor y el talento

Las personas se enfrentan a diario a diversos factores, con frecuencia algunos pueden resultar muy negativos, pero de su capacidad emocional para adaptarse a los elementos del entorno, habrá personas que lo lleven mejor que otras. A su vez, cuando algunas de ellas destaquen sobre las demás en cuanto a su capacidad para supervisar y coordinar a otras personas, aparece el líder.

La cuestión que abordamos hoy, son todos aquellos elementos que a diario nos afectan, pero no nos quedamos en describir cuáles son, sino en cómo debemos enfrentarlos. Desde ya, que el empowerment es una filosofía de trabajo que ayuda a neutralizar muchos de esos elementos destructivos.

Empowerment, motivación y felicidad

Charlene Li Touts es autora del libro The Engaged Leader” (El líder comprometido), en el cual sostiene que para ser verdaderamente eficaz en la actualidad, los líderes en los negocios y la sociedad deben cambiar la forma en que se involucran, y especialmente describe cómo deben establecer y mantener relaciones con sus seguidores a través de todo tipo de canal digital, desde ya que a la cabeza deben estar las redes sociales.

Esto lo fundamenta en que para los líderes, ser activo en las redes sociales es algo diferente para esta categoría de personas que para el común de la gente, ya que en sus puestos de responsabilidad requieren de la aplicación de ciertas habilidades que ciertamente personas que ejercen un liderazgo efectivo deben tener. Hace un llamado a los que ocupan puestos de liderazgo, para aprovechar el poder de los medios sociales como una forma para que ellos puedan cumplir con sus objetivos de negocio.

Líderes comprometidos con el mundo digital

La doctrina acepta de manera unánime, que cuando se habla de una persona como que es un líder o también que lidera, así como cuando se afirma que ejerce un liderazgo efectivo, siempre se está refiriendo a que hay un grupo de personas que siguen a ese líder. Lógicamente, si se trata de una figura destacada del ámbito empresarial, no sólo le siguen los de su organización, sino muchas otras personas, incluso otros líderes como él, que ven en sus acciones una puerta abierta a incorporar siempre nuevos aires en el ejercicio del liderazgo.

Cuando se trata de un político que ostenta puestos de gran responsabilidad, también el seguimiento es importante en número. En todo caso, como hemos afirmado en varias ocasiones, no se trata del quantum sino del qualitum, ya que un gran número de seguidores sea en una organización privada o lo sean miles de seguidores en la vida pública de un político, no garantiza de por sí la calidad de ese liderazgo.

Liderando con el

Todas aquellas personas que hayan logrado ya un reconocimiento profesional y personal en la organización en la que trabajan, comparten un común denominador en su personalidad: nunca revelan determinados aspectos de cómo piensan. Esto no quiere decir que no compartan otras muchas características de la personalidad en las relaciones interpersonales. Lo que decimos, es que las personas sensatas se cuidan mucho de qué cosas tienen que saber los demás de ellas.

Compartir los aspectos que pueden ser considerados comunes, como la afición al fútbol o el cine, o encuentros con compañeros de trabajo informales para salir de copas, es parte de la construcción de la amistad y relación que se necesita en el puesto de trabajo, especialmente con quiénes se comparten un tercio de las horas de la vida.

Cosas que jamás debe revelar en el trabajo

Nos pregunta ¿cómo convertirse en una persona de la mañana sin temor a levantarse temprano? Sepa Ud. que los grandes líderes de la historia, salvo alguna excepción, fuero todos personalidades que disfrutaban levantándose temprano. Sus obligaciones les hacían aprovechar el tiempo al máximo.

Se sabe que el mejor desempeño de las personas es por las mañanas temprano, pero no se crea que simplemente con cambiar su “reloj mental” está todo solucionado. No es tan sencillo.

Al líder que madruga…Dios le ayuda!
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,326171875