www.media-tics.com

    

Nuestra aportación de hoy corresponde a la Parte II de “DTE (Digital Transformation Engine) (La máquina de transformación digital) (Parte 1)”

Digitalization triggers change (La digitalización dispara/activa el cambio)
Cada vez que se analizan comportamientos como la queja y la ira en las relaciones interpersonales en las organizaciones, no sólo se está afectando el buen ambiente, sino que también está alterando la salud física y mental de quiénes se conducen de esa manera. Quejarse y más aún, llegar a situaciones de descontrol emocional como es la ira, según la ciencia afecta la salud mental y física de quién lo hace.

¿Por qué las personas se quejan? Desde ya que tienen derecho a hacerlo, la cuestión es la forma en que lo hacen. Pueden llegar a torturar a otras personas de su entorno, laboral o familiar, con la negatividad constante. En los casos en que ante un enojo muy fuerte se escucha lo que coloquialmente se llama “estaba pegando voces”, no sólo está sacando al exterior sus emociones, sino que cree que es la manera de sentirse mejor. De desfogarse.

Queja e ira: malas consejeras

Los planteos que solemos hacernos respecto del uso del tiempo, acelerando nuestras tareas, a veces son un poco irreales o no conducen a nada positivo, porque en la creencia de que estamos haciendo bien nuestras tareas, o intentando solucionar problemas, en realidad los estamos complicando. El tiempo es un factor sistémico, es decir, que un problema en una de nuestras actividades puede afectar notablemente a otra actividad que aparentemente no tenga relación con la primera. Si nos faltan horas de descanso, es evidente que estaremos afectando nuestro rendimiento en el trabajo. Pero quizás uno de los problemas que más afectan el uso de nuestro tiempo disponible, es una mala planificación de nuestra agenda.

¿Desacelerar el ritmo?

El gran filósofo chino Lao Tsé decía que “el agradecimiento es la memoria del corazón”. Otro grande de la historia, aunque mucho más contemporáneo, Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), poeta, novelista y dramaturgo alemán, afirmaba que “si nos encontramos a alguien que nos debe agradecimiento, enseguida lo recordamos. ¡Cuántas veces nos encontramos a alguien al que debemos agradecimiento y no pensamos en ello!”.

En la China antigua, en la Europa de los siglos XVIII y XIX ya había pensadores y autores que de alguna u otra manera se referían a la importancia del agradecimiento en las relaciones humanas
Cultura de gratitud y compromiso
Cada vez que analizamos cuáles son las claves para el desarrollo de líderes eficaces, se llega a la conclusión que los secretos de la ejecución exitosa de diferentes estrategias en organizaciones que contaban con un liderazgo fuerte, superaron ampliamente a otras organizaciones aunque fueran similares sus estructuras y servicios ofrecidos, porque la diferencia, la auténtica ventaja competitiva estaba en el buen liderazgo. Parece un intangible, pero en realidad no lo es. Es un activo en toda regla, cuya capacidad económica está en lograr y encauzar la sostenibilidad de la organización de cara a un futuro mediato.
Desarrollo de buenos líderes

El final de un proceso está influenciado por el inicio del mismo, nos guste o no admitirlo. Cierto es, que a lo largo del camino se habrán tenido que hacer ajustes, pero lo que nos importa no es cuántos ni en qué profundidad, sino que las personas en posiciones de liderazgo que empiezan una nueva empresa o que están lanzando un nuevo producto y/o servicio, deben saber lo antes posible, cómo quieren terminar.

Liderazgo fundamentado en valores humanos

Cuando se habla de cómo se puede evaluar el talento de una organización, existen obviamente, muchas métricas de rendimiento diferentes que se pueden utilizar. Pero la pericia del líder efectivo hace que preste atención y recuerde las veces que un empleado ha hablado en referencia a determinada cuestión o problema que preocupa y finalmente, cuáles han sido las acciones que ha implementado. Algo así como “obras son amores y no buenas razones”. En liderazgo también se aplica aunque no se diga en este lenguaje coloquial.

La organización es el principal producto

Jeffrey P. Bezos, el propietario de “The Washington Post” en referencia a la revolución digital que está afectando todos los sectores de la economía y la sociedad, dice: “no hay mapa y trazar un camino por delante no será fácil. Necesitaremos inventar, que significa que necesitaremos experimentar”. En definitiva, es la sensación que los líderes actuales tienen sobre qué es el mercado y cómo competir con capacidad de obtener beneficios y lograr mantenerse como empresa viable en el futuro.

Liderazgo digital
Como es habitual en nuestras aportaciones doctrinarias, iniciamos hoy una serie de artículos en los que estudiamos en profundidad los aspectos más destacados que deben conocer directivos, líderes empresariales, profesionales autónomos, jóvenes profesionales recién graduados, así como aquellos que ya tienen más experiencia laboral y académica, porque están cursando un master o algún curso específico de postgrado, o también, porque recientemente lo han finalizado. En todo caso, cualquiera de estos colectivos señalados, necesita comprender en profundidad el alcance de la transformación a la que están sometidas en el presente las organizaciones y como no puede ser de otra manera, la forma en la que hay que dirigir y liderar empresas y negocios en el mundo digital que hoy día todo lo contiene y controla.

Estamos expuestos cada minuto de nuestra vida al mundo digital. Estamos condicionados por nuevas pautas de consumo y renovadas formas de pensar. De ahí, que debamos estudiar, qué es lo que está sucediendo ahí fuera, para poder implementar acciones y tomar decisiones, acorde con este nuevo mercado y cultura empresarial.

DTE (Digital Transformation Engine) (La máquina de transformación digital) (Parte 1)
Cada vez que pensamos en mujeres y hombres líderes destacados, creemos que nuestra capacidad para llegar a ostentar algunas de esas posiciones es del todo imposible. Por ejemplo, cualquier mujer profesional en puestos de dirección puede pensar que llegar al nivel de Arianna Huffington, cofundadora y editora del “The Huffington Post” es una mera ilusión. O cuando un hombre que lleva algunos años en su puesto y tiene cuatrocientas personas bajo su mando, sabe que no tiene sentido pretender emular a Richard Branson fundador y presidente del Virgin Group. Pero en realidad se equivocan, porque toda persona tiene el potencial para convertirse en un gran líder. La cuestión pasa por las circunstancias que condicionan la vida y el éxito o fracaso de cada persona, pero igualmente concurren en cada una de ellas, los atributos características de personalidad para que se pueda tener la posibilidad de desarrollar todo ese “líder potencial” que llevamos dentro.

Lo que sí es importante, es que comprendamos qué cosas podemos hacer para mejorar aún más nuestras posibilidades, en caso de que se nos presenten, de poner en práctica nuestras habilidades y conocimientos para demostrar que podemos ejercer un liderazgo moderno y efectivo.

Ser percibido como líder
Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Copyright ©2011 Ecointeligencia Editorial, S.L.B85911758
Hilarión Eslava, 27 Bis, 28015 Madrid. T. 91-5449091
contacto@ecoedi.com Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.
0,296875